Acerca de mí

Mi foto

Analista Cinematográfico y de Música Clásica.

jueves, 20 de julio de 2017

A Hard Day's Night

“Hey, pardon me for asking, but who's the little old man?”

No ha existido en la historia de la música, una banda musical que haya influido en la cultura, en la sociedad y en la política del mundo, como The Beatles; una banda de pop/rock inglesa, activa durante la década de 1960, y reconocida como la más exitosa comercialmente; y la más alabada por la crítica en la historia de la música popular; formada en Liverpool, estuvo constituida desde 1962 por 4 integrantes:
John Lennon, en la guitarra rítmica y vocalista, fue un músico multi-instrumentista y compositor británico, que saltó a la fama como uno de los miembros fundadores de The Beatles, y junto con Paul McCartney, formó una de las parejas de compositores más exitosas del siglo XX.
Asesinado el 8 de diciembre de 1980, a los 40 años, demostró un carácter rebelde, y un ingenio mordaz en su música, el cine, la literatura y el dibujo, así como en sus declaraciones en conferencias de prensa y entrevistas.
Además, la polémica lo persiguió debido a su constante activismo por la paz, a lado de su esposa Yoko Ono; y sus propias canciones en solitario, fueron adoptadas como himnos por el movimiento contra la guerra y la contracultura.
Hasta 2012, en los Estados Unidos, las ventas de Lennon como solista, superaban los 14 millones de unidades, y ya sea como intérprete, autor o coautor, es responsable de 25 sencillos #1 en el Billboard Hot 100.
En 2002, fue colocado en el 8° puesto en una encuesta de la BBC, sobre “los 100 mejores británicos”, mientras que en 2008 fue calificado por la revista Rolling Stone, como el 5º mejor cantante de todos los tiempos.
Después de su muerte, fue incluido en El Salón de La Fama de Los Compositores, en 1987, y en El Salón de La Fama del Rock en 1994.
Paul McCartney, bajo y vocalista; hoy de 75 años, es un cantautor, multi-instrumentista, y compositor británico; figura en El Libro Guinness de Récords Mundiales, como el músico y compositor más exitoso en la historia de la música popular, con ventas de 100 millones de sencillos, y 60 discos de oro.
Después de la separación de la banda, continuó su carrera musical en solitario, y formó Wings, con su primera esposa, Linda, y Denny Laine.
McCartney, ha sido reconocido como uno de los compositores y artistas más exitosos de todos los tiempos, con 60 discos de oro, y sobrepasando los 100 millones de álbumes y los 100 millones de sencillos vendidos, tanto en su trabajo como solista, como con The Beatles.
Más de 2.200 artistas han versionado su canción con The Beatles, “Yesterday”, convirtiéndola así, en la canción con más versiones en la historia de la música popular.
Él ha sido incluido 2 veces al Salón de La Fama del Rock, como miembro de The Beatles en 1988, y como artista individual, en 1999; y se le ha reconocido con 21 Premios Grammy, habiéndolos ganado tanto individualmente como con The Beatles.
Tras ser ordenado Miembro del Imperio Británico, junto con el grupo en 1965, en 1997, fue elevado al rango de Caballero, por sus servicios a la música.
McCartney, ha dado a conocer un amplio catálogo de canciones como artista en solitario, y ha compuesto bandas sonoras para películas, música clásica y electrónica; y ha participado en proyectos para ayudar a organizaciones benéficas internacionales, relacionadas a temas como los derechos de los animales, la caza de focas, la limpieza de minas terrestres, el vegetarianismo, pobreza y la educación musical.
Aunque McCartney tuvo una relación áspera con Lennon, tuvieron mayor acercamiento a principios de 1974, e incluso volvieron a tocar juntos en una ocasión.
En los años posteriores, ambos se distanciaron...
George Harrison, guitarra solista y vocalista, fue un músico multi-instrumentista, compositor, cantante, productor musical y cinematográfico británico.
Aunque John Lennon y Paul McCartney, fueron los principales compositores dentro del grupo, Harrison también incluyó composiciones propias en los discos de The Beatles, tales como:
“While My Guitar Gently Weeps”, “Something” y “Here Comes the Sun”
Harrison, mantuvo también un especial interés por la cultura y religión hindú, a través del movimiento Hare Krishna, e introdujo a sus compañeros de The Beatles, en la filosofía oriental a través del maharishi, Mahesh Yogi, determinante en la evolución musical del grupo desde la grabación de The White Album (1968)
Tras la disolución de The Beatles, Harrison publicó All Things Must Pass (1970), el primer álbum de un “beatle” en solitario, que alcanzó el primer puesto en la lista Billboard 200.
También, organizó con Ravi Shankar, The Concert for Bangladesh (1971), el primer concierto benéfico de la historia de la música rock, y precursor de eventos benéficos como Live Aid.
La revista Rolling Stone, lo situó en el puesto #11, de la lista de los 100 guitarristas más grandes de todos los tiempos.
