Acerca de mí

Mi foto

Analista Cinematográfico y de Música Clásica.

domingo, 25 de febrero de 2018

Alfred Hitchcock Presents: Sorcerer's Apprentice

“Good evening.
I'm looking to see what lies ahead.
The old Romans used to tell the future by cutting animals open and examining their entrails.
Due to some objections by anti-vivisectionists, we have to omit the butchery.
But through the wonders of modern science, we are not denied a glimpse into the future.
Besides, it's much more tidy this way.
This is an x-ray of a goat, an animal which the ancients found to be full of strange portents.
Hm, it looks like rain.
I can see this will also give one insight about the past.
For example, I now know what happened to those car keys I lost last summer.
As to the immediate future, either this x-ray plate wasn't properly developed, or else we are in for a very dismal time of it for the next minute”

Una “Serie de Antología”, es una serie de televisión que presenta una historia y un grupo de personajes diferente en cada episodio o temporada; y suelen tener un elenco diferente en cada emisión, pero algunas series emplearon una troupe permanente de actores, que aparecían en un episodio diferente en cada emisión.
Sir Alfred Joseph Hitchcock, CBE, fue un director de cine y productor británico de nacimiento, luego nacionalizado estadounidense; pionero en muchas de las técnicas que caracterizan a los géneros cinematográficos del suspense y el “thriller” psicológico.
Tras una exitosa carrera en el cine británico en películas mudas y en las primeras sonoras, que le llevó a ser considerado “el mejor director de Inglaterra”, Hitchcock se trasladó a Hollywood en 1939.
A lo largo de una carrera, que duró más de medio siglo, Hitchcock configuró un estilo cinematográfico distintivo y muy reconocible; siendo innovador en el uso de la cámara para imitar la mirada de una persona, obligando de esta manera a los espectadores, a participar de cierta forma de voyerismo, empleaba encuadres para provocar ansiedad, miedo o empatía, y desarrolló una novedosa forma de montaje fílmico.
Sus historias, a menudo están protagonizadas por fugitivos de la ley, y sus actrices protagonistas suelen ser de pelo rubio.
Muchos de sus filmes, presentan giros argumentales en el desenlace y tramas perturbadoras que se mueven en torno a la violencia, los asesinatos y el crimen.
Con frecuencia, los misterios que articulan las tramas, no son más que señuelos, “macguffin”, como los llamó el propio director, que sirven para hacer avanzar la historia, pero no tienen mayor importancia en el argumento.
Las películas de Hitchcock, también abordan a menudo temas del psicoanálisis, y tienen marcadas connotaciones sexuales.
Gracias a los cameos en muchos de sus filmes, las entrevistas, los avances publicitarios de sus películas, y el programa de televisión, “Alfred Hitchcock Presents”, el cineasta se convirtió en un icono cultural.
Alfred Hitchcock Presents, es una serie de televisión estadounidense, conducida por Alfred Hitchcock, que se emitió en la CBS y NBC entre los años 1955 y 1965.
La serie ofrecía dramas, “thrillers” y misterios.
Cuando se estrenó el 2 de octubre de 1955, Hitchcock dirigió ya había dirigido películas durante más de 3 décadas; y la serie se ideó para ser compuesta como una antología de pequeñas historias extrañas, con final a menudo inesperado.
Originalmente 25 minutos por episodio, la serie se amplió a 50 minutos en 1962 y se re-tituló “The Alfred Hitchcock Hour”
En total, Hitchcock dirigió 17 de los 267 episodios filmados de Alfred Hitchcock Presents, 4 en la primera temporada, y uno o dos en la temporada siguiente.
De los 93 episodios de 50 minutos, Hitchcock dirigió solo la 4ª entrega:
“I Saw The Whole Thing” con John Forsythe.
Aunque el último episodio se emitió el 26 de junio de 1965, la serie ha seguido siendo popular en la TV durante décadas.
Alfred Hitchcock Presents, de 25 minutos de duración, se emitió semanalmente a las 9:30 en CBS, los domingos por la noche, de 1955 a 1960; y luego a las 8:30 en NBC, los martes por la noche de 1960 a 1962.
