Acerca de mí

Mi foto

Analista Cinematográfico y de Música Clásica.

viernes, 8 de septiembre de 2017

Erinnerungen an Die Zukunft (Chariots Of The Gods)

“Hast du in der Antike Raumfahrer auf Erden?
Jetzt haben wir Beweise!
(¿Los astrónomos visitaron La Tierra en tiempos antiguos?
¡Ahora tenemos pruebas!)

¿Fuimos visitados por extraterrestres en nuestro lejano pasado?
¿Será posible que ellos hayan sido “los dioses” que abundan en las mitologías de todo el mundo?
La hipótesis de los antiguos astronautas, también conocida como “hipótesis de los alienígenas ancestrales” e “hipótesis de paleocontacto”, es una hipótesis sin base científica o histórica, que sostiene que seres extraterrestres han visitado el planeta Tierra, y que estos seres han sido responsables, en varios grados, del origen y desarrollo de las culturas humanas, las tecnologías y las religiones, otra forma de llamarlo es “creacionismo alienígena”
Una variante común de la idea, es que la mayoría de las deidades en las religiones, si no todas, son en realidad extraterrestres, y sus tecnologías fueron tomadas como evidencia de su condición divina.
Estas propuestas se han popularizado, sobre todo en la segunda mitad del siglo XX, por escritores tales J.J. Benítez y Erich Anton Paul von Däniken; este último en particular, es un escritor suizo en lengua alemana; conocido por haber sido una de las primeras personas que han difundido la hipótesis de que La Tierra pudo haber sido visitada por extraterrestres en el pasado.
Su influencia se ha dejado sentir también en el campo de la ciencia ficción y en el movimiento “New Age”; y él mismo se convirtió más tarde, en cofundador de la Asociación de Arqueología, Astronáutica y SETI Research (AAS RA)
Erich von Däniken fue el proponente principal de esta teoría, a finales de la década de los 60, y a principio de los 70, y ganó una gran audiencia por medio de la publicación en 1968, de su libro de mayor venta:
“Erinnerungen an Die Zukunft: Ungelöste Rätsel der Vergangenheit” o “Memorias del Futuro: Misterios Sin Resolver del Pasado” conocido internacionalmente como “Chariots Of The Gods”, es que los extraterrestres o “antiguos astronautas” visitaron La Tierra e influyeron en la cultura humana temprana.
El libro explora lo siguiente:
¿Hay seres inteligentes en el cosmos?; cuando esas naves espaciales aterrizaron en La Tierra; el improbable mundo de lo no explicado; ¿Fue Dios un astronauta?;
“Las Carrozas de Los Cielos”; ¿Imaginación y leyendas antiguas, o datos antiguos?; ¿Maravillas antiguas o centros de viajes espaciales?; La Tierra de los hombres-pájaro; los misterios de Sudamérica y otras rarezas; la experiencia de La Tierra en el espacio; y la búsqueda
Según von Däniken, ciertos artefactos y construcciones monumentales requerían una habilidad tecnológica sofisticada mayor que la que había disponible en las culturas antiguas que las construyeron; y mantiene que estos artefactos fueron construidos directamente por visitantes extraterrestres, o por humanos que aprendieron el conocimiento necesario de dichos visitantes.
Estos sitios incluyen:
Stonehenge, Puma Punku, los Moai de La Isla de Pascua, La Gran Pirámide de Giza, y las baterías eléctricas de la antigua Bagdad.
También sostiene que el arte e iconografía antiguos encontrados por todas partes del mundo, ilustran vehículos aéreos y espaciales, criaturas inteligentes no humanas, astronautas antiguos, y artefactos de una tecnología anacrónicamente avanzada; así como sostiene que culturas separadas geográficamente, comparten temas artísticos, lo cual él argumenta, implica un origen común.
Un ejemplo de ello, es la interpretación de von Däniken de la tapa del sarcófago recuperada de la tumba del soberano de Palenque de la era clásica Maya, Pakal el Grande; donde afirmó que el diseño representaba un astronauta sentado, mientras que la iconografía y el texto Maya lo identifica como un retrato del mismo soberano con el árbol del mundo, “wacah chan”, de la mitología Maya.
Por otra parte, los orígenes de muchas religiones, son interpretados por von Däniken como reacciones a encuentros con una raza alienígena; de acuerdo a su punto de vista, los humanos consideraban la tecnología de los alienígenas como supernatural, y a los extraterrestres como “dioses”; y afirma que las tradiciones orales y escritas de la mayoría de las religiones, contienen referencias a visitantes extraterrestres, en forma de descripciones de estrellas y vehículos viajando por el aire y el espacio.