En noviembre de 2001, Harrison falleció a los 58 años, tras sufrir un cáncer de pulmón, y sus cenizas fueron esparcidas en una ceremonia privada, en los ríos Ganges y Yamuna.
Harrison, fue incluido en El Salón de La Fama del Rock and Roll, como artista en solitario, el 15 de marzo de 2004, por sus compañeros en Traveling Wilburys.
El legado musical, y la vida de George Harrison, fueron el tema principal de la revista Time, en su publicación del 10 de diciembre de 2001, marcando la primera portada dedicada a una persona, o a un tema en especial, tras los atentados del 9/11.
Por último, Ringo Starr, batería y vocalista; hoy con 77 años, es un músico, cantante, compositor y actor británico.
Para agosto de 1962, Pete Best fue despedido, y Ringo ocupó su lugar, cambiando así mismo el nombre de la banda, de The Silver Beatles por el oficial:
The Beatles.
Además de tocar la batería, Starr participó como vocalista en varias canciones versionadas, o creadas por el grupo como:
“With a Little Help from My Friends”, “Yellow Submarine”, “Act Naturally”, “Boys”, entre otras, y fue el compositor de las canciones:
“Don't Pass Me By” y “Octopus's Garden”
Los 4 miembros de The Beatles, fueron incorporados al Salón de La Fama del Rock and Roll como grupo, en 1988; y tras las incorporaciones de John Lennon, Paul McCartney y George Harrison, en 1994, 1999 y 2004 respectivamente, Ringo fue incluido en El Salón de La Fama como solista, en 2015.
Cuando el grupo debutó en el cine con “A Hard Day's Night”, Starr obtuvo elogios de la crítica cinematográfica, que consideró las frases inexpresivas de una sola línea, y sus escenas sin diálogo, como los aspectos más destacados del filme.
El director, Richard Lester, tuvo que arreglar las secuencias sin diálogo, debido a la falta de sueño de Starr durante la noche anterior...
Al respecto, el músico comento:
“Era incapaz de articular una frase, porque estuve bebiendo toda la noche anterior”
Enraizada en el “skiffle” y el rock and roll de los años 1950, la banda trabajó más tarde con distintos géneros musicales, que iban desde las baladas pop hasta el rock psicodélico, incorporando a menudo elementos clásicos, entre otros, de forma innovadora en sus canciones.
La naturaleza de su enorme popularidad, que había emergido primeramente con la moda de la “beatlemanía”, se transformó al tiempo que sus composiciones se volvieron más sofisticadas; y llegaron a ser percibidos, como la encarnación de los ideales progresistas, extendiendo su influencia en las revoluciones sociales y culturales de la década de 1960.
The Beatles, redefinieron el álbum musical, como algo más que solo algunos éxitos completado con temas de “relleno”, fueron los primeros en innovar el video musical.
La emulación de sus prendas de vestir, y especialmente sus peinados, que se convirtieron en una marca de rebelión, tuvo un impacto global en la moda.
En términos más generales, The Beatles cambiaron la forma de escuchar la música popular, y experimentaron ese papel en sus propias vidas.
De lo que comenzó como el capricho de la “beatlemanía”, el cuarteto llegó a ser percibido por sus jóvenes fanáticos, como los representantes, incluso los creadores de los ideales asociados con la transformación cultural.
Como iconos de la contracultura de la década de 1960, se convirtieron en un catalizador de la bohemia y el activismo en diversos ámbitos sociales y políticos, e inspiraron a movimientos tales como la liberación de la mujer, la liberación gay y el ecologismo.
Y 4 décadas después de su separación, la música que crearon, continúa siendo popular.
Se mantienen como el grupo con más #1 en las listas británicas, situando más álbumes en esta posición, que cualquier otra agrupación musical.
Fueron galardonados con 7 premios Grammy, y la película “Let It Be” (1970) de The Beatles, ganó un Premio Oscar, de hecho, cada “beatle” recibió un Premio Oscar, por La Mejor Canción Original, “Let It Be”
El grupo, fue admitido en El Salón de La Fama del Rock and Roll en 1988.
De forma colectiva, fueron incluidos en la recopilación de la revista Time, de las 100 personas más influyentes del siglo XX; y en 2004, la revista Rolling Stone los clasificó en el #1 en su lista de “los 100 artistas más grandes de todos los tiempos”
 De acuerdo con la misma publicación, la música innovadora de The Beatles, y su impacto cultural, ayudaron a definir los años 1960.
En 2010, el canal de televisión especializado en música VH1, los clasificó en el #1 en su lista de “los 100 artistas más grandes de todos los tiempos”
También fueron colocados en el puesto #1 por el sitio de Internet Acclaimed Music, en su lista “The Top 1000 Artists of All Time”; y figuran asimismo, en la primera posición como “los más grandes artistas de todos los tiempos de las listas Hot 100 y Billboard 200” en la clasificación de Billboard de 2015.
Y es que desde la década de 1920, los Estados Unidos habían dominado la cultura popular del entretenimiento en gran parte del mundo.