Fue seguido por “The Alfred Hitchcock Hour”, que duró 3 temporadas, desde septiembre de 1962, hasta junio de 1965, agregando otros 93 episodios a los 268 ya producidos para Alfred Hitchcock Presents.
Pero Alfred Hitchcock Presents, es bien conocido por su secuencia de títulos:
La cámara se desvanece en una simple caricatura del perfil rotundo de Hitchcock, mientras suena el tema musical del programa:
“La Marche Funebre D'une Marionette” de Charles Gounod, donde Hitchcock aparece en silueta desde el borde derecho de la pantalla, y luego camina hacia la pantalla central, para eclipsar la caricatura.
Luego, casi siempre dice “Buenas Noches”
El tema principal del show, fue sugerido por el colaborador musical de Hitchcock, Bernard Herrmann; y el dibujo de caricatura, fue creado por Hitchcock, y el uso de La Marcha de Gounod como tema musical, se han asociado de forma indeleble con Hitchcock en la cultura popular.
De hecho, Hitchcock, preguntado sobre el porqué del uso de La Marcha de Gounod en una entrevista, afirmó que con ella se había sonorizado la obra “Sunrise: A Song of Two Humans” de F.W. Murnau, película de 1927, que obtuvo 3 Oscar en la primera edición de los premios.
En 1955, al elegir el tema musical para su serie de televisión, Alfred Hitchcock Presents, recordó el efecto que “La Marche Funebre D'une Marionette” tenía sobre él; y fue a través del programa de Hitchcock, que la música logró su audiencia más amplia, aunque pocas personas hubieran podido identificar al compositor o el título.
La serie continuó durante 10 años, y la música del tema apareció en 5 versiones por tantos arreglistas en, 1955, 1960, 1962, 1963 y 1964; la última versión fue arreglada por Bernard Herrmann, quien transpuso la pieza a 1/3
Como dato, “La Marche Funebre D'une Marionette” fue una de las 8 composiciones que Hitchcock seleccionó para llevar a una isla desierta ficticia en el programa de radio de la BBC de 1959, “Desert Island Discs”
Por otra parte, Alfred Hitchcock dibujó la silueta de él mismo en los créditos de apertura; pues había comenzado su carrera cinematográfica como ilustrador de tarjetas de título para películas mudas.
Sobre sus monólogos, fueron escritos especialmente para él por James B. Allardice; y al comienzo de cada episodio, se realiza una presentación en monólogo, siempre teñida de humor negro, donde Alfred Hitchcock saludaba a los telespectadores con un severo “Buenas Noches”; y en el epílogo, tras el final de la historia, reaparecía para exponer su lectura moral sobre la historia.
De todos los episodios, Alfred Hitchcock dirigió 17; y muchos otros, tanto actores como directores, dirigieron la mayoría de los episodios, que incluyeron a:
Robert Stevens con 44 episodios; Paul Henreid con 28 episodios; Herschel Daugherty con 24 episodios; Norman Lloyd con 19 episodios; Arthur Hiller con 17 episodios; James Neilson con 12 episodios; Jus Addiss con 10 episodios; y John Brahm con 10 episodios.
Otros actores/directores notables incluyeron a:
Robert Altman, Ida Lupino, Stuart Rosenberg, Robert Stevenson, David Swift y William Friedkin, quienes terminaron dirigiendo lo que sería el último episodio; Sydney Pollack y Don Taylor.
Los actores que aparecen en la mayoría de los episodios, incluyen a:
Patricia Hitchcock, hija de Alfred Hitchcock; Dick York, Robert Horton, James Gleason, John Williams, Robert H. Harris, Russell Collins, Barbara Baxley, Ray Teal, Percy Helton, Phyllis Thaxter, Carmen Mathews, Mildred Dunnock, Alan Napier, Barbara Bel Geddes, Charles Bronson, John Cassavetes, James Coburn, Joseph Cotten, Bette Davis, Robert Duvall, Tom Ewell, Peter Falk, John Forsythe, Vinton Hayworth, Peter Lorre, Steve McQueen, Walter Matthau, Elizabeth Montgomery, Roger Moore, Kim Novak, Vincent Price, Robert Redford, Burt Reynolds, William Shatner, Martin Sheen, Sir Cedric Hardwicke, Robert Newton, Bruce Dern, Laurence Harvey, Claude Rains, Dennis Morgan, Vera Miles, Tom Ewell, Dean Stockwell, entre otros
Los patrocinadores, que tuvieron gran influencia con respecto a la presentación del programa, insistieron en que para los episodios que terminan con que el perpetrador “salga impune”, Sir Alfred Hitchcock hiciera una declaración en su monólogo de clausura, que aseguraría a la audiencia que se hizo justicia.