Una de ellas, es La Revelación de Ezequiel en El Antiguo testamento, la cual von Däniken interpreta como “una descripción detallada del aterrizaje de una nave espacial”
También describe obras de arte antiguas en todo el mundo, como conteniendo descripciones de astronautas, vehículos aéreos y espaciales, extraterrestres y tecnología compleja.
Como resultado de la publicación, hubo estanterías llenas de otros libros sobre este tema, incluyendo los escritos por científicos, profesores y otros expertos notables; mientras tanto, una campaña de desacreditar toda esta teoría, es mantenida por una camarilla de pensadores limitados, creyendo en su arrogancia, que este es el único mundo en el universo entero, en el cual la vida inteligente surgió; porque después de presentar su tesis, cientos de científicos se sintieron lastimados en sus más profundos egos:
¿Cómo era posible, que un tipo salido de la nada, hablara sobre temas que la ciencia históricamente ha evitado?
Sí, como era de esperar, se le consideró un peligro, y por consiguiente, fue ridiculizado, señalándolo como un farsante, y demás adjetivos.
En general, los científicos, historiadores y académicos, han rechazado las ideas de Erich von Däniken, alegando que algunas conclusiones a las que llega el autor, están basadas en pruebas falsas, por tanto, la evidencia que presenta es pseudocientífica, algunas de las cuales se ha demostrado posteriormente que eran fraudulentas y/o fabricadas, o habían sido enunciadas bajo premisas ilógicas.
En 1970, 2 años después de haber sido originalmente publicado, el libro fue adaptado y llevado al formato de cine, en la entonces Alemania Occidental, producido por Sun International, en el documental para televisión, “In Search Of Ancient Astronauts”; y en la actualidad, Paradox Entertainment, posee los derechos fílmicos del libro; uno que engendró múltiples secuelas, incluyendo:
“Gods from Outer Space” y “The Gods Were Astronauts”
Se dice que la teoría del libro original, influyó en una variedad de libros de ciencia ficción, películas y series de televisión; por ejemplo, se considera la inspiración y elemento de trama en sagas fílmicas como:
“Star Trek”, “Stargate”, “The X Files”, “Alien”, sobre todo “Prometheus”; e Indiana Jones.
Actualmente, la serie de televisión “Alienígenas Ancestrales” del canal History Channel, cuenta con los principales defensores de la teoría de los antiguos astronautas, e incluye entrevistas con Giorgio A. Tsoukalos, el mismo Erich von Däniken, el Dr. Steven Greer y Nick Pope.
“Das Tier war am Leben, wenn es getötet wurde”
(La bestia estaba viva cuando murió)
Erinnerungen an Die Zukunft (Chariots Of The Gods) es un documental alemán, del año 1970, dirigido por Harald Reinl.
Protagonizado  por Heinz-Detlev Bock, Klaus Kindler, Christian Marschall, Aleksandr Kazantsev, Wiatscheslav Saitsew, entre otros.
El guión es de Harald Reinl, Wilhelm Roggersdorf, y Erich von Däniken; basado en el libro de Erich von Däniken, “Erinnerungen an Die Zukunft: Ungelöste Rätsel der Vergangenheit” o “Memorias del Futuro: Misterios Sin Resolver del Pasado”, internacionalmente conocido como “Chariots Of The Gods”, de 1968, un libro que teoriza a los extraterrestres, y su impacto en la vida humana temprana.
Destacar que Erinnerungen an Die Zukunft (Chariots Of The Gods) fue nominada para un Premio Oscar de La Academia como mejor documental.
Posteriormente, la película fue editada y doblada en inglés, en un documental de la televisión estadounidense de 1973, llamado “In Search Of Ancient Astronauts”, narrado por Rod Serling; pero esta versión también se mostró en muchas escuelas en los años 70, distribuidas a través de impresiones de la película de 16 milímetros.
Narrada por Heinz-Detlev Bock, Klaus Kindler y Christian Marschall, el documental nos muestra las pruebas existentes de extraterrestres y su comunión con la humanidad; y sobre los antiguos misterios del mundo, como las pirámides de Egipto y México, antiguos dibujos rupestres, los monumentos de La Isla de Pascua, etc., y el hecho de que estas cosas, y la civilización moderna podrían haber sido influenciado por visitas extraterrestre, hace cientos o tal vez miles de años atrás.
El documental retrocede y revisa las civilizaciones humanas, buscando respuesta a la pregunta, si nuestro planeta ha sido visitado por seres de otros mundos.
Se plantea la duda, de si los dioses que el hombre ha venerado son tales, o seres extraterrestres.
Este material, es un clásico para entender el fenómeno extraterrestre, y nos deja abiertas muchas dudas, sobre todo cuando conocemos los detalles que el documental nos rebela de los antiguos.
Curiosamente, el propio Erich von Däniken no tomó parte en la realización de este documental; pero es una adaptación fiel de su libro en forma documental.