A través de las películas de Hollywood, el jazz, la música de Broadway, y el Tin Pan Alley, y más tarde, el rock and roll que surgió por primera vez en Memphis, Tennessee, basándose en sus raíces del rock and roll, The Beatles no sólo desencadenaron la invasión británica en los Estados Unidos, sino que se convirtieron en un fenómeno influyente a nivel mundial.
“We know how to behave, we've had lessons”
A Hard Day's Night es un documental, y comedia musical del año 1964, dirigida por Richard Lester.
Protagonizada por John Lennon, Paul McCartney, George Harrison, Ringo Starr, Wilfrid Brambell, Victor Spinetti, Anna Quayle, Pattie Boyd, Phil Collins, Susan Hampshire, Charlotte Rampling, Carol White, entre otros.
El guión es de Alun Owen, quien fue elegido porque The Beatles estaban familiarizados con su obra “No Trams to Lime Street”, y por su buen manejo del diálogo “liverpuliano”
McCartney comentó:
“Alun pasaba tiempo con nosotros, y hacía esfuerzos por componer nuestros diálogos a partir de palabras y expresiones que nos había oído usar, así que pensé que tenía un guión muy bueno”
El escritor, Alun Owen, ensambló la trama de la película, mientras que seguía a The Beatles alrededor en su viaje de Francia, antes de que fueran a América.
De observarlos, él creó sus “estereotipos”:
John Lennon, es un asno inteligente; Paul McCartney es “lindo” y sensible; George Harrison es tranquilo y tímido; y Ringo Starr es tímido y triste.
También aprendió sus maneras de hablar, y sus rutinas diarias, con las que creó la trama, por ejemplo:
El guionista Alun Owen afirmó, que la palabra “grotty” era una palabra usada en Liverpool para significar “grotesco”, pero The Beatles nunca lo escucharon antes, y creyeron que Owen lo inventó.
Posteriormente pasó a uso general, y lingüistas ciertamente citaban a The Beatles, como los divulgadores de la palabra a principios de los años 1960, y remontan sus orígenes a Liverpool.
El guionista aseguró, que el único “beatle” que improvisó, fue John Lennon.
La verdad es que los 4 miembros de The Beatles, despertaron la imaginación de los demás, e improvisaron.
A pesar de los elementos cómicos, realmente A Hard Day's Night era un “día-en-la-vida” de The Beatles.
Tanto que Owen pasó varios días con el grupo, quien les dijo que sus vidas eran básicamente “un tren y una habitación, y un coche y una habitación, y una habitación y una habitación”
Owen escribió el guión desde la visión que The Beatles estaban viviendo, se habían convertido en prisioneros de su propia fama, de forma que su calendario lleno de actuaciones y el trabajo de estudio, se había convertido en un castigo.
El extraño título de la película, se originó a partir de algo dicho por Ringo Starr, quien lo describió de esta manera:
“Fuimos a hacer un trabajo, habíamos trabajado todo el día, y resultó que terminamos trabajando también toda la noche.
Por algún motivo pensé, que era de día, supongo, y dije:
“Ha sido un duro día...” o “It's been a hard day...”, y miré a mi alrededor, y vi que estaba oscuro y dije:
“... ¡de noche!” o “...'s night!”
Así llegamos a A Hard Day's Night”
La pista del título de la película, fue escrita enteramente en una sola sesión, por John Lennon, en la noche del 13 de abril de 1964, que era también el mismo día que él había filmado la escena icónica de la bañera.
Después de que Ringo Starr hubiera acuñado la frase, John y Paul McCartney, habían corrido básicamente para ver, quién vendría con una canción para la frase y el título de la película primero.
El productor Walter Shenson, sugirió que preguntaran a los secretarios y a otros jóvenes empleados, que podrían ser fans de The Beatles, lo que pensaban del título propuesto:
A Hard Day's Night; la sugerencia funcionó, y el título fue aceptado.
Otros títulos sugeridos por los propios Beatles fueron:
Por John, “Ben Hair”; por Paul, “Oh, What a Lovely Wart!”; por George, “It's a Daft, Daft, Daft, Daft World”; y por Ringo, “A Kind of Film”
A Hard Day's Night fue hecha en un estilo de documental ficticio, donde no hay una trama principal, sino que la película desengrana diversos momentos de un único día, en la vida del grupo
La principal innovación que uno ve, es la forma en la que fue abordada dicho film, a diferencia de otros ídolos juveniles como Elvis Presley, el cual era insertado en tramas rocambolescas, como una especie de héroe del western; aquí, The Beatles son vistos a través del “mockumentary” o un falso documental que encierra una verdad, la “beatlemanía”, y que a la vez es una comedia musical con momentos surrealistas, lo cual rompe con algunos esquemas del género musical, pues cada canción por ejemplo, se puede ver de manera independiente sin relación a la trama, lo cual los convierte en precursores de los videos musicales.
Y fue exitosa, tanto financieramente como en la crítica; siendo calificada por la revista Time, como una de las 100 mejores películas de todos los tiempos.
A Hard Day's Night fue la primera incursión de The Beatles en el cine, de los 5 filmes que hicieron, y pasa a ser su única película filmada en blanco y negro; que resultó ser una interesante comedia de aventuras y rock & roll.
