Acerca de mí

Mi foto

Analista Cinematográfico y de Música Clásica.

lunes, 11 de septiembre de 2017

Big Bigger Biggest: Space Station

“Space station is, it really is one of the more, if not the most, impressive technological achievement of the modern day, not only in what we've accomplished engineering-wise but what we've accomplished on this international scale, because anybody will tell you that half the challenge is making it all work”

Las estaciones espaciales han sido previstas desde al menos 1869, cuando el estadounidense Edward Everett Hale, escribió “The Brick Luna”, en la cual imaginaba una base espacial esférica, construida con ladrillos.
El primero en hacer una seria consideración a las estaciones espaciales, fue el ruso Konstantin Tsiolkovsky, y ya en el siglo XX, aproximadamente 2 décadas más tarde, el alemán Hermann Oberth.
En 1929, el esloveno Herman Potočnik, fue el primero en imaginar una estación espacial con forma de “rueda giratoria” para, por la fuerza centrífuga crear gravedad artificial.
Durante La Segunda Guerra Mundial, los científicos alemanes investigaron el concepto teórico de un arma orbital, basado en una estación espacial.
Siguiendo la idea de Oberth, de un arma basada en el espacio, la llamada “Arma Sol” era un concepto de una estación espacial en órbita alrededor de La Tierra a una altura de 8200 kilómetros, con un arma que iba a utilizar la energía del Sol.
Y es que una estación espacial, es una construcción artificial diseñada para hacer actividades en el espacio exterior, con diversos fines.
Se distingue de otra nave espacial tripulada, por su carencia de un sistema de propulsión principal, en lugar de eso, otros vehículos son utilizados como transporte desde y hacia la estación; y de medios de aterrizaje.
Por su diseño, las estaciones espaciales están destinadas a orbitar La Tierra, en órbita terrestre baja; o el cuerpo celeste donde hayan sido puestas en órbita.
Es importante mencionar, que las estaciones espaciales se construyen con el fin de estudiar los efectos del vuelo espacial, y que además sirven para hacer estudios científicos que sean útiles para el futuro.
En la década de 1960, se pusieron en marcha diversos proyectos de investigación de cara a lanzar una estación espacial, como el proyecto del Manned Orbital Laboratory estadounidense, sin embargo, la primera estación no llegaría hasta 1971, con la soviética Saliut 1.
Dentro del programa Saliut, lanzado entre 1971 y 1982, se incluyeron 5 estaciones espaciales civiles del tipo DOS, y 4 militares del tipo Almaz.
De este segundo tipo, la primera estación operativa fue la OPS-2, llamada también Salyut 3; lanzada en 1974.
La primera estación estadounidense, fue la Skylab, derivada del programa Apolo, y lanzada en 1973.
Desde el vuelo de la misión Apolo-SL 4, en la estación Skylab, que permaneció en el espacio 84 días, todos los récords de permanencia en naves tripuladas, han sido logrados a bordo de estaciones espaciales soviéticas.
La Saliut 6, marcó un nuevo récord de permanencia en 1980, con la misión de la Soyuz 35, que permaneció 185 días en el espacio; y la Saliut 7, en 1984, con una misión de 237 días de duración.
Por su parte, la estación espacial soviética Mir, cuya construcción empezó en 1986, permitió continuar con la realización de misiones de larga duración, consiguiendo el cosmonauta Valeri Poliakov, el récord de permanencia en el espacio en un solo viaje, pasando 437 días y 18 horas en la estación, entre 1994 y 1995.
En 2010, La Estación Espacial Internacional, proyecto internacional cuya construcción comenzó en 1998, efectuó el relevo de la Mir, como el vehículo espacial que había estado durante más tiempo, 3.644 días ininterrumpidamente tripulado por seres humanos.
Se han propuesto algunos diseños de estación espacial que se pretende sean habitadas a largo plazo, para gran número de personas, en esencia “ciudades en el espacio”, donde la gente tendría sus hogares.
Hasta ahora, esos diseños son solo hipotéticos, y nunca fueron seriamente considerados para emplearlos realmente.
Las estaciones espaciales de hoy día, son plataformas de investigación, utilizadas para estudiar los efectos a largo plazo del vuelo espacial sobre el cuerpo humano.
Asimismo, sirven como plataforma para albergar laboratorios donde se realizan numerosos y prolongados estudios científicos sobre aspectos que pueden ser útiles en otros vehículos espaciales; permitiendo una mayor duración que la permitida en otros tipos de vehículos espaciales, donde cada miembro de la tripulación, se queda a bordo de la estación durante semanas o meses, aunque rara vez más de un año.
Las estaciones espaciales, también se han utilizado para fines militares y civiles.
La última estación espacial de uso militar, fue Salyut 5, que fue utilizado por el programa Almaz de La Unión Soviética, en 1976 y 1977.
Para septiembre de 2016, 3 estaciones espaciales se encuentran en órbita:
La Estación Espacial Internacional, que está permanentemente tripulada; Tiangong-1 de China, fuera de control; y Tiangong-2, lanzado el 15 de septiembre de 2016, no permanentemente tripulado.
