Acerca de mí

Mi foto

Analista Cinematográfico y de Música Clásica.

viernes, 3 de noviembre de 2017

Spielberg

“Direct from the heart”

Influenciado por cineastas tan diversos como David Lean, Alfred Hitchcock, Walt Disney, Akira Kurosawa, Frank Capra o Stanley Kubrick, la trayectoria de Spielberg ha conocido una heterogeneidad de géneros, reflejando su cinefilia y conocimiento de la cultura popular, en unos proyectos de enorme valía en su aspecto técnico, mezclando el sentido épico del entretenimiento, con la capacidad para la creación de suspense, expresar emociones, y mostrar brillantez estética, aunque a veces peca de sentimentalismo gratuito, y otras de superficialidad en sus personajes, e incidiendo en sus temas recurrentes, especialmente la familia y la infancia.
Steven Spielberg es uno de los cineastas contemporáneos, junto a George Lucas, Francis Ford Coppola, Martin Scorsese, John Milius, y Brian De Palma, conocidos colectivamente como los “Movie Brats”
Aparte de su función principal como director, Spielberg ha actuado como productor en un considerable número de películas, incluyendo los primeros éxitos de Joe Dante y Robert Zemeckis.
Steven Allan Spielberg, es uno de los directores más reconocidos y populares de la industria cinematográfica mundial, ha sido nominado 6 veces al Oscar como Productor, ganado 1 por “Schindler's List” (1993), y 6 veces en la categoría de Mejor Director, obteniendo el premio en 2 ocasiones por:
“Schindler's List” (1993) y “Saving Private Ryan” (1998); y en 1986, Steven Spielberg recibió un Premio en Memoria de Irving Thalberg; siendo 111 veces nominado al Oscar por sus filmes, en diferentes categorías, ganándolo en 31 ocasiones, para él y su equipo; siendo 3 de sus películas:
“JAWS” (1975), “E.T.: The Extra-Terrestrial” (1982) y “Jurassic Park” (1993), las que lograron récord de taquillas, convirtiéndose en las películas de mayor recaudación en su momento.
Steven Spielberg ha sido también, condecorado con la Orden del Imperio Británico, y la National Humanities Medal.
Como gran aficionado al cómic, Steven Spielberg posee una gran colección, que incluye el número 1 de la revista Mad; y entre la lista de premios que Spielberg ha recibido están:
The Distinguished Public Service Award de la Marina de Estados Unidos por el film “Saving Private Ryan” (1998); y John Huston Award For Artists Rights.
Spielberg ha recibido también, el Premio a los Logros de una Vida del American Film Institute; y ha recibido en honor a su trabajo, una escultura de cera en el Museo Madame Tussauds, y el Museo de Cera de La Ciudad de México.
En el mundo del espectáculo, se le conoce como “El Rey Midas de Hollywood”, y es uno de los personajes más poderosos de la industria cinematográfica.
Según la revista Forbes, la fortuna de Spielberg supera los $3 mil millones.
No es extraño que Steven Spielberg encabece el ranking, ya que no sólo ha filmado algunas de las mejores, y más taquilleras películas de la historia, que han contribuido a la cultura estadounidense y mundial, de forma esencial en las últimas 4 décadas, sino que además, se destaca por sus labores filantrópicas, y su excelente acogida por parte de todos; pues Spielberg tiene 2 cualidades importantes:
Cae bien a todo el mundo, y todos lo respetan, hasta el punto de que sus opiniones son escuchadas con una amplia credibilidad, cuando decide tomar partido por una causa.
Vanity Fair lo publicó en la lista de los Top 40 celebridades de Hollywood, con más ingresos a lo largo de 2010; siendo clasificado nº 3 en la lista, ganando un estimado $80 millones.
Casi todos sus proyectos, a pesar de ser tachados por parte de la crítica de Hollywood, como “productos superficiales, sensibleros, y de escasa sustancia”, alcanzaron enorme resonancia comercial.
Spielberg nació en Cincinnati, Ohio, en una familia judía.
Durante su adolescencia, se hizo aficionado a realizar películas de 8mm con sus amigos.
El primer corto, lo rodó en el restaurante Pinnacle Peak Patio, en Scottsdale, en la película se incluía la escenificación de los restos de un accidente de tren, preparado con su maqueta Lionel, LLC.
De formación autodidacta, en1964, a los 16 años, Spielberg escribió y dirigió su primera película independiente, una aventura de ciencia ficción de 130 minutos llamada “Firelight”, que más tarde inspiraría a “Close Encounters Of The Third Kind”
La película, que contó con un presupuesto de $500, se proyectó en el cine local, y generó una ganancia de $1.
También, hizo varias películas de La Segunda Guerra Mundial, inspiradas en historias de guerra, contadas por su padre.
Después del divorcio de sus padres, Steven Spielberg se trasladó con su padre a Saratoga, California, mientras que sus 3 hermanas y su madre, permanecieron en Arizona...
Su verdadera carrera comenzó, cuando ingresó en Universal Studios como pasante no remunerado, empleado 7 días a la semana, como colaborador del departamento de edición; e hizo su primer cortometraje, para su presentación en salas, con la película “Amblin” (1968) de 26 minutos de duración, cuyo título, Spielberg más tarde utilizó para dar nombre a su productora, Amblin Entertainment.
Tras ser contratado por la división televisiva de la productora Universal, que según la leyenda, ocurrió tras ser sorprendido una noche, mientras rondaba por los decorados de los estudios, Steven Spielberg empezó a dirigir episodios de series como:
“Marcus Welby, M.D.” (1969-1976) y “Columbo” (1971-2003), pero el inesperado éxito de la versión para el cine de su telefilme “Duel” (1972), le abrió las puertas de la gran pantalla.
Eso lo llevó a estrenar, en 1974, su primer largometraje para la pantalla grande “The Sugarland Express”
Si bien no fue dado a conocer, en mayor grado internacional, hasta la posterior exitosa carrera del director, la película tuvo su éxito de crítica y de taquilla; y Universal depositó en él, la confianza suficiente como para rodar “JAWS” (1975) película de gran presupuesto, y rodaje extremadamente accidentado, que se convirtió en uno de los títulos más taquilleros de la historia, e instauró el modelo moderno de superproducción, con elevados costes de “marketing”, y efectos especiales.