Los ejecutivos de United Artists, por su parte, no se preocupaban realmente por la película en sí, sino que estaban principalmente interesados en explotar una escapatoria legal que les permitiría distribuir el lucrativo álbum de la banda sonora.
De hecho, esperaban perder dinero en la película...
Con un costo final de alrededor de $500,000, y una taquilla de aproximadamente $8 millones en la primera semana, A Hard Day's Night, está entre las películas más rentables, en porcentaje, de todos los tiempos; y fue nominada a 2 Premios de La Academia:
Mejor guión (Alun Owen), y banda sonora/adaptada (George Martin); sin embargo, The Beatles no fueron nominados por su música; y en la ceremonia del Oscar, los premios irían a parar a Barnett, Stone y Tarloff, por el guión de la película “Father Goose”; y a André Previn, por la banda sonora de la oscarizada “My Fair Lady”
A Hard Day's Night fue rodada por United Artists, usando un estilo de cinéma vérité en blanco y negro, y fue producida durante un período de 16 semanas, en distintos lugares de Londres; cuyo el rodaje fue terminado en 6 semanas.
Se estrenó en el Pavilion Theatre en Londres, el 6 de julio de 1964, un día antes del cumpleaños de Ringo Starr; y tiene el mérito de haber influido a las películas de espionaje en 1960, el programa de televisión de The Monkees, y videos de música pop.
The Beatles, se presentan aquí como unos simpáticos muchachos que están constantemente asombrados por la atención que reciben, y que no quieren nada más que un poco de paz y tranquilidad, sin embargo, tienen que hacer frente a las multitudes gritando, a los periodistas que hacen preguntas sin sentido, y a figuras de autoridad que constantemente los miran con desprecio.
En realidad, su mayor problema es el viejo, pero limpio abuelo de McCartney, John (Wilfrid Brambell); y por primera vez, The Beatles han decidido romper todas las reglas:
Saltarse el programa, ignorar sus obligaciones, y saborear la libertad.
Pero para ello, tendrán que dar esquinazo a sus admiradores, esquivar a los periodistas, y desobedecer a sus managers; por lo que A Hard Day's Night es la crónica de un día en la vida de The Beatles.
Para entonces, inclusive hoy en día:
¿Qué se puede decir de los 4 de Liverpool?
Pues mostrar un día en la ajetreada agenda del grupo popular británico, que todavía mantiene frescas las canciones, en un acercamiento jocoso, sobre una grabación para un programa/concierto con público en vivo, en la mejor época de la carrera de los músicos.
Todos tienen su momento para brillar, inclusive el más serio y reservado de los 4, George, se revela como un buen actor, pero sobre todo es la figura de John Lennon, el artista más completo, quien lleva la voz cantante, literalmente en este documental; no tanto Paul, inclusive Ringo le roba protagonismo.
En esa “noche de un duro día de trabajo”, veremos cómo es la fanaticada, el tras bambalinas en los estudios de TV/grabación, los managers, y toda la publicidad que se generó alrededor de The Beatles, así como el esfuerzo de la seguridad policial en mantener el orden.
Todo ello en 90 minutos que se hacen cortos e impagables, donde el cuarteto demuestra una gran química, el “feeling good” y la camaradería entre ellos, que nunca se ven tristes, siempre mostrando un encanto y un carisma único, inigualable e irrepetible.
Atención a los guiños personales sobre la familia, la celebridad, la comedia como medio para aplacar el stress, los “defectos/complejos” y como no podía faltar:
¡Las canciones!
Rodado de manera innovadora, con un guión fresco, que no decae, y amarra bien todas las correrías y peripecias del grupo, en un hermoso blanco y negro que resalta, y hace intemporal la propuesta, totalmente agradable.
¡Histórico!
Apenas para crear más fanáticos; pues A Hard Day's Night inició la explosión pop de los 60; a modo de un seudo-documental surrealista, inspirado en los hermanos Marx, y henchido de un espíritu alegre, anti-convencional, pero también ingenuo, que nos retrotrae a una época aun virgen, y previa a la oscura turbulencia, contracultura, psicodelia, reivindicaciones políticas, búsquedas espirituales, etc., de años posteriores.
He aquí un canto a la juventud, al amor y al humor, a la alegría de vivir, y sobre todo, una muestra del excepcional genio musical de 4 muchachos que cambiaron el mundo.
A Hard Day’s Night, es un film que a pesar de tener más de 50 años, no envejece, y se mantiene en el tiempo como un hito en la historia del cine y de la música.
“He's very fussy about his drums, you know.
They loom large in his legend”
La falta de interés de la compañía discográfica, Capitol Records durante 1963, no pasó desapercibida para la competencia; de manera que United Artists Records, alentó a su división de cine, United Artists, a ofrecerles un contrato cinematográfico a The Beatles, con la esperanza de poder llegar a un acuerdo discográfico con ellos.
En octubre de 1963, el productor estadounidense, Walter Shenson, se presentó ante el manager de The Beatles, Brian Epstein.