Las estaciones anteriores, incluyen la serie Almaz y Salyut, Skylab, y más recientemente, Mir.
Por otra parte, una gran parte de la literatura y películas de ciencia ficción, se desarrollan en estaciones espaciales, un ejemplo notable es:
Babylon 5, Star Trek, Star Wars con la famosa “Death Star”, y en la película de James Bond “Moonraker” (1979)
La novela, y posterior película, “2001: A Space Odyssey”, tiene la Space Station 5, construida como un doble anillo casi completo de 1836 pies de diámetro, revolucionando para generar una gravedad de un sexto.
Su imagen, es un icono de las estaciones espaciales en la cultura popular.
“We made it”
Big Bigger Biggest: Space Station es un documental del año 2009, dirigido por Stephen Bonser.
Protagonizado por Bob Bagdigian, Vance Brand, Randy Bresnick, Leroy Chiao, Michael Foale, Michael Kiley, Andrew Szydlo, Rick D. Wasserman, John Michie, entre otros.
Big, Bigger, Biggest, es una serie de televisión documental británica, que comenzó a transmitirse en 2008, con un total de 20 episodios, que se han producido a lo largo de 3 temporadas; siendo distribuido internacionalmente por National Geographic Channel, SBS y Kompas TV; y narrados por John Michie.
Cada episodio, explora los avances de ingeniería que han hecho posible desarrollar las estructuras más grandes de hoy; y a través del curso del episodio, a los espectadores se les presentan generalmente a 4 o 7 invenciones, que han permitido a los ingenieros de hoy, construir las estructuras más grandes del mundo; y a las imágenes de la construcción de la estructura más grande del mundo de su tipo, se acompaña de imágenes generadas por ordenador, que a menudo tiene un elemento de humor negro.
Esta imaginería, muestra el tamaño del objeto en metros, los diversos diseños que se han considerado, así como lo que podría suceder si los ingenieros cometieron un error, completado con figuras animadas corriendo en pánico...
Big Bigger Biggest: Space Station, fue transmitida en la 2ª temporada en 2009, en el capítulo 6°, que revela los inventos tecnológicos que hicieron posible la construcción de La Estación Espacial Internacional.
El documental de 45 minutos, tiene una buena mezcla de entrevistas y tomas de acción, con algunas buenas ilustraciones gráficas.
Este episodio está dirigido a la población en general, con carácter de divulgación informativa, educativa y científica, por lo que los conceptos se explican en términos simples, adecuados para cualquiera; y es interesante señalar, que el alcance no sólo incluye a La ISS, sino a todas las otras estaciones espaciales que precedieron a ella, con el hilo conductor de que cada sucesiva estación espacial, dominó otro desafío que culminó hasta ahora, en la última estación espacial, La ISS.
“Ideally, the ISS program will just be one more incremental step on an expanding, incredible journal of exploration and understanding, taking us higher and farther”
Uno de los principales propósitos de las estaciones espaciales que lograr la vida del ser humano en el espacio; y es que el ambiente espacial es letal sin la protección adecuada.
La mayor amenaza en el vacío del espacio, se deriva de la falta de oxígeno y presión, aunque la temperatura y radiación también presentan riesgos; porque los seres humanos se encuentran fisiológicamente bien adaptados a la vida en La Tierra; consecuentemente, el vuelo espacial tripulado, tiene muchos efectos negativos en el cuerpo; siendo el efecto más significativo de la estancia prolongada en el espacio, la atrofia muscular y la deterioración del esqueleto humano.
Otros efectos significativos, incluyen el deterioro de la función hepática:
El hígado se vuelve graso, y comienza un proceso de fibrosis.
La disminución de las funciones del aparato circulatorio, como la sangre que se concentra en la mitad superior del cuerpo por falta de gravedad; una bajada en la creación de eritrocitos, el debilitamiento del sistema inmunológico, crecimiento del tejido entre las vértebras al despresionarse la columna por falta de gravedad, lo que hace a los astronautas que llevan mucho tiempo en el espacio volver inusitadamente más altos a La Tierra; o síntomas menores que incluyen:
Redistribución de fluidos, causando la apariencia de “cara de luna” en imágenes típicas de astronautas en ingravidez; pérdida de masa corporal, congestión nasal, trastornos de sueño, y exceso de flatulencias.
La mayoría de estos efectos, comienzan a disminuir, o remiten con la llegada a La Tierra.
Por tanto, los problemas de ingeniería asociados con el abandono de La Tierra y el desarrollo de sistemas de propulsión espacial, han sido examinados en el siglo pasado, y millones de horas de investigación, fueron invertidas en ellos.
En años recientes, ha habido un incremento en la investigación sobre cómo los humanos pueden sobrevivir y trabajar en el espacio por largos periodos de tiempo.
Esta cuestión requiere ayuda de la física y biología, y se ha convertido en uno de los retos más grandes de cara a la exploración espacial.
Un paso fundamental en la superación de este reto, es tratar de entender los efectos y el impacto del viaje espacial largo en el cuerpo humano.