Una generación de películas de ciencia ficción como las realizadas por Steven Spielberg y Ron Howard; o series de televisión como “Stargate”, están claramente influenciados por su libro/documental; donde la teoría antigua del astronauta, demanda que los seres de otros planetas visitaron La Tierra, cuando estaba en las etapas tempranas de la civilización.
Esto se muestra en la película, como ejemplificado a los curiosos “marcianos” representados en los altos muros de los cañones de Tassili, en el desierto del Sahara; a los seres alienígenas en las pinturas rupestres de Australia; las misteriosas estatuas de La Isla de Pascua; y las pirámides de, tanto México del periodo azteca, como el antiguo Egipto en la época de los faraones.
Los misterios de la historia, parecen ser el tema central, pero von Däniken está plenamente convencido, de que los extraterrestres habían existido desde la antigüedad.
Es un hecho que el documental fue diseñado para fomentar la investigación de los temas discutidos, y para hacer que el espectador piense en el tema de nuevas maneras; pero los críticos argumentan, que von Däniken tergiversó los datos, y que muchas de sus afirmaciones no tenían fundamento, y que ninguna de sus afirmaciones principales, han sido validadas.
Sin embargo, se precisó coraje para mostrar todo esto, pues mueven muchas de las bases sólidas de la humanidad; por lo que los eruditos lo llamarán “insensatez”, porque sus teorías y pruebas no calzan en el mosaico de la arqueología tradicional, y lo pondrán en el “Índex de los libros que es mejor no mencionar”
Otros se acurrucarán en el caparazón de su mundo familiar, cuando se enfrenten a la probabilidad de encontrar que nuestro pasado puede ser incluso más misterioso y lleno de aventuras, que la búsqueda de nuestro futuro.
Erinnerungen an Die Zukunft (Chariots Of The Gods) es un documental importante, porque critica todas las teorías establecidas; y hace pensar y reflexionar; aunque es un documental muy sesgado, algunos de los puntos son buenos; sobre todo si se tiene una mente abierta, como para llegar a tomar sus propias conclusiones, pero todos podemos estar seguros de una cosa:
El tema sigue siendo provocador.
“War Gott ein Astronaut?”
(¿Era Dios un astronauta?)
El director y uno de los escritores, Harald Reinl, entra en un territorio totalmente diferente al acostumbrado, y gracias a la nominación al Oscar, Erinnerungen an Die Zukunft (Chariots Of The Gods) es su película de mayor éxito, probablemente; una que tomó como título, el libro escrito por Erich von Däniken, quien en aquella época era un escritor alemán-suizo de 35 años; que había escrito otros libros, todos con el mismo tipo de admiración por lo que siempre habíamos llamado “Las Maravillas del Mundo”; ya sean antiguas o modernas; pero esencialmente, Erinnerungen an Die Zukunft (Chariots Of The Gods) es un maravilloso viaje alrededor del mundo; un cuaderno de viaje que nos lleva de un lugar a otro, y nos muestra desde una pintura intrigante, a edificios y otros lugares de interés.
Este documental, por tanto comprende los libros de von Däniken, resumidos en 90 minutos de paisajes, llanuras, pirámides, excavaciones, etc., usando la figura de 3 narradores, y una banda sonora que da la impresión de que realmente estamos viendo fenómenos extraños… y como era de esperar, no se escuchan voces críticas de las teorías de von Däniken, ni tampoco admite que la mayoría de sus teorías, no eran realmente las suyas… por lo que Erinnerungen an Die Zukunft (Chariots Of The Gods) no especula en cuanto al origen de los antiguos astronautas, simplemente muestra cosas extrañas, y permite al espectador decidir.
En el fondo, el documental es explicativo, sobre la evolución del ser humano ante la tecnología desconocida proveniente del cielo, y de las distintas huellas que de ello hay en nuestro planeta, como pinturas, escritos, mapas, esculturas u otras inexplicables pruebas.
Muy recomendable, sobre todo a los amantes del misterio, aunque hay que tener en cuenta que se rodó en 1970, y falta mucha información actual; aun así, ofrece una gran cantidad de hermosas fotografías de lugares raramente vistos, antiguos petroglifos y pictografías, frescos en las paredes de la catedral, y manuscritos ilustrados de todo el mundo; en donde, virtualmente, todos los continentes parecen ofrecer la prueba de tales otros visitantes mundanos.
La verdad es que se trata de un documental entrañable; lo es no sólo por la temática, la hipótesis del antiguo astronauta, o por los años que hace que se hizo, sino por el estilo técnico que lo impregna:
La banda sonora, la manera de narrar, la calidad de las imágenes, y las pintas que tienen los que aparecen en pantalla.