Traía bajo el brazo, una oferta de United Artists para financiar una película protagonizada por el grupo.
Difícilmente podría Epstein resistir la tentación…
Ver a sus chicos en la gran pantalla, era una consecuencia lógica del éxito y, aunque el cine de cantantes de la época era célebre por su endeblez, Brian sabía que si Elvis Presley había hecho cine; The Beatles no podían ser menos.
Tras los primeros contactos, vendría una reunión posterior, en la que Shenson y Bud Orenstein, alto funcionario de United Artists en Gran Bretaña, ofrecieron a Epstein, un presupuesto de 189.000 libras para la película, cifra más bien baja, tratándose de un film protagonizado por el grupo musical del momento.
De cualquier forma, las negociaciones para el primer largometraje de The Beatles, transcurrieron muy poco antes de que el éxito del grupo superase los límites de toda lógica conocida.
Entre octubre de 1963, inicio de las conversaciones, y marzo de 1964, fecha en que comenzó el rodaje, John, Paul, George y Ringo, dieron un vuelco absoluto al concepto de música popular.
En el año que acababa, habían colocado de manera consecutiva, 2 LP's y 4 singles en el #1 de las listas, actuado en 219 conciertos, y apareciendo en 52 programas de radio, y 39 de televisión.
El líder laborista, Harold Wilson, se fotografiaba con ellos para atraer al electorado joven, y las algaradas protagonizadas por un número creciente de enloquecidas “teenagers”, chillando y corriendo detrás de sus ídolos, obligaban a tomar medidas de seguridad cada vez más severas, allá por donde el grupo pasaba.
Casi de la noche a la mañana, la flemática y pulcra Gran Bretaña, parecía haberse vuelto loca, y todo ello con el beneplácito de la propia Familia Real, conquistada por The Beatles, el 3 de noviembre, cuando en el tradicional Royal Variety Show, antes de cantar “Twist and Shout”, John Lennon pidió dar palmas al público de las localidades baratas, y “solo sacudir sus joyas” a los espectadores sentados en los palcos donde se encontraba La Reina Madre…
Por si fuera poco, habían conseguido que Estados Unidos se rindiese a sus pies.
Cuando todos los grupos británicos fracasaron en el intento, el 7 de febrero del 64, The Beatles se encuentran con más de 3.000 vociferantes fans, y un centenar de fotógrafos que les esperan en el aeropuerto Kennedy de New York.
Días después, 73 millones de televidentes contemplan su actuación en el Show de Ed Sullivan; y alcanzan el #1 en las listas con “I Want To Hold Your Hand”, venden más de 3 millones de copias del LP americano “Meet The Beatles”, y las localidades para sus 2 conciertos en el Carnegie Hall, se agotan en un solo día.
Un éxito inimaginable en América, para un grupo británico.
En tales condiciones, todo favorecía a The Beatles, para renegociar de una forma más ventajosa, su salto a la gran pantalla, pero Epstein, con su intachable sentido del honor, había empeñado su palabra, así que los contratos se quedarían como estaban.
En diciembre de 1963, se anunció de forma oficial el próximo rodaje de lo que sería la primera película de The Beatles.
No había título aún, pero se podía confirmar, que su director sería el realizador publicitario, Richard Lester.
Pero aunque la elección de Richard Lester augurase un planteamiento fílmico innovador, The Beatles estaban intranquilos ante su debut en el celuloide.
Desconocían completamente el medio, y como espectadores, tenían muy presente los recientes fracasos cinematográficos de su muy admirado Elvis Presley…
Consciente de que este tipo de productos suponían más un negocio que una forma de expresión artística, John Lennon dejó claro, que no estaba dispuesto a ser un simple monigote en un musical de serie B.
Cuando se enteró de que la película iba a ser rodada en blanco y negro, porque United Artists no quería arriesgar más dinero, se negó a participar en el proyecto...
En busca de una historia más cuidada de lo habitual, fue Paul McCartney quien sugirió el nombre de Alun Owen, escritor oriundo de Liverpool, autor de algunas piezas teatrales para televisión, y guionista de la serie “No Trams To Lime Street”, ambientada en la ciudad natal del cuarteto.
Definido por Lennon como “un profesional de Liverpool”, Owen escribió primero 2 borradores de historias en las que predominaba la aventura y la ficción, y que él mismo desecharía, tras convencerse de que lo mejor era mostrar a The Beatles siendo lo que eran, 4 jóvenes de Liverpool, integrantes de un grupo musical de desmesurado éxito, y atrapados en su propia fama.
Centrada en la imagen pública del grupo, concebida como el relato de 48 horas en su vida cotidiana, la película mostraría a The Beatles en los preliminares de una actuación televisiva.
El grupo aparecería ensayando canciones, conversando con periodistas, acosados por los fans, y sometidos a diversas situaciones que a los 4 les eran absolutamente familiares.