Después de la llegada de las estaciones espaciales habitables por largos periodos de tiempo, se ha demostrado que la exposición a la ingravidez tiene algunos efectos deletéreos sobre la salud humana; y aunque estos cambios son usualmente temporales, algunos tienen un impacto a la larga en la salud humana.
Al principio, las estaciones espaciales no eran modulares, y consistían en un cuerpo central con un punto de atraque para naves tripuladas, y un número más o menos numeroso de paneles solares.
El inconveniente de este diseño de estación espacial de primera generación, es que no podían repostar combustible en órbita, y por tanto, todo abastecimiento estaba limitado a los enseres que llevaban las tripulaciones que las visitaban.
Pertenecieron a esta familia, las primeras Salyut, Almaz y la Skylab de EEUU.
La Saliut o Salyut, que en ruso significa “saludo”, es el nombre de la primera serie de estaciones espaciales de La Unión Soviética, lanzadas por medio del cohete Protón; bajo el programa Saliut, lanzándose las estaciones espaciales civiles DOS y, de forma encubierta, las estaciones militares Almaz.
De ellas, 9 estaciones Saliut fueron lanzadas entre 1971 y 1982, incluyendo 5 civiles del tipo DOS, y 4 militares Almaz; 6 de las cuales fueron visitadas por cosmonautas a bordo de naves Soyuz.
Las estaciones espaciales Saliut DOS, fueron diseñadas en la década de 1960, por la oficina de diseño de Sergéi Koroliov, la OKB-1, actualmente la empresa RKK Energía; mientras las Almaz fueron construidas por la OKB-52 de Vladímir Cheloméi.
En un principio, el programa Saliut se llamó Zariá, o “Amanecer”; y posteriormente, la estación Mir sustituyó en 1986 a las estaciones Saliut.
La URSS, entonces estaba muy interesada en explorar las aplicaciones militares de la exploración del espacio, principalmente debido al interés de La Fuerza Aérea estadounidense en el mismo campo, con el programa MOL.
Koroliov y su OKB-1, propusieron varios proyectos de naves militares:
Soyuz VI, Soyuz R y Soyuz P; por otro lado, Vladímir Cheloméi, propuso una estación espacial llamada Almaz, con características similares.
Tras la muerte de Koroliov en 1966, sus proyectos no fueron aprobados, pero sí la estación Almaz de Cheloméi, y su nave de servicio, la TKS.
Posteriormente, debido al retraso en el desarrollo de esta estación, las autoridades ordenaron que las estaciones Almaz, utilizasen subsistemas derivados de la nave Soyuz.
Tras conocer los planes de EEUU, de poner en órbita el Skylab, los soviéticos decidieron acelerar el proyecto de estaciones espaciales para adelantárseles.
Así surgieron las estaciones civiles DOS.
La DOS-1, Saliut 1, del 19 de abril de 1971, fue la primera estación espacial de la historia.
Recibió la visita de la Soyuz 10, que fue incapaz de acoplarse correctamente.
Posteriormente, la Soyuz 11 se acoplaría con éxito.
Sus 3 tripulantes batieron el récord de permanencia en el espacio al permanecer 23 días en la estación, pero murieron al regreso, debido a una despresurización de la cápsula durante el reingreso, ya que carecían de trajes de presión.
La DOS-2, del 29 de julio de 1972, se perdió en el lanzamiento.
La OPS-1, Almaz 1, Saliut 2, del 3 de abril de 1972, se perdió en órbita.
La DOS-3, Kosmos 557, del 14 de mayo de 1972, también perdida en órbita, se le dio el nombre encubierto de Kosmos 557.
La OPS-2, Almaz 2, Saliut 3, del 25 de junio de 1974, fue la primera estación espacial militar con éxito.
Así, la experiencia adquirida en las estaciones de Salyut, abrió el camino para estaciones espaciales multimodulares como Mir, y La Estación Espacial Internacional (ISS), con cada una de esas estaciones en su corazón un módulo básico derivado de Salyut.
La Skylab, por su parte, fue la primera estación espacial estadounidense, diseñada por Raymond Loewy, que orbitó alrededor de La Tierra, de 1973 a 1979; y fue visitada por astronautas en 3 ocasiones durante sus 2 primeros años de servicio.
Con un peso de 75 toneladas, fue lanzada en misión no tripulada, el 14 de mayo de 1973, impulsada por el cohete Saturno V/misión SL-1.
Hubo especulaciones sobre el lugar del hemisferio sur en el que caerían sus restos... y finalmente, el 11 de julio de 1979, cayó sobre territorio de Australia, lo cual impuso a La NASA una multa de $400 por arrojar basura en territorio público.
Su réplica, se puede visitar en el Museo Aeroespacial de Washington DC.
Después de Skylab, La NASA incluyó Spacelab, Shuttle-Mir, y Space Station Freedom, que posteriormente se fusionó con La Estación Espacial Internacional.
La segunda generación de estaciones espaciales, introduce un elemento muy novedoso:
Tienen varios puertos de atraque, y pueden ser repostadas en órbita.