Hitchcock le dijo a TV Guide, que sus garantías de que el criminal había sido detenido eran “un gesto necesario para la moralidad”
La mayoría de las personas que han visto esta serie, recuerdan las narrativas de apertura y cierre de Alfred Hitchcock para la serie; sin embargo, para cada episodio, se filmó más de una apertura y un cierre, ya que los famosos discursos de Hitchcock en los patrocinadores no fueron apreciados en los mercados europeos.
Entonces, para cada episodio, Hitchcock filmó 2 aperturas y 2 cierres:
Uno sería para las visiones estadounidenses, con bromas; y el segundo sería para exhibiciones europeas, con bromas sobre estadounidenses, y no sobre patrocinadores.
Durante la mayor parte de la tercera temporada, Hitchcock incluso realizó la apertura y el cierre en francés y alemán, ya que hablaba ambos idiomas con fluidez.
Por su parte, Walt Disney se negó a permitir que Alfred Hitchcock filmara en Disneyland a principios de la década de 1960, porque Hitchcock había hecho “esa repugnante película “Psycho” (1960)”
El proyecto previsto de Hitchcock, no está identificado en este momento, pero puede haber sido para un episodio de su serie de televisión.
La serie propició la aparición de una revista de noticias literarias llamada “Alfred Hitchcock's Magazine”, publicada por H.S.D. Publication Inc.
Sin embargo, Hitchcock no estaba en absoluto implicado en la selección literaria de la revista, conformándose con escribir un editorial cada mes.
Esta revista todavía existe, pero fue recomprada por el grupo Dell Magazine en 1997, y posteriormente se le cambió también el título a “Alfred Hitchcock's Mystery Magazine”, siendo actualmente una de las más antiguas revistas del género.
La revista Time, nombró a Alfred Hitchcock Presents, uno de los 100 mejores programas de televisión de todos los tiempos; y el Writers Guild of America lo colocó en el puesto #79 en su lista de las 101 series de televisión mejor escritas, vinculándolo con:
“Flying Circus” de Monty Python, “Star Trek: The Next Generation” y “Upstairs, Downstairs”
De todos los episodios, 2 dirigidos por Hitchcock fueron nominados para los Premios Emmy:
El primer episodio fue “The Case of Mr. Pelham” en 1955, que protagonizó Tom Ewell; mientras que el segundo fue “Lamb to the Slaughter” en 1958, protagonizada por Barbara Bel Geddes y Harold J. Stone.
En 2009, la lista de TV Guide es su selección de los 100 episodios más importantes de todos los tiempos, clasificó a “Lamb to the Slaughter” en el #59
El abridor de la tercera temporada “The Glass Eye” (1957), ganó un premio Emmy para el director Robert Stevens; y un episodio de The Alfred Hitchcock Hour, titulado “An Unlocked Window” (1965) ganó un Premio Edgar por el escritor James Bridges, en 1966.
Entre los episodios más famosos, se encuentran:
“Man from the South” (1960) del escritor Roald Dahl, protagonizado por Steve McQueen y Peter Lorre, en el que un hombre apuesta por el dedo para poder encender su encendedor 10 veces seguidas.
Este episodio fue clasificado #41 en los 100 mejores episodios de TV Guide de todos los tiempos; y fue posteriormente referenciado y rehecho en la película “Four Rooms” con Quentin Tarantino dirigiendo un segmento llamado “The Man from Hollywood”
El episodio de 1962, The Sorcerer's Apprentice, no fue transmitido por NBC porque el patrocinador consideró que el final era demasiado horrible, espantoso para la audiencia.
“Smile, Irene!
Smile!”
Alfred Hitchcock Presents: Sorcerer's Apprentice, es un cortometraje de suspense, del año 1961, dirigido por Josef Leytes.