Según confirmaría Richard Lester, esta concepción fílmica surgió cuando, conversando con John, acerca del último tour por Suecia, Lennon aseguró que The Beatles “no eran más que prisioneros de su éxito, y que se habían pasado la gira de coche en coche, y de habitación en habitación”
Además de desarrollar esta idea, el trabajo de Alun Owen fue especialmente cuidadoso, al trasladar para la pantalla, con gran acierto:
La arrogancia burlona de John; la amabilidad de Paul; el carácter taciturno y algo tosco de George; y la personalidad solitaria y tímida de un Ringo menos agraciado que los otros, habitual blanco de las bromas, y más sensible al cariño.
Además de potenciar sus rasgos individuales, Owen procuró equilibrar la trama para que ninguno de The Beatles sobresaliera por encima de los otros, y evitó involucrarles en escenas amorosas que podrían haber molestado a sus fans.
Puestos en claro, el rodaje de A Hard Day's Night comenzó el 2 de marzo de 1964, 7 días después del regreso de The Beatles de Estados Unidos, y duró 8 semanas, terminando con el tiempo justo para que el grupo empezase una nueva gira por Escocia.
Durante esos 2 meses, The Beatles sufrieron una disciplina a la que no estaban acostumbrados, y que les obligaba a abandonar su habitualmente desenfrenada vida nocturna, para presentarse bien despiertos cada día, a las 8 de la mañana, en los estudios Twickenham, situados a las afueras de Londres, y donde se rodó la mayoría del metraje de interiores.
A su asistente, Neil Aspinall, correspondía la dura tarea de despertarles, cada día uno a uno, durante los 2 meses que duró la filmación.
Además de madrugar, otro problema consistía en memorizar los diálogos.
The Beatles nunca llegaron a leer el guión definitivo en su totalidad, y cada día se les facilitaban las secuencias que se iban a rodar el día siguiente.
Aunque lo intentaron, jamás consiguieron aprenderse los textos por la noche, y lo habitual era estudiarlos a última hora en la limousine que les trasladaba hasta los estudios.
Por si fuera poco, el hecho de que la película no se rodase siguiendo el orden del guión, contribuía a aumentar la confusión de los 4 incipientes actores.
En el rodaje de exteriores, buena parte del presupuesto se gastó en ahuyentar a las multitudes de fans, que entorpecían el trabajo.
Secuencias como la de la estación de Marylebone, con la que comienza el film, o las escenas en las calles de Londres, tuvieron que filmarse con la mayor rapidez posible.
En cierta ocasión, un empleado de United Artists, que regresaba a Londres con varios rollos filmados, se vio obligado a escapar a la carrera, cuando una horda de muchachas le persiguieron por los andenes de la estación de Paddington; y en la huida, se le cayeron algunas latas con valioso material filmado que se perdería para siempre…
En cualquier caso, el acecho de las fans, y el consiguiente ejercicio de lograr la toma adecuada en el menor tiempo posible, favoreció, en parte, la espontaneidad y el ritmo vivaz, que Lester convirtió en una de las principales virtudes de A Hard Day's Night.
De la misma forma, casi por casualidad, el blanco y negro que tanto desagradó a John en principio, sirvió para conseguir el definitivo carácter de reportaje documental que The Beatles y Lester buscaban.
Y es que Richard Lester construye imágenes a través de la música, mediante la innovadora, en ese entonces, técnica de editar imágenes al ritmo de la música de The Beatles.
A Hard Day’s Night, fue la precursora del corte rápido, el uso de las cámaras de mano, los fragmentos de diálogos intercalados rápidamente, y la música utilizada con intención en un documental.
Son técnicas que influenciaron inmensamente la construcción del lenguaje audiovisual, y su narrativa es tan atemporal, como el carisma de sus protagonistas.
La maestría de Lester, es mantener a los fans en un fuera de campo como si se tratara de un peligro, y filmar cada momento en que The Beatles están en la calle, como si fuera una secuencia de suspenso, el cual llega a su máximo esplendor en el final, cuando son perseguidos por la policía, y tienen que llegar al edificio donde darán un concierto, y en cuyas puertas se encuentran amontonados miles de fans.
Lo más gracioso de esto, es pensar en lo intercambiable que son los fans; si fueran zombies, el resultado sería exactamente el mismo.
La otra cuestión que aborda la película, y la cual la vuelve aún más interesante, es esa mezcla de “mockumentary” con ficción.
Se supone que estamos viendo un día en la vida de The Beatles, donde vemos como son ellos realmente, pero lo cierto es que es una mentira, porque en realidad, lo que vemos, son a los 4 miembros de la banda, interpretándose a sí mismos; el hecho de que Paul tenga un abuelo, es la parte más ficticia del film, y que lo acerca más al género de la comedia tradicional, como lo es que haya 2 ayudantes que tengan problemas entre ellos, los cuales jamás se arreglaran.
Y es interesante también, que todo haya sido filmado en blanco y negro, cuando en esa época ya existía el color, por una cuestión de que el mismo color le hubiera sacado autenticidad a toda esta farsa.
Pero sobretodo, A Hard Day's Night está plagada de momentos únicos, que aún no han sido repetidos por ninguna banda que haya tratado de aprovechar las oportunidades del relato.
