Acerca de mí

Mi foto

Analista Cinematográfico y de Música Clásica.

miércoles, 25 de octubre de 2017

Soldier's Girl

“True story of an unexpected love... and an unforgivable crime”

Toda historia de amor, es una gran historia:
Calpernia Sarah Addams, es una actriz, escritora, música y activista estadounidense; reconocida por su defensa en favor de los derechos de la población transgénero.
Addams creció en Nashville, Tennessee; sirvió como farmaceuta en la marina de guerra de los Estados Unidos; y durante su último año en la milicia, salió del armario, y confesó su condición de transgénero.
Escogió el nombre Calpernia, de la obra “Julius Ceasar” de William Shakespeare; como una variante del nombre de la esposa del César, Calpurnia; y el apellido de una lápida en la película “The Addams Family” (1991)
En 1999, Addams de 28 años, sostuvo una relación amorosa con el soldado de infantería, Barry Winchell.
Originario de Missouri, Winchell se alistó en el ejército en 1997, y fue transferido en 1998 a Fort Campbell, Kentucky.
Como Soldado de Primera Clase, fue asignado a La Infantería 2/502 de la 101 División Aerotransportada.
Estando en Fort, su novia de la educación secundaria le envió una carta informándole del fin de la relación; por lo que Winchell, más tarde, acompañó a su compañero de habitación, Justin Fisher y otros soldados, para una excursión a los bares del centro de Nashville.
En 1999, Fisher y otros, llevaron a Winchell a un club de Nashville llamado, The Connection, que presentaba artistas transgénero, donde Winchell conoció a una corista llamada Calpernia Addams.
Los 2 comenzaron a salir; y Fisher comenzó a difundir rumores de la relación en Ft. Campbell.
Winchell, luego se convirtió en un objetivo de acoso, que sus superiores hicieron poco para detener.
El hostigamiento fue continuo, hasta el fin de semana del 4 de julio, cuando Winchell y su compañero soldado, Calvin Glover, pelearon después de que Winchell acusó a Glover de ser un fraude.
Ambos bebían cerveza durante todo el día…
Glover fue derrotado por Winchell, y Fisher hostigó a Glover, por haber sido golpeado por “un puto maricón” como Winchell
Fisher y Winchell tenían su propia historia de altercados físicos como compañeros de cuarto en los cuarteles de Fort Campbell; y Fisher continuó incitando a Glover...
Posteriormente, en las primeras horas del 5 de julio de 1999, Glover sacó un bate de béisbol del casillero de Fisher, y golpeó a Winchell en la cabeza con él, mientras dormía en un catre afuera, cerca de la entrada a la habitación que Winchell compartió con Fisher.
Winchell murió de lesiones masivas en la cabeza, el 6 de julio, en el Vanderbilt University Medical Center; Barry Winchell tenía 21 años.
El caso se convirtió en un ejemplo prominente utilizado para ilustrar el fracaso del “Don’t Ask, Don’t Tell” (DADT), para proteger a los miembros del servicio LGBT.
El romance de Addams y Winchell, y los crímenes de sus abusadores, se representan en la película “Soldier's Girl” de 2003.
Calpernia Addams, posteriormente completó su cirugía de reasignación de sexo; y para entonces trabajó en la administración del hospital en Los Ángeles.
Calvin Glover, fue sentenciado a cadena perpetua por asesinato, y será elegible para libertad condicional en 15 años; mientras Justin Fisher fue sentenciado a 12 años y medio de prisión, por obstrucción a la justicia y suministro de alcohol a un menor; siendo elegible para libertad condicional.
Ambos fueron encarcelados en El Cuartel Disciplinario de los Estados Unidos.
Un artículo posterior del New York Times, llamada “Una Mujer Incómoda”, documentó la marginación y la tergiversación de la sexualidad transgénero, incluso por parte de los activistas de los derechos de los homosexuales.
La trágica y hermosa historia de amor entre Barry y Calpernia, llega a emocionar y también logra hacernos pensar sobre la intolerancia hacia algunas parejas; porque el amor es un sentimiento que se da entre las personas, de igual o distinto sexo, de la misma o distinta raza, edad, etc.
Cuando a ese sentimiento se le une una atracción sexual, es cuando podemos hablar de tendencias sexuales, antes no.
Además, estos temas no tienen por qué ventilarse si pertenecen al ámbito privado de las personas.