Así, en 1977, Steven Spielberg estrenó “Close Encounters Of The Third Kind” que fue un gran éxito, y lo consolidó como el nuevo “Rey Midas” del cine de Hollywood.
Como amante de las viejas películas de aventura de los años '20 y '30 de Hollywood, George Lucas le propuso a Spielberg, escribir una historia con un aventurero arqueólogo como protagonista...
El director aceptó el reto, y entre todos los actores, eligió a Harrison Ford, quien le había encantado en su rol de Han Solo en “The Empire Strikes Back”
Por esa misma razón, Lucas se negó en un principio, pero finalmente el actor consiguió el papel, que lo impulsó hasta la cúspide de su carrera, al interpretar al Dr. Indiana Jones.
“Raiders Of The Lost Ark” (1981) estuvo cargada de problemas, pero se convirtió en uno de los mayores éxitos de la década, revitalizando el olvidado género de aventuras.
Mientras rodaba esa película, Spielberg decidió retomar el tema que más le fascinaba, el espacio y sus habitantes…
Y es por eso, que tras terminar con la aventura del Dr. Jones, se abocó inmediatamente a su, para muchos, obra maestra.
En 1982, “E.T. The Extra-Terrestrial” se convirtió en la película más taquillera de todos los tiempos, superando a “STAR WARS” (1977), y cuyo reinado mantuvo hasta que en 1997, la desplazó “TITANIC”
Mostrando a uno de los extraterrestres más querido por el público de todo el mundo, Spielberg se alzó definitivamente como uno de los más grandes cineastas de su época, e incluso de la historia del cine.
Si bien, sus siguientes películas no fueron fracasos, “The Color Purple” (1985), “Empire Of The Sun” (1987) y “Always” (1989), se alejaron bastante de lo que fueron sus proyectos anteriores.
Para 1993, Spielberg seguiría con su tendencia a estrenar, algunos años, 2 películas al mismo tiempo, tendencia que inició en 1989, y repetiría en 1997, 2002, 2005 y 2011.
La primera de ellas fue la exitosa “Jurassic Park” que revolucionó los efectos especiales en los años '90, como algunas otras contemporáneas.
Una maestría de la narrativa visual, la película le devolvió la fama y la popularidad, a esas olvidadas criaturas de miles de años:
¡Los dinosaurios!
Pero en su filmografía, esta película sería opacada por “Schindler's List” (1993), por la que recibiría, el tan postergado reconocimiento, por parte de La Academia, Los Premios Oscar.
Gracias a este film, Steven Spielberg fue reconocido como Mejor Director, y el filme ganó como Mejor Película del Año, habiendo sido nominado 3 veces anteriormente al primer premio.
Posteriormente, Steven Spielberg eligió regresar a las historias de La Segunda Guerra Mundial, tema recurrente como director y productor, tanto en películas como series y videojuegos, estrenando “Saving Private Ryan” (1998), que le valió su segundo Oscar como Mejor Director.
Además de fundar su propia productora, Amblin Entertainment, Spielberg fundó DreamWorks SKG, con Jeffrey Katzenberg y David Geffen en 1994, constituyendo una de las mayores factorías de animación actuales; estrecha competidora de Pixar.
Amblin Entertaiment, es responsable de películas como:
Las ganadoras como Mejor Película “American Beauty” (1999) y “Gladiator” (2000); así como “Cast Away” (2000), “Memoirs Of A Geisha” (2005), y las de animación por ordenador:
“Shrek”, “Kung Fu Panda”, “Madagascar”, entre otras.
Spielberg, no es solamente reconocido por su trabajo como director, sino también por sus acciones de caridad, para organizaciones de La Segunda Guerra Mundial y The Righteous Persons Foundation, la cual concede dinero a varios proyectos judíos, especialmente organizaciones en memoria del Holocausto.
También, Steven Spielberg forma parte de La Junta de Consejeros de La Escuela de Cine-Televisión de la California State University.
Un ejemplo famoso de Spielberg de trabajo con los mismos profesionales, es su colaboración con John Williams, y el uso de sus partituras musicales, en todas sus películas desde “The Sugarland Express”, con excepción de “Twilight Zone: The Movie” (1983) y “The Color Purple” (1985)
Una de las marcas de Spielberg, es el uso de la música de John Williams para aumentar el impacto visual de sus escenas, tratando de crear una imagen duradera, y el sonido de la película, en la memoria de la audiencia cinematográfica.
La música del compositor John Williams, el sol como elemento para finalizar sus films, los actores que se interesan en objetos que se encuentran fuera de las pantallas, y los niños ante el peligro, son recurrentes, así como los diversos detalles sobre La Segunda Guerra Mundial.
Y también ha colaborado frecuentemente con Tom Hanks, Harrison Ford y Richard Dreyfuss.
Sus personajes centrales, han sido marcados por una separación, y el uso de los efectos especiales como constante.
Entre los filmes de Steven Spielberg destacan:
“The Blues Brothers” (1980), “Poltergeist” / Productor (1982), “Gremlins” (1984), “Indiana Jones and The Temple Of Doom” (1984), “Back To The Future” / Productor Ejecutivo (1985), “The Goonies” /Escritor y Productor Ejecutivo (1985), “Indiana Jones And The Last Crusade” (1989), “Arachnophobia” / Productor Ejecutivo (1990), “Hook” (1991), “Cape Fear” / Productor Ejecutivo (1991), “The Flintstones” / Productor Ejecutivo (1994), “Casper” / Productor Ejecutivo (1995), “Twister” / Productor Ejecutivo (1996), “The Lost World: Jurassic Park” (1997), “Men In Black” / Productor Ejecutivo (1997), “Amistad” (1997), “Deep Impact” / Productor Ejecutivo (1998), “A.I. Artificial Intelligence” (2001), “Jurassic Park III” / Productor Ejecutivo (2001), “Vanilla Sky” / Productor Ejecutivo (2001), “Minority Report” (2002), “Catch Me If You Can” (2002), “The Terminal” (2004), “War Of The Worlds” (2005), “Munich” (2005), “Flags Of Our Fathers” / Productor (2006), “Letters From Iwo Jima” / Productor (2006), “Indiana Jones And The Kingdom Of The Crystal Skull” (2008), “The Lovely Bones” / Productor Ejecutivo (2009), “Hereafter” / Productor Ejecutivo (2010), “The Adventures Of Tintin” (2011), “War Horse” (2011) y “Lincoln” (2012), entre muchas otras.