Para este fin, se fabrican las naves Progress, que regularmente atracan de manera automática, y las tripulaciones descargan las vituallas; y los tanques de combustible de la estación, se llenan del combustible gastado en los cambios de órbita.
Otro uso de las naves Progress, fue el de contenedor de desperdicios, una vez cumplida su misión, se separaba y era dirigida a la atmósfera para su destrucción.
Corresponden a esta clase de estaciones, las Salyut 6 y Salyut 7.
La misión Apolo-Soyuz, de julio de 1975, fue la última del Programa Apolo, y por otra parte, esta misión logró el primer acoplamiento entre 2 naciones en el espacio.
La idea de este “apretón de manos” espacial, se inició 3 años antes, con el acuerdo firmado por el presidente estadounidense Richard Nixon, y el premier soviético, Alekséi Kosygin.
La Soyuz y el Apolo, fueron lanzados con 7 horas de diferencia, el 15 de julio de 1975.
El acoplamiento se llevó a cabo el día 17 de julio; y además de la importancia política, la misión Apolo-Soyuz, produjo grandes avances técnicos, incluyendo un sistema de acoplamiento común, que tuvo que ser especialmente diseñado; así, ambas naves podrían acoplarse en órbita.
La misión, también permitió que ambas naciones conocieran el programa espacial de la otra:
La misión incluyó experimentos científicos conjuntos y separados, incluyendo un eclipse de ingeniería del Sol de Apolo, para permitir a Soyuz tomar fotografías de la corona solar; y proporcionó una experiencia de ingeniería útil para futuros vuelos espaciales conjunta ruso-estadounidenses, como el Shuttle-Mir, y La Estación Espacial Internacional.
Aunque la misión Apolo-Soyuz fue un evento único en el tiempo, sirvió para crear un sentimiento de buena voluntad entre ambos países.
Con la entrada en servicio de la estación espacial Mir, comienza la tercera generación de estos complejos y, un dato muy importante:
Su forma modular.
La Mir tienen todas las ventajas de las estaciones de segunda generación, pero su forma cambia de manera considerable, se van añadiendo módulos en función de las necesidades, y cada uno de ellos tiene un trabajo específico, hasta 6 en el caso de la Mir.
Casi todo el tiempo, permaneció habitada, y las tripulaciones fueron de varios países; y su larga vida ha servido para que se sienten las bases de la estación espacial de la próxima generación…
Esta vieja dama, fue diseñada para 5 años de vida útil, y superó los 15.
Así, en La URSS, el concepto de la nueva serie de estaciones espaciales que iba a sustituir a la serie Saliut, fue decretado el 17 de febrero de 1976, con un diseño mejorado de la base Salyut-DOS 17K.
Inicialmente constaba de la base del bloque DOS, que estaría equipada con 4 puertos de atraque, 2 en cada extremo, al igual que las Salyut, y 2 puertos adicionales en una esfera de acoplamiento en la parte frontal de la estación.
Finalmente, en agosto de 1978, evolucionó a un puerto en la parte de popa, y 5 puertos en proa, en forma de esfera/nodo.
Así nació la Mir, que en ruso significa “paz” o “mundo”, y fue el nombre de la estación espacial originalmente soviética, que después de la disolución de La URSS, pasó a ser rusa.
La Mir, fue la primera estación espacial de investigación en estar habitada de forma permanente, y la culminación del programa espacial soviético.
A través de numerosas colaboraciones internacionales, fue accesible a cosmonautas y astronautas.
La Mir, fue ensamblada en órbita, al conectar de forma sucesiva distintos módulos, cada uno lanzado de forma separada, desde el 19 de febrero de 1986, hasta el año 1996.
Estaba situada en una órbita, entre los 300 y 400 kilómetros de la superficie terrestre, orbitando completamente La Tierra en menos de 2 horas; y sirvió como laboratorio de pruebas para numerosos experimentos científicos y observaciones astronómicas, estableciendo récords de permanencia de seres humanos en el espacio.
Tras un incendio en febrero de 1997, la estación empezó a ser obsoleta, con la consecuente cadena de fallos que prosiguió hasta su desorbitación y desintegración en la atmósfera; siendo destruida de forma controlada, el 23 de marzo de 2001, precipitándose sobre El Océano Pacífico.
La próxima generación de estaciones espaciales, es mucho más ambiciosa en formas y contenidos:
La ISS, tendrá todo lo que quiera la comunidad internacional y sus dirigentes políticos y, servirá de punto de partida de expediciones más allá de la órbita terrestre.
Su forma y tamaño será muy grande, y la podremos ver pasar a simple vista debido a su gran envergadura.
Será abastecida por módulos Progress modificados, por transbordadores espaciales, y por naves que aún están en los tableros de diseño.
Su ocupación será permanente, y sus beneficios de todo tipo incalculables.
Todo inició en 1975, cuando se dio el final oficial de la denominada carrera espacial, la competencia entre los Estados Unidos y La URSS, surgida durante La Guerra Fría, centrada en la exploración del espacio exterior.