Y si hay un amor verdadero y un consentimiento mutuo para mantener relaciones sexuales:
¿Quiénes son los demás para interferir?
Hasta 2010, los Estados Unidos prohibían el servicio en las filas de sus ejércitos a los homosexuales, a no ser que mantuvieran completamente en secreto su orientación sexual, y se abstuvieran de practicar relaciones sexuales en las instalaciones militares, o hablar del tema durante su servicio; incluso casarse públicamente con una persona de su mismo sexo.
Si se contravenía cualquiera de las premisas, el soldado era expulsado del ejército, como establecía la norma conocida como “Don't Ask, Don't Tell”
Por su parte, la administración se comprometía a no preguntar sobre la orientación sexual en el proceso de reclutamiento, y no hacer investigaciones sobre la vida privada de los soldados.
“Does it make me a freak if I'm in love with a freak?”
Soldier's Girl es un drama del año 2003, dirigido por Frank Pierson.
Protagonizado por Troy Garity, Lee Pace, Andre Braugher, Shawn Hatosy, Philip Eddolls, Merwin Mondesir, Dan Petronijevic, Mike Realba, Jeanie Calleja, Barclay Hope, entre otros.
El guión es de Ron Nyswaner, basado en hechos reales; producida por Showtime, en memoria de Barry Winchell.
La historia es conmovedora, está muy bien realizada, a pesar de su formato televisivo evidente, contiene un mensaje poderoso hacia las fuerzas militares, el ejército, los altos mandos y los soldados mismos, nadie se salva de la quema, y llama a la reflexión sobre su mensaje de fondo, y sobre el “acoso” por orientación sexual en el ámbito privado de las personas.
Lo que más destaco en ella, es la buena calidad dramática, todo lo que se ve, se cree, gracias a una muy buena dirección de actores.
Como dato, en el debut del film en Sundance de Soldier's Girl, Calpernia Addams conoció a Jane Fonda, cuyo hijo Troy Garity, hizo del soldado Winchell.
La acción sigue a Calpernia Addams (Lee Pace), un transexual que actúa en un club nocturno, trabaja como corista en una revista transgénero en Nashville, Tennessee.
Allí conoce un día a Barry Winchell (Troy Garity), un soldado de La 101ª División Aerotransportada del Ejército de los Estados Unidos, estacionado en Fort Campbell, Kentucky; y entre ellos surge una relación, pero los compañeros de Barry lo acusan de ser homosexual, y empiezan a hacerle la vida imposible...
Y es que fue el compañero de cuarto de Barry, Justin Fisher (Shawn Hatosy), quien llevó a Barry al club donde se presenta Calpernia.
Cuando Barry y Calpernia comienzan a salir, Fisher, por celos, participa en la difusión de rumores sobre el presunto romance de Barry, que parece ser una violación de la política militar de “Don't Ask, Don't Tell” (DADT), es decir, “No Preguntes, No Digas”, que prohíbe la discusión sobre la orientación sexual del personal militar.
Barry, se enfrenta a un creciente hostigamiento y presión, que estalla en violencia durante un fin de semana del 4 de julio, después de que Barry gana fácilmente a Calvin Glover (Philip Eddolls) en una pelea.
Mientras Calpernia se presenta en un concurso en Nashville, Barry es golpeado hasta la muerte mientras dormía, por Glover, con un bate de béisbol dado por Fisher.
La película termina con una discusión sobre las consecuencias...
Esta es una historia de amor de las que ya no quedan, de sentimiento verdadero y dificultades reales.
Un filme que no debe verse como de “temática”, sino como un film que afecta las sensibilidades de las personas.
Película necesaria e infravalorada; demasiado dura para ser comercial, es un golpe de realidad que asusta.
La historia de amor, es un canto a la vida y a la supresión de barreras, sobre personas que se enamoran; una película que merece revalorarse, siendo un buen tributo al amor mismo, que no conoce etiquetas, y una mirada necesaria a hechos que deben cambiarse en nuestra sociedad, y que lamentablemente siguen ocurriendo.
“Sh!
You're not allowed to say negative things about yourself in my presence.
And that's an order, private”
Soldier's Girl fue hecha para la televisión, siendo basada en la historia real de Calpernia Addams, transexual actualmente reasignada; y el soldado Barry Winchell.