En lo personal, Spielberg está casado con la actriz Kate Capshaw, a quien conoció durante las audiciones para la película “Indiana Jones and The Temple Of Doom”
En definitiva, el reconocimiento por parte de crítica y público es palpable, siendo uno de los directores que mejor ha sabido mantener su trayectoria a lo largo de los años.
Y todavía hay “Rey Midas” para rato...
“I am a child of divorce”
Spielberg es un documental del año 2017, escrito y dirigido por Susan Lacy.
Protagonizado por Steven Spielberg, Leonardo DiCaprio, Christian Bale, Tom Hanks, Liam Neeson, Harrison Ford, Cate Blanchett, J.J. Abrams, Daniel Craig, Daniel Day-Lewis, Martin Scorsese, Holly Hunter, Laura Dern, Ralph Fiennes, Drew Barrymore, Dustin Hoffman, Brian De Palma, Richard Dreyfuss, Ben Kingsley, Francis Ford Coppola, Robert Zemeckis, George Lucas, Kathleen Kennedy, Oprah Winfrey, Jeffrey Katzenberg, David Geffen, entre otros.
El documental fue producido por HBO, sobre la carrera de Steven Spielberg, con entrevistas a amigos y colaboradores del director, que explican sus métodos de trabajo, los secretos de su éxito, y repasan algunas de sus películas más icónicas.
El documental se estrenó en El Festival de Cine de New York, con buena acogida, y recientemente se estrenó en HBO.
El filme resume las casi 30 horas de entrevistas, que Lacy tuvo con su sujeto alegremente autorreflexivo, lo que hacen que Spielberg sea reveladora y memorable; claro que de todas esas declaraciones, tal vez ésta la dicha por el propio realizador, la que mejor explica el recorrido que eligió trazar la documentalista Susan Lacy, para resumir la carrera del realizador, que lleva más de 40 años dándole forma al cine que consume el planeta entero.
Por lo que este es un análisis cuidadoso de un cineasta influyente y con talento, pues no sólo intensifica la apreciación de su trabajo, sino que da la sensación de que entiendes por qué es quien es; y entra en detalles sobre su vida hogareña, solo cuando es relevante para su trabajo como cineasta, y aparentemente es muy relevante.
La audiencia lo sabe, porque es el propio Steven Spielberg el que más contribuye al comentario.
Aparentemente, Steven tiene un gran regalo:
Ha conservado un vívido recuerdo de lo que era ser un niño todos estos años después; eso explica, por qué hizo algunas de las películas que hizo, y cómo trabajó con niños, y pudo mostrar tan bien el punto de vista de ellos.
Spielberg también habla de cómo él ha tenido el mismo equipo de profesionales trabajando con él en películas durante años, algunos desde los años 70, y rinde homenaje particularmente al compositor John Williams.
Y de cómo el uso de sus propias experiencias personales, y su ávido amor por el cine, lo animó a explorar muchos géneros:
Ciencia ficción, películas de guerra, horror, aventura, biografías históricas, incluso comedias, y haciendo mezclas entre los géneros para darle fluidez y animosidad.
También Spielberg profundiza en sus comienzos de manera muy efectiva.
Molesto por la afirmación de algunos críticos de que era principalmente un cineasta exitoso comercial y corriente; Spielberg asumió el desafío, y creó películas sobre temas más serios, como el racismo, el terrorismo, el 9/11 y el genocidio.
De hecho, este documental pasa una gran cantidad de tiempo en uno de sus mayores logros sobre El Holocausto, con numerosos segmentos de la película ganadora del Premio de la Academia:
“Schindler’s List”
No obstante, la película, aunque bien documentada, omite deliberadamente algunas de sus obras menores, y le permite al mismo Spielberg, eludir su vida personal temprana con su ex esposa, la actriz Amy Irving; sin embargo, todavía logra hacer alarde de su feliz matrimonio con su actual esposa, Kate Capshaw, y su ahora feliz vida familiar.
Aquí habrá anécdotas de sus inicios, de rodajes complicados, de malos momentos y filmes fallidos, de grandes clásicos, y de los distintos géneros que ha abordado a lo largo de su carrera.
Habrá mucho material de detrás de escena, muchos de ellos, extraordinarios; y algunos análisis específicos de momentos de “Schindler’s List”, “JAWS”, “Munich” o “Jurassic Park”, entre otros filmes ahora considerados “nuevos clásicos”
Y habrá mucho del propio Spielberg, cuyas respuestas a lo que, se ve, son varias entrevistas, de alguna manera sirven como narración cronológica de su vida y análisis de su propia obra.
Directores como Martin Scorsese, George Lucas, Francis Coppola, J.J. Abrams y Brian de Palma, fueron sus amigos y rivales creativos, y sus comentarios en entrevistas, añaden una gran comprensión de los aspectos técnicos de este notable director.
De hecho, muchas veces se dice en el sentido, de que sus películas sobre los avances tecnológicos, eran ejemplos vivientes del cine moderno.
El uso de CGI en “Jurassic Park”, “Minority Report”, “A I.”, “War Of The Worlds”, “Close Encounters Of The Third Kind”, etc., elevó la barra en términos cinemáticos.
Pero el eje narrativo, un poco como en sus propias películas, será si se quiere psicoanalítico, tratando de llegar a lo profundo de:
¿Quién es Steven Spielberg como ser humano, y cómo su historia personal y familiar, marcaron los temas de su cine?
Los que hemos leído mucho sobre su vida, y hemos visto repetidamente sus películas, conocemos la mayoría de estas historias:
Su infancia como un chico judío solitario y temeroso que sufría “bullying” en Phoenix, Arizona; su fascinación por el cine y la TV y, fundamentalmente, la complicada relación con su padre, que marcó casi toda su obra en lo temático.
Para los que no conocen esa saga familiar, sobre el divorcio de sus padres y lo que sucedió después, en buena medida, marca su cine.
Spielberg propondrá un método para entender la lógica de sus personajes y de sus acciones, de esa manera; y especialmente, cómo cambian cuando la relación con su padre da un vuelco inesperado más tarde en su vida.