Desde su comienzo, pasando por las intervenciones de los 2 “comic relief” que andan preocupados por The Beatles, hasta el dialogo confuso entre Lennon y una mujer, pasando por el vacío existencial de Ringo; todo el film es una muestra de cómo dejar una huella en la cinematografía.
The Beatles lo sabían, y también Richard Lester.
El estreno de la película, tuvo lugar en Londres y New York, en julio y agosto, respectivamente, y fue un éxito internacional.
Estrenada en la cúspide de la “beatlemanía”, fue muy bien recibida por la crítica cinematográfica, convirtiéndose así, en una de las películas más célebres de la historia en su género; pues captura el espíritu de The Beatles, en medio de un fenómeno nuevo para la época:
El fanatismo extremo hacia un grupo musical; y el film se vuelve una sátira de su estilo de vida, una liberación de lo que la fama los obligaba a ser, por medio de la irreverencia y el humor.
Vemos a The Beatles como sencillos y simpáticos muchachos, que solo buscan un momento de paz en medio del acoso de su manager, las preguntas tontas de los periodistas y las hordas de fanáticas enloquecidas que los perseguían.
Halliwell, encapsula la trama como “Acosados por su mánager y el abuelo de Paul, The Beatles se marchan de Liverpool por tren para un programa de TV en Londres”
Después de haber escapado de una horda de fans, la banda intenta relajarse a bordo del tren, pero los embrollos que provoca el abuelo de Paul, empiezan a poner a prueba su paciencia, por lo que lo encierran en el furgón del tren, para conseguir algo de paz y tranquilidad.
A su llegada a Londres, The Beatles son conducidos a un hotel, donde se sienten encerrados.
Después de una noche en la que el abuelo de Paul vuelve a causar problemas de menor importancia en un casino, el grupo se dirige hacia al escenario, donde su actuación va a ser filmada.
Los preparativos son largos, así que Ringo decide pasar un tiempo solo, leyendo un libro.
El abuelo de Paul, lo convence de que debería estar fuera, disfrutando la vida en vez de leer libros, así que Ringo se marcha…
Trata de tomar una copa en un pub, después decide ir a caminar por un canal, y comienza a pasear en una bicicleta a lo largo de un andén de la estación de tren.
Mientras tanto, el resto de la banda está buscando a Ringo frenéticamente, y sin éxito.
Finalmente, Ringo vuelve después de haber sido detenido por la policía, junto con el abuelo de Paul, y el concierto sigue adelante como estaba planeado.
Cuando a Ringo se le pregunta, si él es un “Mod” o un Rockero, él responde:
“Uh, no, yo soy un Mocker”
La pregunta, es una referencia a 2 subculturas juveniles británicas de mediados de los 60, que causaron un pánico moral al tener enfrentamientos violentos en el momento en que se producía la película.
Los rockeros, montaban motos, usaban cuero negro y preferían rock and roll.
Los mods, montaron scooters, usaron trajes, y música jazz preferido como “ska”
Puesto que la música temprana de The Beatles, era una fusión del rock-and-roll y del “ska”, era natural que la respuesta de Ringo Starr, pues representa una fusión de los nombres de los 2 grupos.
La frecuente referencia al abuelo de McCartney, como un “viejo limpio”, contrasta con la descripción del otro personaje de Wilfrid Brambell en la serie “Steptoe and Son”, Albert Steptoe, como un “viejo sucio”
En el fondo, lo que retrata A Hard Day's Night, es lo esclava que son sus vidas, siempre corriendo, siempre de un lado a otro, sin intimidad, sin libertad.
Vamos, que el éxito es la esclavitud…
A eso dedica la primera parte la película, mientras que la segunda parte es la de la libertad, cuando The Beatles deciden escaparse, y ser libres por un rato, desarrollando cada uno su personalidad diferente.
Al final, todo vuelve a su cauce, con un concierto filmado mejor que muchos de los que se hacen ahora con más medios.
Lo mejor del film, es un chiste, cuando un viejo veterano de guerra dice:
“Luché en la guerra por gente como ustedes”; a lo que Ringo responde:
“Apuesto a que se ha arrepentido de haber ganado”
Así, el documental falso, termina siendo casi real, pues aunque se vestían igual y se peinaban igual, la personalidad de cada uno trascendía:
Esa rebeldía contra lo establecido, la confianza en ellos mismos, su actitud bromista hasta en los peores momentos.
Al final, son ellos, aunque superficialmente.
El rostro de John, a veces tan duro y a veces tan burlón, contrasta con la inocencia casi infantil en el rostro de Paul; y esa combinación nunca deja de ser fascinante.
Pero el habitual virtuosismo musical del grupo, contrastaba con su inseguridad como actores.
John Lennon reconoció, que estaban aterrorizados cada vez que tenían que decir sus diálogos, o moverse ante la cámara, una falta de desenvoltura palpable, sobre todo en la primera parte del film, por mucho que el coreógrafo Lionel Blair, y todo el equipo se volcasen a cada momento en consejos para que The Beatles vocalizaran, y se comportaran con naturalidad.