Para 1999, la sociedad de EEUU se conmocionó por el cruel asesinato de este último, a manos de uno de sus compañeros en la base militar de Fort Campbell, quien sentía un fuerte odio contra los homosexuales; aunque eso no está del todo claro, más bien parece que el asesino era de fácil convencimiento…
Paradójicamente, el crimen fue sugerido por uno de los mejores amigos de Winchell, un homosexual reprimido, que no podía permitir que este último pudiera tener algún otro tipo de relación afectiva.
Irónicamente, Winchell no era homosexual… o en apariencia… pues las circunstancias lo llevaron a bordear peligrosamente el ambiente…
Y Calpernia era transexual, mujer que se sentía atrapada en el cuerpo de un hombre.
Nada que ver una cosa con otra.
Barry era una buena persona, callado y taciturno en principio, muy serio, pero con Calpernia fue muy dulce y educado desde el primer hasta el último segundo, y se nota que le atrajo en cuando la vio.
Es más, él siempre la ve como lo que es:
Una preciosa mujer.
Y el modo en que coquetea con ella, lo mucho que se enamora de ella, y como no puede y a veces no quiere evitarlo, es algo que no se ve muy a menudo en el cine, con tanta naturalidad y sentimiento.
Mientras Calpernia es segura de sí misma, está tan llena de magia, y a la vez, gracias a Barry, podemos descubrir que ella es un ser tierno y vulnerable, que se pone nerviosísima cuando está con Barry, y sonríe tontamente cuando él la regaña por dudar de lo preciosa que es...
Calpernia es un apoyo constante para Barry, también un sol enorme que le llena el corazón de amor.
Desde el primer momento, los 2 tienen química, coquetean de un modo delicioso, y es súper dulce ver cómo se van conociendo y dándose una oportunidad.
Es hermoso ver, cómo logran dejar de lado todos los miedos y prejuicios, para dar una verdadera oportunidad a un amor que solo les hace sentir vivos y queridos.
¿Qué problema tiene el mundo con que 2 personas se quieran muchísimo?
Es algo para celebrar.
Pero además, Soldier's Girl trata de enfocarse hacia las condiciones en las que la homofobia es llevada a su extremo más radical, no sin antes explorar la parte humana de los protagonistas.
El espectador siente empatía por la pareja, y se olvida del morbo que inicialmente pudiera haberlo llevado a ver la cinta.
Los actores, desconocidos en su mayoría, para entonces, realizan un trabajo convincente de manera muy profesional, por ejemplo, las escenas íntimas entre los personajes principales, es de aplauso por la veracidad, solo vean las miradas y los gestos…
Mientras la violencia y la crueldad de la vida militar, de sociópatas llenos de ira, odio, transfobia, y homofobia, querrán herir las vidas de estas 2 inocentes personas; al tiempo que da una visión muy realista del ejército, y también de la situación del colectivo transgénero.
Que esta historia verdadera se hubiera producido en el ejército, indica el grado de intolerancia de ese estamento, como importante institución social.
Todo tipo de delincuencia parece admitirse, con pocas objeciones.
Los grados de enfermedad mental, deben ser muy altos para que se produzca el rechazo de un aspirante a formar parte del ejército.
Pero la homosexualidad es un motivo para marginar a un individuo, y hacerle la vida imposible en el ejército.
Y es que se han visto películas de temática gay malas, o muy malas, en las que los guionistas, directores y actores, no eran dignos de tal nombre, porque en muchas veces se van por el morbo y en mostrar palmito…
Aquí me he encontrado con una película que se hace digna de formar parte del Séptimo Arte, sin ser una obra maestra, pero con todos los elementos necesarios y bien utilizados, para contar una gran historia de amor.
Con grandes actuaciones, actores de gran nivel, totalmente comprometidos, siendo toda una grata sorpresa, en personajes con trasfondos poderosos que logran conectar bien con el espectador, haciéndoles sentir todos los registros vistos en pantalla.
Los protagonistas se merecen un 10, hacen totalmente creíble su historia de amor, y le dan un toque tierno a la vez que apasionado.
No es una relación sencilla, hay muchos contras, pues Calpernia es un transexual femenino, que todavía no se ha sometido a la operación de reasignación de género; y Barry es un soldado de infantería, al que más le vale no salir con una persona que no sea mujer fisiológicamente hablando, porque sus compañeros son de todo, menos tolerantes.