En paralelo, veremos cómo su vida familiar, divorcio, nueva esposa y muchos hijos; además de las idas y vueltas de su relación con el judaísmo, generarán nuevos intereses en su cine, que empezarán a notarse un poco a fines de los ’80, pero más notablemente de “Schindler’s List” en adelante, hasta llegar al Spielberg más “maduro” de este siglo que incorpora temáticas más oscuras y ambiguas en sus filmes más comerciales, junto a su filmografía más oscarizable.
Pero de entre todas ellas, en “Saving Private Ryan” o “Munich”, Spielberg deja entrever sus preocupaciones y su punto de vista sobre su país, su historia y sus opiniones políticas, siempre de una manera sutil, pero no por eso menos provocativa.
El documental, siempre es entretenido con momentos especiales para saborear:
Las propias reminiscencias de Spielberg de la filmación de sus obras maestras; el director de fotografía, Janusz Kaminski, habla sobre su trabajo de cámara con detalles fascinantes junto con la visión del director sobre la épica.
Escenas de Steven dirigiendo a una joven Drew Barrymore y Henry Thomas, en el set de “E.T.”, que son muy perspicaces, y nos permite vislumbrar su extraordinaria técnica como director, y director de niños y jóvenes.
El documental en general, es tan informativo y entretenido al mismo tiempo; y gusta comprobar al ver a esas personas involucradas en el cine, pasar tiempo juntos, apoyarse, criticarse y apreciar los trabajos de los demás.
Aunque en el fondo, el documental no es revolucionario, y claramente fue hecho con la bendición del mismo Spielberg y familia; sorprende lo rápido que pasaron las casi 3 horas de metraje.
“It was a free pass into my future”
Los documentales/tributo, tienen sus límites evidentes:
No hay espacio para los matices, mucho menos para los cuestionamientos.
Y si bien, Steven Spielberg casi no tiene películas malas, y su carrera es un modelo de inteligencia y popularidad, 2 características que no muchas veces se conjugan, la directora, Susan Lacy, nunca se escapa del panegírico, de la mirada siempre laudatoria, inmaculada, y reverencial; porque este es un digno, merecido y, sobre todo, muy entretenido homenaje a un gran realizador.
Yo creo que nadie en el cine maneja el sentido del espectáculo y del entretenimiento, como Steven Spielberg, y aquí se recopilan entrevistas a distintas personalidades de la industria, y al propio director en forma ágil, y muy amena.
Especializado en el género de aventuras, fantasía y ciencia ficción, en casi toda su obra, no solo me ha entretenido, sino que he visto una y otra vez los mismos filmes desde la profundidad temática; pues nadie como este director, ha logrado extraer tanta expresividad y credibilidad en los actores niños, y sus vivencias propias.
Spielberg es, más que nada, el retrato de un hombre que nació con el cine en la sangre, y con una conexión cerebro-mirada que pocos en ese arte pueden igualar.
No estudió cine de manera académica, pero ha hecho películas desde que tiene uso de razón, como si fuera una cualidad natural.
Con un notable acceso a Spielberg, su familia, sus amigos y sus colaboradores, el film plantea una hipótesis con la que intenta explicar los temas recurrentes en sus más de 30 películas.
El hecho de haber vivido una infancia complicada, primero por la escasa presencia de su padre, y también por las mudanzas constantes y la inmadurez de su madre, que derivaron en un divorcio traumático; hizo que el joven realizador, sólo se sintiera cómodo detrás de una cámara, y en control de su destino y del de todos quienes estaban a su alrededor.
Así armó su carrera, como un modo de exorcizar los demonios que lo persiguen desde niño.
En algún pasaje del film, un crítico de cine se interesa en averiguar, por qué Spielberg suele hacer sufrir a los jóvenes protagonistas de sus films:
“¿Nunca hizo terapia?”, quiere saber.
El realizador le contesta de manera rotunda:
“No, las películas son mi terapia”, momento después de admitir que muchas veces sus conflictos familiares, se trasladaron palabra por palabra a sus películas, como demuestra una escena de “Close Encounters Of The Third Kind”
Su visión saneada de los suburbios, y la cultura de EEUU, su visión sentimental de la nostalgia, y su amor por la infancia y la familia, se pueden encontrar en la mayoría de sus películas.
“Soy hijo del divorcio”, bien podría haber sido el subtítulo del documental, ya que Spielberg señala, una y otra vez, cuán profundamente esto ha afectado su filmación, y por qué hay tantos temas de disolución de la familia, y posterior reencuentro en sus películas.
También, recibimos imágenes fascinantes de 8mm de la familia Spielberg cuando Steven crecía.
A lo que Lacy entrevista a una tonelada de personas, incluyendo a los padres de Steven, y sus 3 hermanas, pero por supuesto, también a muchos contemporáneos, pero a ninguno de sus hijos…
Técnicamente, con una estructura bastante tradicional, que sigue los eventos de manera cronológica, Spielberg apuesta más al acceso, que a la innovación.
Y son los comentarios de sus amigos y colegas de la industria:
Martin Scorsese, George Lucas, Francis Ford Coppola, Brian De Palma y J.J. Abrams, Harrison Ford, Drew Barrymore, Tom Hanks, Christian Bale, Liam Neeson, Dustin Hoffman y Daniel Day Lewis; además de sus colaboradores:
John Williams y Kathleen Kennedy, los que permiten conocer al director, además de aportar imperdibles anécdotas acerca de Hollywood.
Pero al final, lo más divertido sigue viendo los muchos aspectos más destacados de las películas más importantes de Spielberg, comentadas por él mismo.
Contando su trabajo de televisión de principios de los 70, dirigiendo a la gran Joan Crawford, que desde allí, ha estado haciendo películas durante casi medio siglo.
Pero las mejores historias vienen del pandemónium y los excesos de tiempo y dinero en el set de su primer gran éxito:
“JAWS”, y cómo el perenne estudiante que no podía ingresar a la escuela de cine de la USC, sin importar lo que intentara, por lo que en 1968, simplemente traspasó en el lote de Universal, encontró una oficina vacante, y se instaló en la residencia, y comenzó a ir en diferentes sets, aprendiendo cómo los directores profesionales practicaban su oficio.