Protagonizado por Diana Dors, Brandon deWilde, David J. Stewart, Larry Kert, entre otros.
El guión es de Robert Bloch, basado en un relato suyo; y forma parte de un episodio de la séptima temporada de Alfred Hitchcock Presents, realizado en el verano de 1961, que nunca se ha emitido en la televisión abierta.
El episodio estaba programado para ser el episodio #39 de la temporada; y nunca se transmitió en la cadena de televisión NBC, porque el final, según los estándares de 1960, fue considerado “demasiado espantoso” por el patrocinador, Revlon.
La temporada siguiente, Alfred Hitchcock Presents cambió a un formato de 1 hora y un nuevo nombre, “The Alfred Hitchcock Hour”, lo que además hizo inutilizable el episodio de media hora.
Aunque alguna vez fue calificado como un episodio perdido, “The Sorcerer's Apprentice” se ha distribuido ampliamente en sindicación; es ahora el episodio Alfred Hitchcock Presents más ampliamente distribuido de todos los producidos.
Debido al estado del dominio público de este episodio, prospera en numerosos lanzamientos de VHS y DVD, adjuntos al nombre de Hitchcock, por lo general, como una adición a un filme de Hitchcock, a menudo con sus piezas de época muda, que también han caducado los derechos de autor.
El episodio está ambientado en Toledo, Ohio.
El Gran Sadini (David J. Stewart) encuentra a Hugo (Brandon deWilde), un joven desmayado de hambre en los terrenos del carnaval de la feria, y lo lleva a su casa rodante.
El chico demuestra ser débil de mente, o “lento”, y su primer pensamiento al despertar, es que está muerto, y que Sadini y su esposa Irene (Diana Dors), son el diablo y un ángel, respectivamente.
Eso estaría bien para ellos, excepto que DeWilde, mentalmente desafiado, realmente cree en la magia.
Está casi en lo cierto, pero tiene los papeles invertidos.
La compasión de Sadini lo impulsa a tomar al niño bajo su protección, y enseñarle sobre la magia; pero el frío corazón de la esposa, que tiene un amante trapecista llamado George Morris (Larry Kert) conocido como “The Flying Cannonball”, la lleva a suplicarle al manipulable niño, que cometa un asesinato.
Aquí tienes que preguntarte:
¿Quién es el ángel y el diablo en esta historia?
No será fácil…
“Sawing a woman in half”
Originalmente prohibido desde la televisión por ser demasiado controvertido y violento, “The Sorcerer's Apprentice” es hoy un episodio de terror televisivo perfectamente útil.
Es una salida de bajo presupuesto con un reparto pequeño, ambientado en un recinto ferial, con pocos escenarios, casi teatrales, que sigue muchos de los mismos temas que las películas de largometraje como “Circus Of Horrors”
Lo más interesante es que el equipo de televisión se adaptó de una historia corta de Robert Bloch, por el propio autor, por lo que sabemos que estamos a punto de dar vueltas y revueltas, con un humor deliciosamente oscuro, y un montón de alborotos macabros.
Y es que el escritor Robert Bloch puede no haber tenido mucha delicadeza artística, pero sin duda sabía cómo componer buenas historias de terror.
Este es uno de ellos; y se puede afirmar que Bloch, uno de los autores fundamentales del género de horror en el siglo pasado, al lado de otros como el imprescindible William Peter Blatty, poseía cierta intuición y regusto respecto de la franja más obvia de la realidad fantástica; obvia en el sentido de la carta robada de Poe, que favorecían su literatura, y le hacían esquivar lo perecedero gracias a unos asuntos y temas, siendo directos y bordeando inclusive la vulgaridad de lo cotidiano, sin perder con una poesía de lo macabro que sabía trascender la naturaleza sórdida y brutal de su adecuadísima prosa.
Por todo ello, colaborador ideal de Hitchcock, a quien, si hiciera falta decirlo, suministró las complejidades indecibles de su trama más diabólica en “Psycho” (1960)
Así pues, Bloch escribió este episodio, vetado por los auspiciadores, de la clásica Alfred Hitchcock Presents; y en él, un jovencito simple y de oscuro pasado, fugitivo de un orfanato, interpretado con entusiasmo contagioso y espeluznante por Brandon deWilde, después de haber hecho el famoso filme “Shane”, y antes del oscarizado “Hud”; se ve involucrado en la turbia intriga de una infiel y despampanante rubia para eliminar a su, en apariencia mefistofélico marido, un mago simpatizante acaso de la división conyugal a lo Raymond Burr en “Rear Window” de Hitchcock.