En aquel momento, La URSS y EEUU, se dieron cuenta de lo evidente:
Un esfuerzo conjunto, podía resultar mucho más fructífero.
Fue así que surgió la primera misión conjunta:
Apolo-Soyuz.
Este esfuerzo en común, fue eventualmente expandiéndose a otras naciones hasta formar una provechosa cooperación internacional que desembocó en 1998, en el lanzamiento de La Estación Espacial Internacional (ISS)
Hoy en día, está considerada, uno de los más grandes logros de la ingeniería; y es la más icónica de las estaciones, por tratarse de un emblema que representa la colaboración de diversos países y agencias para crear una única estación en el espacio.
La ISS, es un centro de investigación en la órbita terrestre, cuya administración, gestión y desarrollo, está a cargo de la cooperación internacional.
El proyecto funciona como una estación espacial permanentemente tripulada, en la que rotan equipos de astronautas e investigadores de las 5 agencias del espacio participantes:
La Agencia Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA), es la iniciadora del proyecto, y responsable de su buen desarrollo.
La principal empresa constructora, es el grupo Boeing Space, y su participación material, incluye la estructura principal, el armazón que une la estación con los grandes paneles de los extremos; 4 pares de paneles solares, 3 módulos que forman el nodo 1/Unity de conexión, que incluye las cámaras de acople para las naves espaciales, y otros elementos menores.
También fabrica los tanques de aire respirable, que abastecen tanto los módulos de vivienda, como los módulos de servicio, tanto estadounidenses como rusos.
La NASA, proporciona también el módulo de vivienda, el laboratorio Destiny, y el módulo de conexión a la centrifugadora.
La logística bajo la responsabilidad de La NASA, incluye la potencia eléctrica, las comunicaciones, y el tratamiento de los datos, el control térmico, el control del medio ambiente habitable, y el mantenimiento de la salud de la tripulación.
Los famosos giroscopios de La ISS, están también bajo su responsabilidad.
La Agencia Espacial Federal Rusa (FKA), proporciona alrededor de un tercio de la masa de La ISS, el segmento orbital ruso; con la participación de sus principales empresas:
Rocket Space Corporation-Energía y Krunitchev Space Center.
La agencia rusa, ha proporcionado un módulo de servicio habitable, que fue el primer elemento ocupado por una tripulación; un módulo de acople universal, que permite el acople de naves tanto de Estados Unidos, con el transbordador espacial; como de Rusia con las Soyuz; y varios módulos de investigación.
Rusia también se implica bastante en el suministro de la estación, así como para su mantenimiento en órbita, utilizando, en particular, naves de suministro de víveres Progress.
El módulo de control ruso, Zarya, fue el primer elemento en ponerse en órbita.
Rusia, también proporciona el sistema de aproximación KURS para La ISS, el cual fue usado exitosamente en la estación MIR
La Agencia Japonesa de Exploración Espacial (JAXA), proporciona el Japanese Experiment Module (JEM), que alberga varios compartimentos a presión habitables, una plataforma donde 10 paletas de instrumentos que pueden exponerse al vacío espacial, y un brazo manipulador específico.
El módulo a presión, puede por su parte, acoger también 10 paletas de instrumentos y otros.
Los siguientes países son meramente colaboradores:
La Agencia Espacial Canadiense (CSA) asume la realización del brazo robótico SSRMS, también denominado Canadarm, un único dispositivo destinado a proporcionar el montaje y el mantenimiento de la estación.
Canadá proporciona también el Space Vision System (SVS), un sistema de cámaras que ya se probó sobre el brazo manipulador del transbordador espacial estadounidense, destinado a asistir a los astronautas encargados de su utilización, y como herramienta vital para el mantenimiento de la estación.
Y La Agencia Espacial Europea (ESA), donde la mayoría de los estados miembros de la ESA, trabajan en La ISS, en particular, proporcionando el Columbus Orbital Facility (COF), simplemente llamado Columbus; un módulo que puede recibir 10 paletas de instrumentos, la mitad europeas, y el Automated Transfer Vehicle (ATV), vehículo que llevará víveres al complejo orbital.
La ESA, es también responsable del brazo manipulador europeo, que se utilizará desde las plataformas científicas y logísticas rusas, así como sistemas de gestión de datos del módulo de servicio.
Sin olvidar los lanzadores Ariane 5, que se utilizarán para el suministro de La ISS de combustible y material a través de los ATV.
Independientemente de su participación en La ESA, La Agencia Espacial Italiana (ASI), proporciona 3 módulos logísticos polivalentes, concebidos para poder integrar la bodega de la lanzadera estadounidense, implican compartimentos a presión, y traerán distintos instrumentos y experimentos a bordo de La ISS.
La concepción del módulo europeo Columbus, se inspira de sobra en estos 3 elementos.
La ASI, proporciona también los nodos 2 y 3 de la estación.
Y bajo la dirección de La Agencia Espacial Brasileña, El Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais, proporciona un panel de instrumentos, y su sistema de fijación que acogerá distintos experimentos de la estación.