Así, el documental hace un recorrido desde la creación de planeta hasta nuestros días, mostrando hallazgos, leyendas, monumentos, figuras, pinturas, objetos, pueblos y tradiciones, cosas que podríamos considerar como mensajes de los dioses, y que como mínimo, nos hacen sospechar que en el pasado sucedieron cosas interesantes, al tiempo que se toman por supercherías, o se ocultan deliberadamente, como que la humanidad ha vivido desde siempre intervenciones divinas o, para ser más exactos, extraterrestres.
Podemos tomárnoslo como un viaje por todo el globo, y a través del tiempo ya que, como verás a continuación, aquí hay de todo y para todos; porque hablar sobre este documental, es hablar sobre la polémica que desató la persona de von Däniken a finales de los años 60, e inicios de los 70, con una teoría revolucionaria, que trataba por primera vez en la historia, de una forma contundente, el tema de los “alienígenas en la antigüedad”
Como cabe esperar, hubo respuestas de todo tipo, tanto positivas como negativas, y a partir desde su primer libro, el nombre de Erich von Däniken ha sido centro de polémica sin fin, y lo seguirá siendo después de su muerte.
Los defensores de las “hipótesis de los antiguos astronautas”, a menudo sostienen que los seres humanos son descendientes, o creaciones de seres extraterrestres que aterrizaron en La Tierra hace miles de años, y que los seres híbridos de las mitologías antiguas, son creaciones de estos seres alienígenas.
Una idea asociada, es que gran parte del conocimiento humano, la religión y la cultura, vinieron de los visitantes extraterrestres en la antigüedad, en la que los astronautas antiguos, actuaron como una “cultura madre”
Defensores de los antiguos astronautas, también creen que los viajeros del espacio exterior, conocidos como “astronautas”, construyeron muchas de las estructuras en La Tierra, o ayudaron a los seres humanos en su construcción.
Los proponentes argumentan, que la evidencia de los antiguos astronautas, proviene de las lagunas en los registros históricos y arqueológicos, y también mantienen que las explicaciones incompletas de datos históricos o arqueológicos, apuntan a la existencia de “antiguos astronautas”
Dicen que las pruebas incluyen artefactos arqueológicos, que según ellos, son anacrónicos, o van más allá de las capacidades técnicas de las culturas históricas con las que están asociados, algunas veces referido como “Oopart”, y obras de arte y leyendas que se interpretan como el contacto extraterrestre, o con tecnologías extraterrestres.
Ciertos académicos, han respondido que las lagunas en el conocimiento contemporáneo, no son una prueba de tales ideas especulativas.
Los tipos de pruebas o evidencias que von Däniken cita, pueden ser categorizadas de la siguiente manera:
La existencia de “ooparts” o “out-of-place artifacts” es decir, “artefactos fuera de lugar”, es decir, que reflejarían un nivel de desarrollo tecnológico más avanzado del que se presume, o supone que existía en los tiempos en los que fueron producidos o manufacturados; por lo que von Däniken afirma, que estos artefactos fueron producidos por visitantes extraterrestres, o por seres humanos que habrían recibido de parte de aquellos, el conocimiento suficiente al respecto; y cita varios casos:
El mal llamado “pájaro de Saqqara”, encontrado en una tumba de dicha necrópolis en Egipto, en 1898, y que reproduce un aeroplano, y no un ave.
Las Pirámides de Giza, y el resto de incontables monumentos de Egipto.
Las piedras megalíticas de Stonehenge, en la campiña inglesa.
Los Moai o las cabezas de piedra de La Isla de Pascua en Chile.
Las huellas humanas enormes, de 60 cm de largo y 18 de ancho, encontradas en 1970, en Australia, al lado de restos de dinosaurios, que se supone que existieron hace 150 millones de años.
Otras fueron halladas en fango fosilizado, al lado de huellas de dinosaurios en un río de Glen Rose, en Texas, EEUU.
El muro de Sacsayhuaman, al norte de Cuzco, en Perú, hecho con piedras enormes, muchas con formas dispares, y más de 4 ángulos, y todas ellas encajadas perfectamente, sin posibilidad de meter una navaja entre sus partes.
La lápida del sarcófago de Pakal, en la ciudad maya de Palenque, en México, descubierta en 1949, donde parece verse a al propio Pakal, controlando los mandos de una especie de nave espacial.
Otras ciudades mayas, como Tikal o Chichén Itzá, esta última con su pirámide/templo de Kukuxklán, con sus 24m de altura, y sus 365 escalones, uno por cada día del año; y su observatorio astronómico, cuya forma se asemeja mucho a la de los actuales observatorios.
La ciudad de Machu Picchu, a 3100m de altura en Perú.
Las esferas de piedra, perfectamente redondas, encontradas mayormente en Costa Rica, y cuyo propósito aún se desconoce; algunas tienen 2m de diámetro.
La calavera de cristal, encontrada en 1935, en las ruinas de otra ciudad maya, Lubaantún, en Belice, hecha a partir de una sola pieza de cristal, con la mandíbula móvil, y en la que no se ha podido encontrar ninguna marca de herramienta.