En seguida vi venir el drama al conocer el personaje de Justin Fisher, muy bien interpretado por Shawn Hatosy; y su comportamiento particular con Barry… por lo que la historia, a pesar de ser basada en un hecho real, la forma en que está narrada es predecible, y solo se espera que “estalle la bomba”
Del reparto, este fue el primer papel en una película para Lee Pace.
Pace se ha consagrado hoy como un gran actor del método, y tiene en su haber papeles tan diferentes, y a la vez tan difíciles de interpretar en ocasiones, que demuestra que es un actor de verdad, comprometido con sus personajes, de esos actores que se escribe con mayúscula, y que han demostrado que no necesitan Oscar ni reconocimientos para valorarse altamente.
Muchos actores que hoy en día van de semental y tipos duros, jamás hubieran aceptado el papel de Calpernia Addams, que en cambio Lee Pace borda.
De hecho, la teoría “queer” puede explicar, porque nos creemos de verdad que Pace sea verdaderamente una mujer, y no un simple actor con peluca.
El género se representa y se actúa, tanto hombres como mujeres, y todos los de en medio.
Una de las cosas que más ha gustado, es la indefinición del protagonista, Troy Garity, y como vive ese enamoramiento con una mujer transgénero.
Porque a los humanos nos gusta complicarnos la vida con etiquetas, pero las cosas en el fondo son sencillas.
Él es un hombre que se enamora de una chica, punto.
Que la chica tuviese un pasado de hombre, porque hubiese nacido con un cuerpo equivocado, o aun siga teniendo pene, no implica que sea una mujer...
El amor se nos plantea como fuerza destructiva y regeneradora, como esperanza y luz que lo cambia todo.
En Soldier's Girl,  Lee Pace tiene una gran química con Troy Garity, porque en todo momento estás viendo a una mujer con un hombre, su transformación por parte de los maquilladores, ha sido perfecta, que llega un momento que te olvidas que sus pechos son de plástico, y su pelo es una peluca.
Sólo ves a una mujer maltratada por la vida, que se topa con un auténtico caballero, que la trata como a una dama y la quiere, y que pierde la vida por ese amor, y por la intolerancia y la ignorancia de muchos.
Y esos besos y escenas donde hacen el amor, o simplemente están juntos, son geniales, no explícitas, pero si bonitas, y ellos no se cortan en los besos, son tan apasionados y naturales en ese sentido, que solo merecen aplausos.
Como dato, Barry Winchell era 6 años y medio menor que Calpernia Addams; y en la película, la diferencia de edad se revierte:
Lee Pace, el actor que interpreta a Calpernia, es 6 años más joven que Troy Garity, el actor que interpreta a Winchell.
Gran visión de la ironía y la realidad.
A destacar el papel del Sargento de Winchell, Carlos Díaz (Andre Braugher) en todo momento se muestra sensato, abierto y respetuoso, aunque distante…
Sobre el fondo, Soldier's Girl es una dura crítica al “Don't Ask, Don't Tell”, a la hipocresía que representa; y a los requisitos necesarios en cuestión de tolerancia, que se usan para aplicar al servicio militar.
Lo más doloroso es saber que esto ocurrió, y que Winchell fue asesinado por la envidia, ignorancia, hipocresía y frustración de unos sujetos.
Él se merecía ser feliz, y comer perdices con Calpernia...
Pero bueno, Soldier’s Girl es una película que poco a poco deja caer pinceladas de tensión, haciéndose cada vez más grande, donde la oscuridad va “in crescendo”, y más con ciertos personajes que son para vomitar.
La transfobia, la monstruosidad de ciertas personas, deja ver su cara más terrible en Soldier’s Girl.
Y el crimen no fue tanto por odio en sí, sino que influyó el alcohol, envidias, apuestas, malentendidos, venganza; y también cierto grado de incapacidad mental.
Veamos que Winchell tenía problemas de atención o aprendizaje, y su asesino era el doble de Winchell, un completo incapaz mental.
Además, muchos presentaron problemas en el manejo de la ira y la intolerancia en cuestiones de orientación sexual, situaciones que están presentes donde hay grandes concentraciones de testosterona, y que empeoran con el alcohol.
A destacar la banda sonora, que bien puede hacerse un hueco en la biblioteca musical personal.
“She was the only man he ever loved”
La situación de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales en los ejércitos, es y ha sido muy diversa según los países y épocas.
En la actualidad, la mayoría de los países occidentales, han suprimido las restricciones para que los miembros de las minorías sexuales sirvan en sus unidades.