La acción inicia al salir de su remolque en una noche fría y ventosa para fumar, el mago de carnaval, Sadini “El Grande”, ve a un joven inconsciente en el suelo.
Sadini y el vendedor de alimentos, Milt, llevan al niño al tráiler de Sadini.
Poco tiempo después, entra la esposa de Sadini, Irene.
Disgustada por la presencia del joven, Irene finalmente accede a la petición de Sadini, de conseguir comida para el muchacho, después de que el niño la describa como “un ángel”
El niño también compara la apariencia de Sadini con la del diablo... pero Hugo recupera su fuerza, se enamora de Irene, y se siente atraído por “la realidad” de la magia de Sadini.
Él la sigue alrededor del carnaval, y sin darse cuenta, descubre que ella está engañando a Sadini con George Morris, el artista de los cables.
Hugo y George, ven la magia de Sadini cuando la pareja hace un acto de corte con la cierra…
Hugo se queda fascinado, especialmente cuando Sadini corta a Irene por la mitad, y luego “la restaura”
Posteriormente, Sadini le ofrece a Hugo un trabajo en el carnaval, como asistente de sus accesorios; pero Irene planea asesinar a su esposo, e inculpar a Hugo por el crimen.
Irene usa la incapacidad mental de Hugo, la de no distinguir la fantasía de la realidad, y lo convence para matar a Sadini, y como resultado, él heredará la varita mágica de Sadini, y obtendrá sus poderes…
Tarde en la noche, mientras Irene está con George, Hugo espera en la caravana de Sadini.
Cuando éste llega, Hugo lo apuñala hasta la muerte, y esconde el cuerpo en un baúl.
George llega borracho para advertir a Hugo de las intenciones de Irene, pero se desmaya.
Hugo lo deja en el remolque con el cuerpo, y se dirige al remolque de George en la capa de Sadini, con la varita en la mano; y trata de convencer a Irene, para que se vaya con él…
Sorprendida por el comportamiento de Hugo, Irene trata de escapar, pero resbala y cae, golpeándose la cabeza, y cayendo inconsciente.
Hugo saca a Irene, y la lleva a la carpa de actuación de Sadini.
Allí, como una demostración de “sus poderes mágicos recién adquiridos”, intenta ejecutar el truco de Sadini:
Aserrar una mujer por la mitad para “curarla”
Irene misma, para su horror, cuando despierta, grita…
Mientras Hugo le grita:
“¡Sonríe, Irene!
¡Sonríe!
Mientras la pantalla se vuelve negra...
En su monólogo de cierre, Alfred Hitchcock explica:
“No sé cómo decirlo, sin embargo, debo decirle la verdad.
La sierra funcionaba de manera excelente, pero la varita no.
Hugo estaba terriblemente molesto, e Irene estaba al lado.
En cuanto a la policía, no entendieron todo, y arrestaron a Hugo por asesinato”
The Sorcerer's Apprentice fue producido en 1961, para emitirse como un episodio regular de media hora de Alfred Hitchcock Presents, pero las estaciones de televisión, supuestamente no lo transmitirían; y es fácil ver por qué…
La historia de Robert Bloch, es completamente inaceptable para la televisión en la década de 1960.
El final es particularmente inaceptable.
Esto, por supuesto, lo convierte en uno de los episodios que se deben ver, en segundo lugar, por los episodios realmente dirigidos por Hitchcock; porque los comentarios de horquillado Hitchcock no tienen precio:
“Irene estaba fuera de sí misma”, conjetura.
Ella es un grito.
Mientras deWilde se divierte con el papel principal; el actor que entonces estaba en medio de algunos papeles de películas para jóvenes adultos bien recibidos.
El escritor Bloch, fue uno de los favoritos de Hitchcock, y contribuyó no solo con la calidad de los teleplays de la serie, sino también con “Psycho” (1960), que Hitchcock utilizó equipo de rodaje de la serie para producirla.