Los mayas decían, que había sido hecha con un cristal de roca al que llamaban “agua celestial helada”, y el cristal tiene el 7º de dureza, como el cuarzo; el cual se desconoce su edad exacta.
Los dibujos de carros voladores controlados por héroes que surcaban los cielos, cuyo origen viene de la leyenda del pueblo de Chi-Kung, que vivieron 2.000 años a.C., en China.
Las ruinas y el trilitón de Baalbek, en el Líbano, con sus descomunales piedras.
Los Atlantes, enormes guardianes de piedra en Tula, México.
Las archiconocidas líneas de Nazca, sólo visibles desde el cielo, y cuyo fin se desconoce.
Las leyendas, dibujos rupestres y los kachinas, los dioses que ayudaron a los indios Hopi, en Arizona, EEUU, y que prometieron volver…
Los restos de la ciudad Nan Magol, en la isla de Temuen, parte de Las Islas Carolinas, en Micronesia; que fueron más de 400.000 pilares de basalto colocados uno encima del otro, en 80 edificios; y la leyenda cuenta que un dios extraño, con un dragón que escupía fuego, hacía volar las gigantescos pilares de basalto, de la cantera a la ciudad.
La fiesta popular de Nueva Guinea, al norte de Australia, que celebra la llegada de un dios volador, y que representan con unas máscaras que parecen cascos…
El gigante de 120m de largo, grabado en el desierto de Tarapacá, en el norte de Chile, sólo reconocible desde el aire.
Oriana, la diosa que la leyenda cuenta que descendió de las estrellas sobre el lago Titicaca, para crear a la humanidad.
Los Kayapo, a la orilla del río Fresco, en la selva brasileña, y su celebración del baile ritual en la que representan, y recuerdan la llegada de Bep Korioroti, ser de las estrellas que arribó a su pueblo hace mucho tiempo, y cuya vestimenta se asemeja también a una especie de traje espacial.
Los aborígenes de Australia, y sus dibujos rupestres de los wandjinas, seres que descendieron a La Tierra hace mucho, mucho tiempo, para traer civilización y darle prosperidad.
También cuentan la llegada de la diosa de La Vía Láctea, que vino a bordo de su nave resplandeciente para ofrecer consejo y ayuda para regresar después a las estrellas, y que quizás aportó, entre otros, el “boomerang” a los nativos.
Garudá, el dios alado del hinduismo y del budismo.
Con todo ello, Erich von Däniken interpreta algunas representaciones del arte antiguo a lo largo y ancho del mundo, como las descripciones pictóricas de astronautas, vehículos aéreos y espaciales, extraterrestres, y tecnología compleja.
También describe algunos elementos que considera sospechosamente similares en algunas culturas antiguas, no relacionadas entre sí:
El mapa medieval conocido como Mapa de Piri Reis, el cual se supone que es de 1513, pero que ya muestra la costa meridional de América del Sur, y La Península Antártica.
Las famosas líneas de Nazca en Perú, las que él supone fueron pistas de aterrizaje para naves espaciales.
Los antiquísimos dibujos en las paredes de seres extraños, algunos llevando trajes parecidos a los de los actuales astronautas, encontradas en Italia, el Sáhara, o en Australia, entre otros muchos sitios.
Los dioses alados sumerios, encontrados, por ejemplo, en sellos cilíndricos, o en estatuas.
La rampas de despegue, nichos esculpidos, cúpula en medio de una fuente, sistema de tuberías, y laberinto de terrazas, todo de piedra, en El Fuerte, cerca de Samaipata, en Bolivia.
Las piedras de Ica, en la que se representa a unos supuestos seres que convivieron con los dinosaurios, y que realizaban cosas como cazar a dichos animales, realizar trasplantes de órganos, o transfusiones de sangre.
Stonehenge, el observatorio astronómico con un diámetro de más de 100m, con 11 círculos de piedras de varias toneladas, transportadas desde muy lejos, y colocadas unas encima de otras, con el fin de servir para observar La Luna y El Sol.
Los menhires de Carnac, en Bretaña, Francia, unas 3.000 piedras en 13 hileras de varios kilómetros de largo, con una edad de más de 5.000 años.
El Palacio de Tiwanaku y las ruinas de Puma Punku, al lado del lago Titicaca, en Chile…
Las esculturas Dogu, del Japón, con más de 5.000 años de antigüedad, y cuyos personajes parecen llevar casco, y traje espacial.
Las escrituras mayas, que además de lo que cuentan, incluyen dibujos de personas con aparatos semejantes a los que usamos en la actualidad, como linternas, o cascos espaciales.
Los caballos blancos de Uffington, en Inglaterra, visibles desde el aire, que los habitantes cubren con guijarros blancos una vez al año, para que sigan siendo igual de visibles.