Incluso fue expulsado del set de una película de Hitchcock una vez…
Sin embargo, pasaron 6 meses antes de que alguien cuestionara su presencia en Universal, e incluso entonces, terminó con un contrato de 7 años para Universal TV.
Las cosas en aspectos de la seguridad, ciertamente han cambiado en 50 años…
Así, por ejemplo, Scorsese ofrece detalles sobre el viaje en auto por Los Ángeles, que compartieron el día del estreno de “JAWS”, los nervios de Spielberg al comienzo del recorrido, y cómo todo cambió cuando empezaron a ver las cuadras y cuadras de espectadores que cubrían manzanas enteras aguardan el ingreso para ver la película.
“Me cambió la vida, fue un pasaje al futuro”, dice Spielberg, que, sin ser un entusiasta de las entrevistas, ni estar particularmente interesado en revelar demasiado sobre su vida familiar, le concedió a la directora un inmejorable acceso a su mundo.
Se lo puede ver dirigiendo “Bridge Of Spies”; de niño en fotos familiares que sus hermanas y padres, en conversación con Lacy, detallan con emoción, y hasta en filmaciones caseras junto a unos jóvenes de Palma, Scorsese y Lucas; un grupo de realizadores tan unido, como competitivo.
Lucas cuenta, que en su momento pensó que “Duel”, el telefilm que dio a conocer a Spielberg en la industria del cine, era “demasiado Hollywood”; mientras que de Palma lo consideró tan brillante, que le pidió que filmara algunas escenas de “Scarface” como director de segunda unidad.
Mientras celebra con detalle y precisión la visión cinematográfica de Spielberg, y su habilidad para entretener al mundo entero con sus películas, el film no se detiene demasiado en los tropiezos de una carrera, que tuvo varios, aunque fueron pocos comparados con sus éxitos.
Casi como si la manía por el control que admite el propio director, hubiese marcado la narrativa de su propio documental, que tampoco se extiende demasiado en su prolífica faceta como productor.
Sin embargo, al hablar de “1941”, una de sus películas más fallidas, y un fracaso de taquilla, luego de los éxitos de “JAWS” y “Close Encounters Of The Third Kind”, Spielberg admite que intentó con una comedia, porque en ese momento “sentía que podía hacer lo que quisiera”, y recuerda que tras ese duro golpe, la salvación llegó de la mano de su amigo Lucas, que le propuso dirigir una película clase B, de esas que ambos recordaban de la infancia...
“Era Raiders Of The Lost Ark”, una película entretenida, que no se preocupa por ser “Lawrence Of Arabia”, dice el director, que según cuenta, encontró en ese film de David Lean, el faro que despertó sus fantasías como director de cine.
“Cuando la vi, pasé de pensar que eso era lo que quería hacer de mi vida, a sentir que era imposible, que la vara estaba demasiado alta.
Pero cuando me di cuenta de que, más allá de su relato épico, la película se trataba de preguntarse quién es uno, en realidad decidí que iba a hacer cine, o moriría intentándolo”, se confiesa Spielberg.
De hecho, el inicio de “Schindler’s List” homenajea el plano del cerillo encendido por Lawrence y El Sol, con la llama apagada y el humo del tren en “Schindler’s List”
Más allá de la mirada tan personal sobre los momentos que inauguraron el Hollywood que conocemos hoy, otra de las cualidades que hacen de Spielberg un documental imperdible, es que permite volver a ver sus películas bajo una nueva luz que no las vuelve mejores, la mayoría son casi perfectas, pero les otorga una profundidad que el espectador pudo haber pasado por alto en el pasado.
Algunas de ellas, de hecho son consideradas grandes clásicos.
Otro detalle llega cuando Leonardo DiCaprio recuerda sus experiencias durante la filmación de “Catch Me If You Can”, menciona la intensidad con la que el director marcaba las escenas del divorcio de los padres de su personaje, y Christian Bale, al hablar de “Empire Of The Sun”, menciona ese film como uno de los ejemplos en los que el cine de Spielberg se ocupa de darles a sus jóvenes protagonistas “el poder de decidir sobre sus propias vidas”
Con más de un punto en común con el valioso libro “Steven Spielberg. A Life in Movies”, de la crítica Molly Haskell, publicado a principios de este año, que analiza una por una sus películas, bajo la lupa de su historia personal, el documental marca una bisagra en la vida íntima y creativa del director, a partir de su reencuentro con el judaísmo.
De hecho, uno de los únicos pasajes en los que Spielberg parece emocionarse con sus recuerdos, tiene que ver con su religión y los sentimientos contradictorios sobre ella, que marcaron su infancia:
“Vivíamos en Arizona, en un lugar en el que éramos los únicos judíos, y yo me sentía incómodo por mis diferencias con mis amigos y de mi nombre hebreo cuando mi abuelo me llamaba por él en la calle.
Durante años me alejé de mis raíces.
Ahora sigo sintiendo vergüenza de esa negación”, explica el director, cuando el documental empieza a repasar las decisiones que lo llevaron a dirigir “Schindler’s List”
De su matrimonio con la actriz Kate Capshaw, a los años con la historia de Oskar Schindler en su escritorio, y la recomendación de su mentor para que la dirigiera, a la filmación en Cracovia, los premios Oscar, y la creación de la Shoa Fundation, que se ocupa de recopilar los testimonios de los sobrevivientes del Holocausto, todo ello en el arco dramático de ese capítulo de la vida de Spielberg, bien podría ser una película dirigida por él mismo.
“Steven todavía tiene un enorme apetito por su trabajo.
Es algo bastante inusual.
Todos tenemos una fecha de vencimiento, y probablemente muchos ya la pasamos sin saberlo, pero creo que en el caso de él, seguirá haciendo el trabajo que se siente visceralmente impulsado a hacer hasta el día de su muerte”, dice Daniel Day Lewis cerca del final.
Conocido por su aversión a las entrevistas, y habiendo anunciado su propio retiro este año, las palabras del actor británico, único ganador del Premio Oscar 3 veces en la categoría de Mejor Actor, están en perfecta sintonía con las de aquel adolescente que, después de ver “Lawrence Of Arabia”, se juró a sí mismo que sería director de cine, o moriría en el intento.