Transportado por un transbordador, el panel está destinado a exponerse al vacío espacial durante un largo período.
En resumidas cuentas, en la construcción de La ISS, participaron estos 16 países:
Estados Unidos, Rusia, Canadá, Japón, Bélgica, Brasil, Dinamarca, Francia, Alemania, Italia, Holanda, Noruega, España, Suecia, Suiza, y el Reino Unido.
La estimación de los costos totales de La ISS, es de $100.000 millones; por lo que dar una valoración de costos exacta para La ISS es, sin embargo, muy complicado, y difícilmente determinable, qué costes se deben añadir realmente al programa de La ISS, o cómo la contribución rusa debe ser medida, dado que la agencia rusa del espacio, funciona con dólares considerablemente más bajos que los otros socios.
En líneas generales, se puede describir La Estación Espacial Internacional, como un gigantesco mecano situado en órbita alrededor de La Tierra, a 400km de altura.
Sus dimensiones son de aproximadamente 109m de longitud total, y 88m de ancho, con una masa cercana a las 420 toneladas.
El volumen presurizado, alcanza unos 916 m3, con lo que sobrepasa en amplitud y complejidad, todo lo que existe hasta la fecha.
Puede acoger hasta 6 astronautas permanentemente, quienes se suceden según las exigencias de las misiones.
Su energía es proporcionada por los paneles solares fotovoltaicos más grandes que jamás se hayan construido en el espacio, con una potencia de 84kW.
Sobre sus características:
La longitud del módulo es de 51m/167,3 pies; la longitud del rack es de 109m/357,5 pies, prácticamente el equivalente a un campo de fútbol, incluida su área exterior.
La longitud de los paneles solares es de 73m/239,4 pies.
La masa es de 419,455. 388 metros cúbicos/13.696 pies cúbicos.
El volumen presurizado es de 916 metros cúbicos/32.333 pies cúbicos.
La producción de energía es de 8 paneles solares/84kW aproximadamente.
Las líneas de código de software, son de aproximadamente 2,3 millones; y el número de personas por cada expedición es de 6.
Con 4 Laboratorios; La ISS tiene una altura aproximada de 20 metros de alto.
La velocidad promedio es 7.67 kilómetros por segundo, o para ponerlo en términos más comunes, 27.600 kilómetros por hora.
Esto quiere decir, que La ISS da una vuelta entera a la órbita terrestre, cada 90 minutos.
Si la velocidad a la que viaja La ISS resulta impresionante, mucho más si tenemos en cuenta sus dimensiones.
La ISS, es por tanto, una estructura conformada por varias estructuras externas, paneles solares y numerosos módulos, muchos de ellos presurizados, del mismo modo que un avión Boeing 747, lo que permite a los astronautas a bordo trabajar o habitarlos sin necesidad de traje espacial.
Muchos de estos componentes, pueden ser colocados y desmontados, dependiendo de las necesidades, lo que permite una gran flexibilidad de la estación y el trabajo a bordo.
Con cientos de componentes, centrales o menores, La ISS es el objeto tripulado más grande en ser puesto en el espacio.
Los miembros de la tripulación, conducen diversas investigaciones científicas en áreas como biología animal, biología humana, física, astronomía y meteorología, entre otras.
Para llevar a cabo los experimentos, cuentan con un laboratorio ubicado en un medioambiente espacial, y en microgravedad.
La ISS, es apta para llevar a cabo investigaciones de sistemas y equipos espaciales, que servirán para las misiones de viaje a La Luna o a Marte.
Utilizando una cámara fotográfica en un telescopio, se puede tomar una fotografía a La ISS, un hobby muy popular para los astrónomos.
Del mismo modo, la tripulación de la estación, suele tomar fotografías de La Tierra y las estrellas.
El astrofotógrafo francés, Thierry Legault, viajó a Omán en 2011 para tomar una fotografía del Sol, La Luna y La ISS alineados mientras ocurría un eclipse.
Cada miembro de la tripulación, posee su propio espacio para dormir, donde cabe una sola persona.
En él, pueden también escuchar música o utilizar una laptop, y cuentan con una lámpara, un estante y un pequeño escritorio.
Los visitantes a La ISS, no tienen un módulo para dormir, sino que aseguran su sobre de dormir a la pared de un espacio común.
Es posible dormir flotando libremente por la estación, pero esto generalmente se evita, porque la persona puede chocar con alguna parte sensible del equipo a bordo.
Casi toda la comida a bordo de La ISS, consiste en alimentos en envases de plástico sellados al vacío, que en realidad no son muy apetecibles y que, combinados con la reducción del sentido del gusto que se produce en microgravedad, pueden ser realmente desagradables…
La tripulación, suele esperar ansiosa la llegada de visitantes desde La Tierra con frutas y verduras frescas; y es fundamental evitar que se caigan migas o trozos de comida, ya que puede quedar flotando en la estación, y dañar los equipos.
Hay solo 2 escusados espaciales a bordo de La ISS, ambos diseñados por los rusos; y para utilizarlos, los astronautas deben asegurarse con un cinturón de seguridad.