Mismos objetos en esculturas o pinturas de continentes distintos, como por ejemplo, el mismo tipo de bolsa asida en una mano en un relieve Sumerio, y en una figura de piedra de México.
El desierto de salitre en el norte de Chile, en donde en una colina hay grabados dibujos geométricos enormes, seres alados y escrituras que sólo son visibles desde el cielo.
La ciudad de Chan Chan, la capital del pueblo Chimú, al norte del Perú, un pueblo mucho más antiguo que el inca, en la que habitaban 200.000 personas, y cuyas calles fueron diseñadas de manera geométrica; en esa ciudad, se encontraron objetos de oro de 52cm de alto, con signos impresos, lo que se cree que es una escritura desconocida, ya que tampoco se ha podido descifrar.
El templo construido a 6.200m de altura, en el cráter del volcán apagado Licancabur, en el norte de Chile.
También, von Däniken supone, que el surgimiento de algunas religiones reveladas, se debe al contacto con una raza extraterrestre, incluyendo algunas interpretaciones de La Biblia, en particular del Antiguo Testamento; y según él, los seres humanos de aquel entonces, habían naturalmente considerado la tecnología de los mencionados visitantes alienígenas, como algo sobrenatural, y a ellos mismos como “dioses”
Se pregunta si las tradiciones orales y literales de la mayoría de las religiones, contienen referencias a “visitantes de las estrellas”, y a vehículos que les permitían viajar a través del aire, como en el espacio exterior.
“Éstas deberían ser interpretadas como descripciones literales que han cambiado con el paso del tiempo, y se han vuelto más oscuras, es decir, más difíciles de entender”, dijo el autor.
Algunos ejemplos de este tipo, son los siguientes:
Los ángeles de La Biblia, también seres alados cuya morada es el cielo…
El monte Sinaí, donde Moisés recibió los 10 Mandamientos, y las precisas instrucciones para construir El Arca de La Alianza.
Las trompetas que acabaron con los muros de la ciudad de Jericó, que podrían haber sido perfectamente cañones de sonido ya que, como se ha comprobado, éste puede afectar a la materia.
La revelación contenida en El Libro de Ezequiel del Antiguo Testamento, la que von Däniken interpreta como la descripción detallada del aterrizaje de una nave espacial, en la que los ángeles allí mencionados, habrían sido extraterrestres de forma humanoide.
Un jefe del departamento de investigación de proyectos de La NASA, en Huntsville, Alabama, Josef Blumrich, intentó tirar por tierra las teorías de von Däniken, con respecto a que lo que describió Ezequiel, era una nave espacial, pero acabó alineándose con la teoría, e incluso diseñando la susodicha nave según lo descrito por el profeta bíblico.
Las instrucciones que le dio Dios a Moisés, para construir El Arca de La Alianza, el cual von Däniken supone que se trató de una suerte de dispositivo para comunicarse con una supuesta raza alienígena…
Las órdenes dadas por ángeles al patriarca Lot, y su extendida familia para dirigirse a las montañas, debido a la destrucción de las ciudades de Sodoma y Gomorra por parte de Dios… donde, según su interpretación particular, su esposa se habría volteado hacia atrás, para mirar la explosión nuclear, y habría caído muerta en ese mismo lugar.
El libro de Enoc, escrito apócrifo, parte de Los Manuscritos del Mar Muerto, escrito por el propio Enoc, que fue bisnieto de Adán, padre de Matusalén, y bisabuelo de Noé, que anduvo con los dioses, y acabó yéndose con ellos para nunca más ser visto por estos lares.
Asimismo, von Däniken intenta trazar una analogía con los denominados “cargo cults”, que surgieron durante La Segunda Guerra Mundial, y se prolongaron después de la finalización de la misma; donde, en ellos, algunas tribus aisladas de Papúa Nueva Guinea, asumieron que los pilotos estadounidenses que descendían de sus aviones de carga, eran dioses que venían de los cielos...
De nuevo, no están todos los que señala tanto el libro como el documental, a pesar de algún que otro caso es considerado en la actualidad, al menos por una mayoría, como fraude, es una buena lista que sirve como punto de partida para el que aún no esté metido en el tema, y quiera empezar a investigar o, como mínimo, a hacerse preguntas, cuyas respuestas apuntan en una misma dirección…
Porque desde el inicio de Erinnerungen an Die Zukunft (Chariots Of The Gods), se nos presenta una evaluación de La Vía Láctea, y la cantidad de estrellas posibles, en las cuales, la vida es viable.
Y abre preguntas…
¿La ciencia sigue afirmando en pleno siglo XXI, que “no tiene pruebas contundentes” de la vida fuera de este planeta?
¿No tiene pruebas, o no quiere enseñarlas?