No obstante, el documental tiene sus aristas:
No hay referencia alguna a la película “Always”, excepto por la breve aparición de Holly Hunter… y como un error de producción, tenemos un clip de “Wayne's World 2” (1993) que parodia a “Jurassic Park”, el cual está incorrectamente etiquetado como “Wayne's World” (1992); ya que la primera película no pudo haber incluido una parodia de “Jurassic Park”, pues este filme aún no se había filmado cuando “Wayne's World” se estrenó en 1992.
Otro dato que me resultó interesante de ver sobre sus filmes, es que Spielberg casi nunca pone desnudos, o escenas de sexo en sus películas… será porque es muy tímido, es cuestión de religión… es por tener un público meta comercial…
El documental no lo indaga.
Al tiempo que vemos que son muy pocas las veces que se ha visto el punto de vista femenino… es decir, tener a la mujer como protagonista, y desarrollar el filme entorno a ella; donde más se decanta en el punto de vista del niño varón.
Es cierto que uno podría criticar algunas cosas del documental, tomando en cuenta que es una clara biografía aprobada por su creador, pero es notable cómo el propio Spielberg es muy autocrítico, y no cierra las puertas a los análisis de su obra que no son necesariamente glorificadoras.
De hecho, él mismo los hace...
La película se convierte en un festival de amor, en lugar de una crónica seria de un artista; y lo alaba continuamente.
Los críticos Janet Maslin, Todd McCarthy, J. Hoberman y A.O. Scott, analizan sus películas con mucha admiración.
Mientras los actores Leonardo DiCaprio, Daniel Day Lewis, Jeff Goldblum, Tom Cruise, Tom Hanks, Liam Neeson, Ralph Fiennes, Oprah Winfrey y Ben Kingsley hablan elocuentemente de trabajar con él.
Sin embargo, a excepción de su distanciamiento con su padre, no hay verrugas en absoluto en esta representación; y eso se convierte en un problema para un documental tan halagador.
Pero veamos que la figura paterna fue trascendental para el director.
Durante años, décadas, la figura del padre ausente fue una constante en el cine de Steven Spielberg.
Desde aquel hombre que estaba “con Sally en México” en el filme “E.T.”, al impostor encarnado por Christopher Walken en “Catch Me If You Can”, no ha habido un retrato de familia en el que el director más popular del último medio siglo, no extrañara esa referencia paterna.
Este hecho, del padre ausente, cambia para siempre la forma de ver y entender su filmografía.
La historia oficial, hasta ahora había sido que sus padres, Arnold Spielberg, un talentoso ingeniero electrónico; y Leah Posner, una concertista de piano, se casaron en 1945, tuvieron 4 hijos, Steven el mayor y único varón; y se divorciaron 20 años después.
El día que la pareja se lo contó, la reacción del joven Spielberg fue la de señalar a Arnold, un hombre absorbido por su trabajo, de la ruptura.
“Mi padre se echó a llorar, y yo comencé a gritarle que era un llorón”, cuenta en el documental, invocando uno de sus primeros y más personales títulos; que era lo mismo que hacía uno de los hijos del personaje de Richard Dreyfuss en “Close Encounters Of The Third Kind”
Sobre música de Schumann e imágenes de una melancólica Leah bailando, Spielberg recuerda, cómo su hogar lo invadió la tristeza.
Al mismo tiempo, él fue desarrollando un rencor hacia su padre que le acompañó durante la mayor parte de su carrera, y que exorcizaba puntualmente en sus películas:
“Nunca le dije que estuviera enfadado ni nos peleamos, pero hice lo mismo que él, convertirme en un adicto al trabajo durante los siguientes 15 años”
El aventurero Indiana Jones, Tom Cruise en “War Of The Worlds”, los hijos del Peter Pan envejecido de “Hook”, los diferentes protagonistas de la franquicia “Jurassic Park”, o el niño perdido interpretado por Christian Bale en “Empire Of The Sun”, todos tenían asuntos pendientes con sus respectivos padres.
Y el señalado era siempre el mismo:
Arnold, el adulto que no pudo contener las lágrimas… pero sí supo guardar un secreto de familia...
La verdad era que Leah se había enamorado del mejor amigo de Arnold, Bernie Adler, con el que se fue a vivir poco después de la separación.
El padre de Steven, con el corazón roto, prefirió que pensasen que era él quien dejaba a la madre...
“Porque era frágil y sigue siéndolo”, explica con una serenidad pasmosa Arnold en el documental de HBO; “pensé que me haría menos daño a mí”, dijo.
Así, durante la parte de su carrera en la que Steven Spielberg consiguió sus mayores éxitos, aquellos que le permitieron convertirse en la verdadera estrella de sus películas, y en un reclamo incontestable en la taquilla de todo el mundo, fue dando forma a historias que en la mayoría de las ocasiones gravitaban alrededor de la mencionada figura del padre ausente o, como consecuencia directa, la del niño abandonado a su suerte.
Para 1993, el mismo año que aquella niña del abrigo rojo de “Schindler’s List” quedaba expuesta a la brutalidad nazi, o unos nietos desvalidos buscaban un protector en las instalaciones de “Jurassic Park”, algo ya había cambiado para él.
A nivel personal, Spielberg había incumplido una de las promesas que se hizo de adolescente:
Nunca expondría a un hijo suyo a un divorcio.
Y en 1985 se acabó su relación con la actriz Amy Irving, con la que había tenido poco antes a su primer hijo, Max.
Durante el rodaje de “Raiders Of The Lost Ark”, Spielberg se enamoró de otra actriz, Kate Capshaw, y con ella acabó formando una nueva y numerosísima familia:
Cada uno aportaba un hijo de sus relaciones anteriores, y juntos tuvieron 5 más.
Reconciliado con su herencia judía, gracias a Capshaw, que le animó a celebrar una típica boda hebrea como puede verse en el documental, comenzó a atisbar la idea de que el fracaso en un matrimonio, no era culpa exclusiva de una persona.
Es más, podía abrir la puerta a una nueva oportunidad para ser feliz.
Por otro lado, había abierto su filmografía a títulos más adultos, como él se esforzaba en enfatizar.
Sin embargo, ni “The Color Purple” ni Empire Of The Sun”, “Always” ha quedado como un “Expediente X” en su carrera; en el documental, es la única película de la que ni siquiera se muestran imágenes; y habían obtenido la aprobación crítica que Spielberg ansiaba.