Al principio, el personaje de Hugo parece cómico; pero felicitaciones al difunto Brandon deWilde, un excelente actor que siempre dio una actuación sincera.
Con Hugo se puede haber una crítica oscura para los deficientes mentales, para los orfanatos, y los problemas familiares de la época.
El joven es despistado e ingenuo; mientras Irene no es el ángel que ella aparece.
Diana Dors es bastante miserable como la esposa intrigante e infiel.
Ella también se ve bien, ya que esto fue años antes de que “la británica Marilyn Monroe”, como se le llamó, luchara con su peso; y es que La Dors fue la respuesta de Inglaterra a la estadounidense Marilyn Monroe; y con la excepción de sus apariencias similares, fueron 2 actrices muy diferentes.
Diana Dors estaba entrenada clásicamente, y sus planes para triunfar en Hollywood nunca ocurrieron.
Aunque si miras este episodio, te preguntarás por qué nunca sucedió.
Diana Dors fue una excelente actriz, ya sea en el escenario, el cine o la televisión; y en este episodio, Irene está brillantemente retratada.
Como dato, Larry Kert originó el papel de Tony en Broadway con “West Side Story” y reemplazó a Dean Jones durante la mayor parte de la carrera original de la compañía Sondheim.
Por último, David J. Stewart como Vincent Sadini, cumple aquello de “las apariencias engañan” de manera notable.
Lo que realmente me gusta de este episodio, es su sutileza.
En los viejos tiempos, la gente tenía imaginación; no había necesidad de saturar la pantalla con sangre.
El final de The Sorcerer's Apprentice deja con la boca abierta, al menos mentalmente; pues no se podía creer lo que se acababa de ver; recordar que era 1961...
“I don't know quite how to put this.
However, I must tell you the truth.
The saw worked excellently, but the wand didn't.
Hugo was terribly upset.
And Irene was beside herself.
As for the police, they misunderstood the whole thing and arrested Hugo for murder.
There's not much more to say, but I shall say it after the following commercial break”
De los 93 episodios del programa de televisión “The Alfred Hitchcock Hour”, que es una continuación del programa Alfred Hitchcock Presents, de 1955 a 1962, igual que su predecesora, es una serie de antología en el género de suspenso.
NBC renombró el programa cuando extendieron su tiempo de ejecución de aproximadamente 25 minutos a aproximadamente 50 minutos.
Ambos programas fueron presentados por Alfred Hitchcock, cuyo trabajo como director en películas de suspenso, fue extremadamente influyente.
Hitchcock dirigió solo 1 episodio de “The Alfred Hitchcock Hour” y fue “I Saw The Whole Thing” de la primera temporada, en el episodio 4.
“The Alfred Hitchcock Hour” se estrenó el 20 de septiembre de 1962, apenas 3 meses después de la conclusión de la séptima y última temporada de Alfred Hitchcock Presents.
En su nueva encarnación con un tiempo de ejecución de 50 minutos, el espectáculo duró 3 temporadas, y NBC transmitió el episodio final el 10 de mayo de 1965.
Por otra parte, “The New Alfred Hitchcock Presents” fue es una serie de televisión estadounidense, que duró entre 1985 y 1989, y que corresponde a una re-edición por parte de la CBS/NBC de la clásica serie Alfred Hitchcock Presents.
Esta serie es un “thriller” que inicialmente recreaba episodios antiguos aislados, en color, con nuevos actores, y modernizándola para hacerla más entretenida y más atractiva al gran público, convirtiéndose posteriormente en una serie compuesta por episodios nuevos y remakes de los antiguos, en color.
La apuesta sólo duró una temporada, tras lo cual, CBS/NBC canceló la serie, que sobrevivió 3 temporadas más siendo, siendo producida por USA Network.
En total, se filmaron 76 episodios, todos en color.
Incluso se colorearon las introducciones originales de Alfred Hitchcock, fallecido en 1980.
¿Qué hubiera dicho Hitchcock?
¡La sangre nunca fue tan roja!

“The forgoing has made it obvious to me that we've had quite enough for one evening.
We shall save the rest for next week when I shall reappear.
Until then, good night”



No hay comentarios.:

Publicar un comentario