Desde aquí nos empezamos a dar una idea, si nos están ocultando cosas a propósitos, ciertas organizaciones importantes en La Tierra.
Un modo de verificarlo es el gran avance tecnológico desde los años 50… pero después de comprender lo inmenso que es El Cosmos, y lo pequeños que somos en el mismo, se nos presenta la idea e imagen del ser humano primitivo.
¿Cómo reaccionaría el hombre de la edad de piedra, ante indumentarias técnicas modernas?
Lo más posible es que lo relacionaría con situaciones de índole divino.
Así pues, se abre la puerta a los textos antiguos:
¿Qué nos dicen sobre los “dioses”?
La mayoría de ellos, se describen viniendo siempre a La Tierra volando en vehículos incandescentes, y con unos poderosos estruendos, pero está claro que eso no es importante para la ciencia, puesto que son solo “religiones”, “inventos de la mente humana, adecuados a sus necesidades de sobrevivencia”
¿Es acaso mejor creer en “cuentos de hadas” que mostrar la realidad demostrada?
¿Comete un error von Däniken, al querer analizar textos religiosos como documentos históricos?
Por supuesto que no; lo que él está realizando, es una investigación para encontrar pistar que lo lleven, de lo supuesto fantasioso, a lo coherente, como lo hiciera el arqueólogo Heinrich Schliemann, al descubrir la antigua Troya, basándose en los textos homéricos, que los científicos de su época habían calificado como “poesía, vuelos de la imaginación”
El documental Erinnerungen an Die Zukunft (Chariots Of The Gods), poco a poco nos va abriendo los ojos desde diferentes prismas, y repito, todo bajo la estricta visión de las evidencias a la vista de cualquiera:
Numerosos textos sagrados, todos ellos contando historias de “hijos del cielo”
Sagas y leyendas como la epopeya del héroe legendario babilónico Gilgamesh; de los textos sagrados, son demasiados ejemplos, y todos con un común denominador; vamos a las pinturas rupestres extrañas...
Si se supone que lo que pintaban nuestros antepasados eran cosas que veían:
¿Por qué entonces, en cuevas hay pinturas que se asemejan a astronautas actuales, a seres extraterrenos o seres que levitan en el cielo?
Claro, de nuevo la grandiosa ciencia nos dice que eran ídolos de una religión remota.
¡Vaya forma de deshacerse del problema!
Por otro lado, se muestran la evidencia de algo curiosísimo:
Los mapas de Piri Reis.
¿Qué son?
Pues son mapas del siglo I d.C., aproximadamente, encontrados más tarde por el almirante turco, Piri Reis, donde se nos muestra perfectamente bien trazado el planeta Tierra, incluso Las Tierras Antárticas.
Sólo desde el siglo XIX, sabemos de la existencia de Las Tierras Antárticas como continente, y este mapa es de 1532, si uno quiere encontrar explicación a este mapa, habrá de afirmar que fue trazado desde el espacio…
Seguimos con las pirámides, por todo el mundo, construcciones imposibles:
¿Qué dice la ciencia?
No mucho, que nuestros antepasados eran hábiles, pero jamás ha llevado a cabo un estudio serio respecto a ellas.
¿Miedo?
Y todo aquel que hable más allá de los límites racionales, será ridiculizado…
También el documental nos pone unos ejemplos con La Pirámide de Keops:
Si se multiplica por 1,000 millones la altura de La Pirámide de Keops, nos da exactamente la distancia en kilómetros de La Tierra al Sol…
¡Qué casualidad!
El meridiano que atraviesa La Pirámide de Keops, divide los continentes, y los mares en 2 partes iguales…
¡Otra casualidad!
El matemático holandés, Ludolph van Ceulen, calculó a finales del siglo XVI, el número Pi como medida de la circunferencia; pues bien, si se divide el perímetro de la base de La Pirámide de Keops por el doble de su altura, el resultado exacto es:
¡El Número Pi!
El mismo calculado por Ludolph, nada menos que 4,000 años después.
¿Una casualidad más?
No, no es lícito desvalorizar los datos astronómicos y matemáticos que la construcción de las pirámides entraña y confirma diciendo que son producto de la casualidad…
Erinnerungen an Die Zukunft (Chariots Of The Gods) nos va a llevar de la mano por muchas zonas, eventos y misterios puestos desde un punto de vista más comprensible.
Una última toma, como recapitulando todo, es la vista aérea de Nazca en el Perú, ahí solitaria, con un hondo mensaje que sólo puede ser intuido por las personas más audaces, aquellas alejadas de prejuicios.
Para achacarle algo, se podría decir que lo de Erich von Däniken, es una catarata de embustes como dicen sus detractores, pero lo que es cierto aquí, es que sus teorías son presentadas a toda prisa, y sin demasiado rigor científico.