De los 26 países de La OTAN, sólo 2 restringen el servicio de los homosexuales:
Grecia, y Turquía.
De los 5 miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, sólo uno:
Rusia, y establece restricciones aunque sean parciales.
Las políticas y las actitudes hacia los gays y lesbianas como miembros de los ejércitos, varían mucho en el mundo.
En muchos países disfrutan de los mismos derechos y deberes que sus compañeros heterosexuales, en otros, aunque no existen restricciones legales para su servicio, sufren el acoso homófobo de los mandos y compañeros.
Como es lógico, en todos los países donde la homosexualidad es ilegal, ni siquiera existen normativas que restrinjan sus funciones en el ejército, porque son ya perseguidos por El Código Penal y las autoridades.
Horrorosa situación.
Además, existe un grupo de países donde la homosexualidad es legal, pero prohíben la incorporación de homosexuales a sus ejércitos, aduciendo diversas razones.
Por otra parte, los transexuales ven restringida la incorporación a los ejércitos de los países, en los que el servicio está restringido a los varones debido a que ni los transexuales femeninos ni los masculinos, pueden cumplir el requisito de tener genitales masculinos intactos y funcionales; y en otros países son excluidos aduciendo razones psiquiátricas…
Como si fueran reclutados para tener sexo… vaya ignorantes.
El asesinato de Barry Winchell, llevó al Secretario de Defensa, William Cohen, a ordenar una revisión de la política “No Preguntes, No Digas” (DADT), que algunos afirmaron fue un factor importante en el acoso y asesinato de Winchell.
“No Preguntes, No Digas” es la expresión con la que se conoce popularmente la política sobre homosexualidad de las fuerzas armadas de los Estados Unidos desde 1993, hasta diciembre de 2010, que establecía la legislación federal, 10 U.S.C. § 654; y que fue revocada por La Cámara de Representantes, el 16 de diciembre de 2010; y por El Senado de Estados Unidos, el 18 de diciembre de 2010; siendo derogada por El Presidente, Barack Obama, el 22 de diciembre de ese año.
Esta política se introdujo por haber sido un compromiso electoral de Bill Clinton durante la campaña presidencial de 1993, que prometió, que se permitiría a todos los ciudadanos, fuera cual fuera su orientación sexual, servir en el ejército, ya que hasta entonces, había una completa prohibición para los que no fueran heterosexuales.
La ley, fue elaborada por Colin Powell, y fue mantenida por las administraciones siguientes:
El segundo período presidencial de Clinton, los 2 períodos administrativos de George W. Bush, y el primero de Barack Obama.
Y decía:
“La orientación sexual, no será una prohibición para servir en el servicio a menos que se manifieste la conducta homosexual.
El ejército despedirá a los miembros que participen en conducta homosexual, que es definida como actos homosexuales, afirmar que el miembro es homosexual o bisexual, o casarse o intentar casarse con alguien de su mismo género”
Debido a la presión de la opinión pública, no se despenalizó la homosexualidad en las fuerzas armadas, y se mantuvo la prohibición, pero se garantizó que se no se producirían indagaciones en el proceso de reclutamiento, ni posteriormente.
Básicamente hace innecesario tener que mentir para ingresar, y seguir en el ejército, pero obliga a mantener en secreto la orientación sexual y cualquier relación homosexual…
O sea, seguir viviendo en el armario…
La ley prohibía a cualquier homosexual o bisexual, revelar su orientación sexual o hablar de cualquier relación homosexual, incluyendo matrimonios o lazos familiares, mientras estuviesen sirviendo en el ejército, a menos que se produjera alguna de las excepciones establecidas en el apartado 10 U.S.C. § 654 (b)
Por otra parte, “No Preguntar” implica la prohibición que se establece para los superiores, de iniciar cualquier indagación o investigación sobre la orientación sexual de los miembros del servicio, si no se exhibe el comportamiento prohibido.
La ley prohibía a cualquiera que “manifieste su tendencia o intente mantener prácticas homosexuales”, servir en las fuerzas armadas de los Estados Unidos, porque “podría crear un riesgo inaceptable para los altos estándares morales, el buen orden y disciplina, y la cohesión de la unidad que es la esencia de la capacidad militar”
Gracias a Obama, se firmó la derogación el 22 de diciembre de 2010; y días antes de la derogación, y conocida la postura de La Cámara de Representantes y El Senado, declaró:
“A partir de ahora, no tendremos que pedir a miles de personas que vivan una mentira para servir al país que tanto aman.