Para los desechos, se utiliza un sistema de succión.
En la estación, no hay duchas:
Los tripulantes se bañan utilizando una manguera mecánica, toallas húmedas, y jabón mediante un dispensador similar al de la pasta de dientes.
Entre los módulos habitacionales o de trabajo/presurizados, están:
El Nodo Unity de conexión; el módulo Zarya, diseñado para proporcionar la propulsión y la energía inicial del complejo orbital.
El módulo de servicio Zvezda o “estrella”, sirvió como el primer habitáculo humano de la estación.
El Destiny, es el laboratorio de investigación primario; soporta una amplia gama de experimentos y estudios que intentan contribuir a la salud, seguridad y calidad de vida de la gente de todo el mundo.
El objetivo de los experimentos de este laboratorio, es permitir que los científicos entiendan mejor La Tierra, y preparar misiones futuras a La Luna y a Marte.
La Cámara de descompresión Pirs, se emplea como puerto de atraque complementario para vehículos Soyuz y Progress, junto al módulo Zviozda.
Igualmente sirve como esclusa estanca para permitir la salida de cosmonautas al exterior del complejo, de manera que se puedan realizar paseos espaciales desde la estación.
El Módulo de soporte vital, Harmony/Nodo 2; proporciona oxígeno, electricidad, agua y otros sistemas necesarios para el correcto desarrollo de la estancia de los astronautas.
Además, posee capacidad para albergar 2 dormitorios para los 6 posibles tripulantes de La ISS.
El Laboratorio Columbus; El Laboratorio Kibo (JEM), éste destinado a acelerar el progreso de Japón en la ciencia y la tecnología, adquirir nuevos conocimientos, y aplicarlo a campos como la industria y la medicina.
Allí se realizan experimentos en las áreas de medicina espacial, biología, observaciones de La Tierra, producción material, biotecnología e investigación de las comunicaciones.
El Mini-módulo de investigación 2, se utiliza para el atraque de buques Soyuz y Progress, como una esclusa para paseos espaciales, y como una interfaz para experimentos científicos.
El Tranquility/Nodo 3, contiene un sistema de apoyo vital avanzado, para reciclar las aguas residuales de la tripulación, y generar oxígeno para que la tripulación respire.
El módulo Cúpula, está concebido para ser un observatorio y área de control de la estación espacial; llamado así por su forma de cúpula, cuenta con 7 ventanas que proporcionan una visión panorámica a los tripulantes en el interior, para observar y dirigir operaciones en el exterior de la estación; y también se utiliza como observatorio de La Tierra.
El Mini-módulo de investigación 1, se utiliza para almacenar la carga para el acoplamiento a bordo de La ISS.
Los Módulos no presurizados, son:
La estructura de armazón integrada (ITS) que forma la espina dorsal de La Estación Espacial Internacional, soporta los radiadores de La ISS, los gigantescos paneles solares de sus extremos, la estructura móvil del brazo canadiense, y otros equipos.
Como futuros componentes están:
Un Módulo Laboratorio Multipropósito, y un Módulo portuario de carga.
Como Brazos robóticos:
El Canadarm2, es capaz de manejar volúmenes como vagones ferroviarios de hasta 116 toneladas; y el Brazo Robótico Europeo, se utilizará para instalar y sustituir placas solares, revisar y ensamblar módulos, y para trasladar a los astronautas que realizan los paseos espaciales, que será lanzado junto con Nauka, el laboratorio ruso, a finales de 2017, o principios de 2018.
La ISS ha progresado de manera sostenida, no solo en sus características técnicas, sino también en cuanto a la calidad de los espacios habitables, proporcionando mayor confort para las expediciones de larga duración.
A la fecha octubre de 2017, tiene un espacio habitable comparable con una casa estándar de 5 dormitorios, tiene además 2 baños y posee un gimnasio.
Se encuentra habitada por La Expedición 49.
En la Política Nacional del Espacio de Estados Unidos en 2010, La ISS se le dio papeles adicionales de servicio de propósito comercial, diplomáticas, y educativas.
Entretanto, ha sido visitada por 205 personas de 17 países, y ha sido también el destino de los primeros turistas espaciales; así como ha recibido astronautas, cosmonautas y visitantes.
De hecho, La Estación Espacial Internacional es la infraestructura espacial más visitada en la historia de la astronáutica.
Algo increíble de esta estación, es que puede ser vista desde La Tierra, como un punto blanco en el cielo, ya que el sol se refleja en su superficie.
Que se vea depende de algunas condiciones, como el lugar en que uno se encuentra en La Tierra, y la posición que ocupa La ISS en la órbita terrestre.
La hora en que tiene mayor visibilidad, es poco antes del amanecer, o después del atardecer, ya que la estación todavía brilla iluminada por El Sol, pero el cielo está más oscuro.
Actualmente, La ISS está dividida en 2 secciones:
El Segmento Orbital Ruso (ROS), y El Segmento Orbital Estadounidense (USOS), compartidos por varias naciones.
La sección estadounidense, cuenta con financiamiento hasta el 2024, al igual que la sección rusa.