Lo suyo es buscar curiosidades arqueológicas a montones, disparar un montón de preguntas, y dejar a todo el mundo en ascuas.
La única opinión que cuenta, es la de él mismo, con lo cual se omite de pleno cualquier opinión científica seria sobre el tema.
Y ello termina por torpedear la veracidad de sus dichos; y demasiadas preguntas sin respuestas.
El documental, parece obsesionado en recopilar datos y lanzarlos al espectador, dando una explicación ligera de que las cosas son así porque son como son.
Y es que no se dan detalles de dónde se encontró el artefacto, la edad que tenía, o lo que los arqueólogos convencidos pensaban que era...
Por ejemplo, había estatuas en México, que se decía, “llevaban sombreros extraños, dispositivos de comunicación o de utilidad en el pecho, y quizás armas o comunicadores en el cinturón”
No se presentó ninguna opinión alternativa, tal como los comunicadores podrían ser simplemente corazas comunes, y los sombreros de alguna clase, ornamentales de guerrero...
Además, en Palenque, México, una tapa de sarcófago para el líder maya Pakal, se supone que es un cohete, sin explicación adicional dado que su cohete podría ser una colección de símbolos mayas que representan el paso del Rey al Inframundo, y el significado de estos símbolos desconocidos para pocas personas modernas, excepto arqueólogos especializados en la historia precolombina, etc.
Eso no quita que Erinnerungen an Die Zukunft (Chariots Of The Gods) no sea exitosa en su propósito:
Plantar una inquietud profunda en el espectador.
Si uno se pone a analizar las formas, verá que la propuesta no es demasiado seria; pero, por otro lado, si uno toma en serio las incógnitas, las interrogantes planteadas son sobrecogedoras, y nos hacen pensar sobre la posibilidad de que haya alguien más allá, una entidad inteligente, que ha tutelado a la humanidad en sus inicios, hasta convertirla en una raza “civilizada”
Vamos, es lo mismo que hizo Dan Brown con la religión.
por último, nota sobresaliente para la banda sonora a cargo de The Peter Thomas Sound Orchestra; compuesta por Peter Thomas, en una reminiscencia de las bandas sonoras originales de “Star Trek”, además del tema recurrente, hay muchas pequeñas melodías fascinantes incluidas, tocadas sobre todo en instrumentos acústicos, con algo de guitarra eléctrica y bajo para respaldarlo.
“Ungelöste Geheimnisse der Vergangenheit”
(Misterios sin resolver del pasado)
Que vinieron los “astronautas ancestrales” a La Tierra… no lo sé.
La teoría de que los seres humanos, no los extraterrestres, alcanzó un alto nivel de civilización hace miles de años, digamos más como finales del siglo XXI, sólo para destruirla por un desastre natural, como una Edad de Hielo, parece una explicación más probable para las tecnologías supuestamente avanzadas en artefactos antiguos, e incluso los trajes extraños…
Las personas han vuelto a La Edad de Piedra por un desastre que las generaciones podrían haber olvidado su patrimonio, el viejo vestuario, y la tecnología; y sólo tienen rastros, que para ellos, podría convertirse en “leyendas religiosas”
Podrían grabarlos en paredes de cavernas o acantilados, en imágenes que nos parecen más familiares, porque estamos “avanzados”, al igual que sus antepasados lejanos.
Y los artefactos que fueron fabricados con tecnología similar a la nuestra, hace miles de años, también podría haber venido de estos seres humanos muy antiguos… pero:
¿De extraterrestres?
Dónde está la prueba de ellos como “seres”, no de su legado en los humanos, cuya teoría bien se puede “acomodar”
Los estudios de von Däniken han sido calificados como pseudociencia o pseudohistoria, y ha recibido un gran número de críticas desde los sectores serios de la ciencia y la arqueología, al presentar como misterios atribuibles a visitantes extraterrestres, numerosos vestigios arqueológicos de todo el mundo, dando su explicación sin contar con pruebas de ningún tipo.
Básicamente, von Däniken da explicaciones inusuales a determinadas características de piezas arqueológicas, cuyo origen, según él, no estaría suficientemente documentado por la arqueología académica.
Dichas explicaciones, se basan en premisas no demostradas por la ciencia, como es la existencia de vida extraterrestre inteligente, hipótesis aceptada por la ciencia, que pudiera en algún momento del pasado, haber viajado por el espacio hasta nuestro planeta, hipótesis no aceptada, al no existir ninguna prueba fidedigna.
Por tanto se determinó que, al no seguir ningún método científico apoyado en pruebas reales verificables por otras personas, no se le puede considerar un científico...
Pero si el hombre conquista el espacio, otros seres pudieron haber llegado a La Tierra, en épocas pasadas.
¿Unos como nosotros?

“Es war einmal...”
(Érase una vez...)



No hay comentarios.:

Publicar un comentario