De hecho, “The Color Purple” entró a los Oscar como un filme fallido, siendo nominada en 10 categorías, sin obtener ningún premio. 
Pero había algo en ellas, quizás su pudor a la hora de rodar escenas de sexo y abusos en una historia de esclavitud y patriarcado, o el sentimentalismo que impregnaba la experiencia de un niño superviviente de La Segunda Guerra Mundial, que no certificaba el tránsito a la madurez del cineasta.
Le faltaba por conocer algo fundamental:
La mentira sobre la que había construido su relato biográfico.
En 1995, murió Bernie Adler, el padrastro de Steven, a los 75 años…
No estaba directamente relacionado, pero alrededor de esa época se produjo un acercamiento entre Arnold y su hijo, que culminó con “Saving Private Ryan”, la película con la que Spielberg homenajeó a su padre, y los amigos que combatieron a su lado en La Segunda Guerra Mundial; y por primera vez recordó, que en algún momento lo había mirado como a un héroe.
Y también por primera vez, Arnold sintió el cariño al que había renunciado para proteger a la madre de sus hijos.
Steven dedicó el Oscar que ganó como Mejor Director a su padre.
El anterior, lo había recogido por “Schindler’s List”, 5 años antes, una noche en la que le acompañó su madre en el patio de butacas, y a quien llamó “su amuleto de la suerte”
Esta vez, Arnold sí estaba presente para escuchar a su hijo agradecerle que le ayudara a conocer una parte de la historia de la que había sido protagonista:
“Desde entonces mantengo la mejor relación que he tenido nunca con mi padre, nunca hemos estado tan unidos”, asegura Spielberg.
Lejos queda ese episodio, en el que un recién divorciado Arnold echó de su piso a Steven, que seguía utilizando el salón para montar sus primeros cortometrajes, a pesar de que el padre trajera a sus citas a casa…
Sin saberlo, durante los 15 años en los que apenas se hablaron, con ese secreto de familia que Arnold prefirió guardar, alimentó el rencor de su hijo; y de ello, también exploró su universo narrativo.
Cuando finalmente se reveló la verdad, la buena noticia fue doble.
Steven tuvo la imagen completa de la separación que le marcó.
La trilogía política que componen “Munich”, “Lincoln” (2012) y “Bridge Of Spies”, sería hoy inimaginable si no hubiera recibido esa información que sus películas adultas precisaban para admitir las escalas de grises.
Y además, logró que Arnold volviera a sentirse un miembro de la familia que había protegido a costa de su propio dolor.
Como él mismo admite, y a pesar de haberse casado en 2 ocasiones más, Arnold siempre había seguido enamorado de su primera mujer, “La Princesa” Leah.
En unas imágenes emocionantes, se ve a los que fueron matrimonio, ya ancianos, dándose la mano, y cuidándose en los últimos tiempos.
Concluido con anterioridad, el documental no refleja que Leah murió el pasado febrero a los 97 años.
Ese mismo mes, Arnold, que tiene 14 nietos, y 22 bisnietos, y se convirtió en centenario.
El padre que pasaba demasiado tiempo fuera de casa, el hombre al que su hijo aprendió a culpar de todo, el héroe paciente que esperó a que el tiempo le cediera un lugar en la historia, puede contemplar tranquilo, cómo contribuyó a que el director más popular de los últimos 50 años, siguiera siéndolo a pesar de haber construido su carrera sobre una mentira, y a base de mucho dolor.
Su padre no se había ido a ninguna parte…
Por otra parte, un deseo habría podido haber mostrado en Spielberg, es una visión más equilibrada de este hombre inmensamente talentoso, con al menos un margen de error humano, pero eso no existe en el mundo de Spielberg.
Así como algunas de sus películas dependen demasiado de puntos de vista positivos y alentadores, también lo hace este documental, y eso evita que esta película se convierta en una gran obra de arte sobre un gran director.
Quizás, el sujeto mismo no podía ceder el control total a Lacy, para hacer un retrato completamente honesto de un artista; y es que de ninguna manera, nadie firmará un documental que los pinte de mala manera.
Lo confuso no es lo que decidieron mostrar, sino lo que decidieron dejar de lado.
Quizás es demasiado pronto para una retrospectiva completa, ya que el tema aún está vivo, trabajando y creando, pero entonces:
¿Cuál es exactamente el objetivo de este documental, aparte de lo que sale en el año del 40 aniversario de “Close Encounters Of The Third Kind”?
Después de que Spielberg baraja esta espiral mortal, las entrevistas obtenidas en el proceso de realización de esta película, servirán admirablemente en la realización de lo que probablemente tendrá que ser una serie de documentales que sigan la vida y la carrera de Steven Spielberg, pero tal como están las cosas, el documental parece una característica especial del contenido del Blu-ray.
Aun así, mientras el documental muestra a este director visionario de la mejor manera, con poca sombra, también nos muestra algunas de las mejores películas de los últimos 40 años que surgieron de un maestro artesano que celebra la “creación cinematográfica pura”
Spielberg es un buen testimonio de un hombre, cuyo amor por el cine, hizo del mundo un lugar mejor.
Pese a esas limitaciones, Spielberg es un documento apasionante, que además de confirmar a los “creyentes” que estamos ante uno de los mayores genios del cine de los últimos 50 años, abrirá los ojos a los que llegaron a él un poco más tarde, y no tienen a sus películas arraigadas a sus recuerdos como nosotros las tenemos, como parte integral de nuestras vidas, nuestros sueños y pesadillas.
El filme de Lacy, podrá ser un celebratorio autohomenaje, pero está hecho con una lógica similar a la de las películas del director:
Humildad, ambigüedad, y autocrítica.
Como dice en un momento Dustin Hoffman:
“Steven es una persona que trabaja para Steven Spielberg”
Por más fama, premios, dinero y adulación, el hombre parece no haber cambiado mucho en su manera de ser, ni en su ética laboral.
Y la película refleja eso a la perfección.
Eso sí, a conciencia o no, el mago se guarda sus mejores trucos.
“Failure is inevitable.
Success is elusive”
Se dice en la mitología, que Midas fue Rey de Frigia, un hombre que convertía en oro todo lo que tocaba; y gracias a Midas, ese reino se expandió al este, participando en múltiples relaciones comerciales con Asiria y Urartu, que aumentó considerablemente las riquezas del Rey y su región.