No obstante La ISS ha presentado incidentes:
En la baja órbita terrestre en la que viaja, representa un gran peligro para la estación, la llamada “chatarra espacial”, consistente en todo tipo de objetos artificiales que orbitan La Tierra, como restos de satélites, de cohetes viejos, y de explosiones.
Los objetos más grandes, podrían destruir La ISS, pero estos no son tan peligrosos, ya que su trayectoria se puede predecir.
Otros muy pequeños, en cambio, no son detectados por radares, y pueden causar daños en la estructura de la estación, o en los trajes de los astronautas.
El jueves 12 de marzo de 2009, el objeto 25090 PAM-D, estuvo en ruta de colisión con los desechos de La ISS, activando un plan de contingencia de último minuto, debido a la tardanza en detectar el evento desde Houston.
Como medida de precaución, los astronautas abordaron la cápsula rusa Soyuz, cerrando las compuertas respectivas, y activando el control automático de La ISS.
La cápsula Soyuz, permanece constantemente acoplada a la estación espacial como medida de protección, siendo el único medio de evacuación en este tipo de casos.
El viernes 6 de noviembre de 2009, ocurrió un hecho similar con un objeto de menor tamaño, que orbitó a tan sólo 500 metros de La ISS…
La estación, se mantiene hoy en día principalmente por las lanzaderas rusas Soyuz y la nave espacial Progress.
Anteriormente, el mantenimiento se hacía gracias a los Space Shuttle de EEUU que operaron hasta el año 2011, puesto que posteriormente, el programa de transbordadores espaciales fue cancelado, debido a que sus exorbitantes costos no podían ser mantenidos con el recorte general de gastos acometido por el gobierno de EEUU.
“If we adopt the same collaborative mindset and practices that got to the moon and back, and that built the International Space Station, we can alleviate poverty, and do much more”
Desde 2008, 7 turistas han visitado La ISS.
Por alrededor de $20 millones, los turistas o participantes espaciales, han comprado un pasaje en una nave Soyuz, junto a miembros de la tripulación rusa en los viajes destinados al cambio de turnos de la tripulación, permaneciendo en la estación, por alrededor de una semana.
Uno de estos turistas, Charles Simonyi, ha participado ya en 2 ocasiones.
Estos viajes, se han gestionado a través de la empresa Space Adventures.
Además, La ISS fue el lugar elegido para la primera boda espacial, en la que el cosmonauta ruso, Yuri Malenchenko, de la Expedición 7, contrajo matrimonio con Ekaterina Dmitrieva, quien estaba en Texas en ese momento.
La página web oficial de La ISS ofrece una lista alfabética actualizada de los visitantes/astronautas y turistas.
Actualmente, la persona con más tiempo en La ISS, es Peggy Annette Whitson, tiene 57 años, y es una investigadora bioquímica estadounidense, y astronauta Jefe de NASA, que se convirtió en la primera mujer astronauta en comandar la Estación Espacial Internacional en 2 ocasiones.
Hoy, ella ostenta el récord de la mayor cantidad de días en el espacio respecto de cualquier astronauta de La NASA, con 674 días... y sigue contando más días...
Por otra parte, se espera que China lance el laboratorio espacial llamado Tiangong 3; posteriormente lanzará una estación espacial de 60 toneladas de 3 módulos para 2020.
El Proyecto 921-2, es el nombre dado por La República Popular de China para los planes de crear una estación espacial tripulada; y se pidió al público, que presente sugerencias de nombres y símbolos para adornar la prevista estación espacial china.
En abril de 2008, La Agencia Espacial Rusa propuso la construcción de un astillero de construcción orbital (OPSEK) para naves espaciales demasiado pesadas para lanzarse directamente desde La Tierra.
No comenzaría la construcción, ni terminaría hasta después del desmantelamiento de La Estación Espacial Internacional.
Este plan, fue descrito a los socios del ISS, por Anatoly Perminov, el 17 de junio de 2009.
El Excalibur Almaz, una compañía internacional con sede en La Isla de Man/Islas Británicas, y encabezada por Arthur Dula, está desarrollando un sistema integrado por un vehículo espacial reutilizable, y una estación espacial basada en la tecnología de las estaciones militares soviéticas Almaz.
En este esfuerzo, Excalibur Almaz, está trabajando cooperativamente con una corporación rusa, con una gran tradición en la tecnología aeroespacial, la asociación militar-industrial, llamada Mashinostroyenia.
A partir de 2015, La NASA comenzó a desarrollar hábitats espaciales subterráneos (DSH) en el marco de las nuevas tecnologías espaciales para asociaciones de exploración (NextSTEP), para más allá de la órbita terrestre (BEO), y vehículos de transferencia.
Definitivamente, el futuro está en el espacio.

“The International Space Station is a phenomenal laboratory, an unparalleled test bed for new invention and discovery.
Yet I often thought, while silently gazing out the window at Earth, that the actual legacy of humanity's attempts to step into space will be a better understanding of our current planet and how to take care of it”



No hay comentarios.:

Publicar un comentario