El sacrificio, el valor y la integridad, ya no vendrán determinados por la identidad sexual, como no vienen determinados por la raza o el género”
El Secretario de Defensa, Robert Gates, aseguró que la administración trabajaría con “precaución, método, aunque con resolución” en aplicar la derogación.
Y 2 meses antes, en octubre, una encuesta oficial del Pentágono, había revelado que 2/3 de los militares estadounidenses, estaba de acuerdo con que los gays y lesbianas prestaran servicio sin ocultar su orientación sexual, al tiempo que una juez de Virginia, había ordenado al ejército, suspender la aplicación de la ley, después de declararla inconstitucional por violar La Primera y La Quinta Enmienda de La Constitución de los Estados Unidos.
La Red de Defensa Legal de Los Miembros del Servicio, fue una destacada crítica de cómo se implementó la política en El Caso Winchell, y exigieron saber quién, en los rangos más altos, era responsable del clima en la base.
Primero, las encuestas han mostrado, que la mayoría de la población de los Estados Unidos está a favor de permitir que los homosexuales sirvan abiertamente en los ejércitos.
Un sondeo nacional realizado en mayo de 2005, por el Boston Globe, mostró que el 79% de los encuestados, no tenía nada en contra de que las personas abiertamente homosexuales sirvieran en el ejército.
En 2008, una encuesta conjunta de Washington Post–ABC News, mostraba que el 75% de los estadounidenses, el 80% de los demócratas, 75% de los independientes y el 66% de los republicanos; contestó que debería estar permitido servir en el ejército a los homosexuales.
Salvo el horripilante y actual Presidente de EEUU, el incapaz mental llamado Donald Trump.
En cambio, los militares siguen estando en contra...
Una encuesta de 2006, de Zogby International, entre miembros de las fuerzas armadas, encontró que sólo el 26% estaba a favor del servicio de gays y lesbianas en el ejército, mientras que el 37% apoyaban la prohibición.
Sobre el caso, los padres de Winchell, Wally y Patricia Kutteles, continuaron presionando para un nuevo examen de “No Preguntes, No Cuentes”
El Teniente General, Timothy Maude, un experto en cuestiones LGBT para el ejército de EE UU, visitó a Patricia Kutteles.
A pesar de la campaña de Kutteles y grupos activistas LGBT, El Comandante General de Fort Campbell, en el momento del asesinato, El Mayor General Robert T. Clark, se negó a asumir la responsabilidad del supuesto clima anti-gay en Fort Campbell bajo su mando.
En mayo de 2003, se reunió con Patricia Kutteles, quien se opuso a su promoción diciendo:
“Él no tiene la autoridad o la responsabilidad del comando.
La promoción sería otro obstáculo en el camino de todo lo que hemos intentado hacer para honrar a nuestro hijo”
Su ascenso a Teniente General se retrasó en octubre de 2002, y mayo de 2003.
Después de ser exonerado, Clark fue nominado y aprobado para ascenso a Teniente General, el 5 de diciembre de 2003.
La película de 2003, Soldier's Girl, que se basa en el asesinato de Winchell y en los acontecimientos previos; recibió un Premio Peabody, y numerosas nominaciones al Emmy y al Golden Globe; y lo más importante, provocó un renovado debate sobre los efectos del DADT durante las audiencias de promoción de Clark.
Los cargos de asesinato contra Justin Fisher, fueron retirados y fue sentenciado en un acuerdo a 12,5 años; se le negó la clemencia en 2003, se le concedió la libertad en agosto de 2006, y se lo liberó en octubre de 2006.
Mientras Calvin Glover está cumpliendo cadena perpetua.
Calpernia Sarah Addams, en 2002 fundó la productora Deep Stealth en Hollywood junto a Andrea James.
Deep Stealth, produce material acerca de la transexualidad y los inconvenientes que conlleva en la sociedad actual, pertenecer a esa población.
Addams y James, entrenaron a Felicity Huffman para su aclamada interpretación como mujer transgénero, en la película “Transamerica” (2005)

“The imagination is the most powerful force known to mankind.
And it is my imagined self, the one who is beautiful and loving and worthy of being loved, that has been my guiding force.
My inspiration.
I can only hope to become the person Barry imagined me to be.
I pray for the courage it will take to become a real, live soldier's girl”


No hay comentarios.:

Publicar un comentario