Tanta abundancia provocó, que los griegos acabaran haciéndole un hueco en su mitología.
No es baladí la metáfora hacia Steven Spielberg, que puede presumir de tener una de las filmografías más exitosas, sino la que más, de todos los tiempos.
Varios de sus títulos, se cuentan entre las películas más taquilleras de la historia del cine; y este interesante registro procede de la combinación de un talento casi innato para el cine, que empezó a dirigir desde niño, con su propia familia; con una intuición proverbial a la hora de detectar o provocar las apetencias en el público.
Si a esto se le suma su considerables aptitudes como narrador fílmico, y el respaldo de la industria hollywoodiense, se obtiene como resultado, un auténtico hombre de cine, capaz de poner de moda en todo el mundo dinosaurios o extraterrestres, al tiempo que sensibilizar a la opinión pública sobre las consecuencias del racismo, a través de películas de hondo calado, más propias del cine de autor, que del cine estrictamente comercial.
Bueno, eso para sus muchos partidarios, ya que una parte de la crítica, le acusa de manipulador y de exceso de sensiblería.
Pero ni siquiera Spielberg ha escapado al sabor del fracaso…
Entre sus numerosos éxitos, hay algunos títulos que no alcanzan una nota aceptable en un cineasta de su calado, bien por una mala concepción, bien por no haber contactado con el público, figuran entre sus obras de menos prestigio.
Pero, más allá de estas excepciones, sólo cabe hablar de éxitos y reconocimientos.
Su primer gran acierto, tras su excitante debut con la brillante “road movie” “Duel”, fue “JAWS”, una película bien narrada, y con ritmo, que le preparó el terreno para la realización de “Close Encounters Of The Third Kind”
La década de los 80 es, seguramente, la época de plenitud del cineasta.
En 1981, comenzó la saga de aventuras de Indiana Jones, con “Raiders Of The Lost Ark”, a la que seguirían “Indiana Jones and The Temple Of Doom”, e “Indiana Jones and The Last Crusade”, todas con Harrison Ford como explorador infatigable, un personaje compuesto de dureza y ternura.
Entre una entrega y otra de Indiana Jones, Spielberg tuvo tiempo de rodar “E.T.: The Extra-Terrestrial”, inolvidable cuento en el que un curioso extraterrestre trata de entender el mundo de los humanos, utilizando como cicerone a un niño; “The Color Purple”, uno de sus mejores dramas que ahonda en la trágica existencia de una mujer negra; y “Empire Of The Sun”, historia sobre los campos de concentración japoneses de La Segunda Guerra Mundial, en la que no acertó con el tono.
Tras “Always” y “Hook”, 2 filmes fallidos, Spielberg quiso darse garantías definitivas de que su nombre pasaría por derecho a una de las primeras páginas de la historia del cine, y realizó la sorprendente “Jurassic Park”, donde explotó a fondo los efectos especiales, que dieron inicio a una nueva Era en CGI.
Considerado un cineasta de cine de aventuras, quiso demostrar su capacidad para temas más trascendentes en “Schindler's List”, con la que Spielberg no consiguió convencer a todos los escépticos sobre la calidad artística de su cine.
La película, planteada como reconstrucción histórica de dramáticos episodios del exterminio nazi, contiene todo tipo de recursos, y obtuvo por fin la consideración de La Academia, que la galardonó con 7 Premios Oscar, entre ellos, Mejor Director y Mejor película.
De su última etapa, tras los incomprensibles tropiezos de “Amistad” y “A.I.”, un tributo a Kubrick, sólo explicables por prestar más atención a su faceta de productor, creó la productora Dreamworks.
Cabe destacar “Saving Private Ryan”, irregular pero impactante película sobre La Segunda Guerra Mundial, cuyas primeras secuencias ofrecen un tratamiento de las escenas bélicas tan realista, como desconocido hasta entonces, aunque su supuesto mensaje antibélico queda diluido por un inevitable patrioterismo.
Su sombrío acercamiento a la venganza de Israel en “Munich”, gustó a sus críticos, pero indignó a sus seguidores más convencionales, y al estado judío mismo, por la crudeza de su planteamiento, y su atrevimiento en revolver temas del 9/11.
También decepcionó, pese a su éxito en la taquilla, su adaptación de “War Of The Worlds”; sin embargo, todos sus filmes ha logrado recaudar grandes cantidades de dinero, hecho que los críticos reclaman, pues lo comercial ha sido lo esencial en su filmografía.
Pero si es un hecho que Spielberg es, junto con James Cameron, el realizador más rentable de la historia, y asimismo, un activo productor, campo en el que ha mostrado siempre cierta predilección por los filmes de aventuras y ciencia ficción.
Las aportaciones al cine de Steven Spielberg, son múltiples, pero sobresale como director y como productor de películas para cine, TV y series famosas para TV.
La labor de un productor de cine puede conllevar cierto control sobre las diversas atribuciones de una película, pero a menudo es poco más que aportar el dinero y los medios que la hacen posible, sin entrar mucho en los aspectos creativos de la misma, como el guión o la dirección.
Es por este motivo, que no me voy a detener en la tarea de Spielberg como productor más allá de señalar sus dos productoras de cine, y algunas de sus producciones o coproducciones a modo de ejemplo, para complementar el vistazo a la enorme influencia de Spielberg en el mundo cinematográfico:
En 1981, creó la productora de cine Amblin Entertainment, junto con Kathleen Kennedy y Frank Marshall.
El logo de esta productora, pasaría a ser la famosa silueta de la bicicleta con Luna llena de fondo de “E.T.”, la primera producción de la firma dirigida por Spielberg.
Y en 1994, fundaría con Jeffrey Katzenberg y David Geffen, la productora y distribuidora DreamWorks, que venderían al estudio Viacom en 2006.
No cabe duda pues, que Steven Spielberg, como El Rey Midas, convierte en oro todo lo que toca.

“Steven Spielberg's films are comforting, they always give you answers and I don't think they're very clever answers.
The success of most Hollywood films these days is down to fact that they're comforting.
They tie things up in nice little bows and give you answers, even if the answers are stupid, you go home and you don't have to think about it.
The great filmmakers make you go home and think about it”



No hay comentarios.:

Publicar un comentario