Paul fue quien más dificultades tuvo, e incluso hubo que suprimir, después de 2 días de trabajo, una secuencia en la que mantenía un largo diálogo con una actriz.
Por el contrario, a pesar de sus reservas, John se desenvolvió con naturalidad en un papel plagado de frases irónicas a su medida, y George se reveló como un actor cuanto menos eficaz.
De hecho, el productor Walter Shenson, alabó su desenvoltura en el episodio de la camisa, hasta tal punto que encargó a Alun Owen, escribirle otra escena sobre la marcha.
Surgió así, la secuencia en la que Harrison afeita el reflejo de John Junkin sobre un espejo.
Hay que decir que, a pesar de la intensidad del rodaje, el ritmo de trabajo era relativamente inferior en comparación con la frenética actividad que The Beatles habían vivido en los últimos 6 meses.
Aunque aparecían en la mayor parte del metraje, siempre quedaban ratos libres, y solían pasar muchas horas sentados en los vestuarios rodantes de Twickenham, fumando o conversando, recibiendo visitas de familiares y amigos, o de actores como Dick Van Dyke y Julie Andrews, que en esas fechas rodaban en los mismos estudios la película de Walt Disney, “Mary Poppins”
Ringo, aprovechaba el tiempo para jugar a las cartas, y se rebeló como una auténtica bestia negra para el actor John Junkin, al que ganó en pocos días, una considerable suma.
Por su parte, John, Paul y George, mataban el aburrimiento entre pausas de rodaje, gracias a un proyector de 8mm que se habían hecho instalar en su camerino, y en el que veían películas pornográficas, y cintas de James Bond, especialmente suministradas por Walter Shenson, directamente de los archivos de United Artists.
Cuando no había películas, algunas de las jóvenes que participaban en el rodaje como extras, eran inevitablemente convencidas por The Beatles, para visitar sus camerinos en rápidos encuentros íntimos entre toma y toma.
En todas partes, la crítica alabó la innovadora concepción del film, subrayando su humor visual con influencias de Mack Sennet, y coincidiendo casi de forma unánime, en comparar a The Beatles con los Hermanos Marx, e incluso, en alguna crítica, estableciendo paralelismos entre Ringo y el mismísimo Charlot, similitudes sin duda exageradas.
No hay que olvidar, que The Beatles eran músicos brillantes, que hicieron cine de forma ocasional, pero ninguno de los 4 puede ser seriamente considerado como actor.
En lo tocante al reparto, se evitó recurrir a estrellas consagradas que pudieran robar protagonismo a The Beatles, y se optó por profesionales de reconocido prestigio en la comedia británica.
El debutante director, Richard Lester, hace un cameo, y se ve brevemente en la parte trasera del escenario, mientras que The Beatles cantan “Tell Me Why”
Norman Rossington, interpretó el papel de mánager de The Beatles; y John Junkin fue Shake, su “road” mánager.
Brian Epstein, su mánager real, tuvo una breve aparición no acreditada.
El reparto incluye la colaboración de Richard Vernon, como el agente de seguridad en el tren; Lionel Blair, como un bailarín destacado; y Victor Spinetti como el director de televisión.
En los cameos, se incluyen:
David Langton, John Bluthal como un ladrón de coches, y un no acreditado Derek Nimmo como el mago Leslie Jackson.
David Janson, colaboró como el niño que conoce a Ringo en su paseo… Charlotte Rampling y Phil Collins, hicieron su debut en el rodaje de la película, como una bailarina y un niño de 13 años en la audiencia del concierto, respectivamente.
George Harrison, conoció a su futura esposa, Pattie Boyd, en la escena donde ella hace una breve aparición, no acreditada, como una de las alumnas en el tren.
Sus primeras proposiciones hacia Boyd, fueron rechazadas, porque ella tenía novio en aquel entonces, pero él insistió, y se casaron 18 meses después.
La chica que está junto a Boyd en la escena del vagón restaurante, es Prudence Bury.
Si bien hay muchos errores de continuidad, hay otros datos curiosos:
La palabra “Beatles”, nunca se menciona en el diálogo.
Sin embargo, “The Beatles”, es claramente visible en el bajo de tambor de Ringo Starr, y en el helicóptero en la escena final.
Además, el fondo durante el concierto final, “The Beatles” está en luces.
Cada uno de The Beatles, con la excepción de Paul, están dirigidos por sus nombres, al menos una vez en la película:
El nombre de George, se nombra cuando el grupo está en el tren, cuando John dice:
“George Harrison, un scouse de la distinción”, un “scouse” es un dialecto que es nativo de Liverpool.
El nombre de Ringo, se menciona en su invitación de casino, aunque es su verdadero nombre real, Richard Starkey, el que se dice.
El nombre de John, se dice al final de la película, cuando Norm dice:
“Tengo una cosa que decirte, John Lennon”
George Harrison, tropieza y cae durante la secuencia de apertura del grupo corriendo por una calle hacia la cámara…
Esto no fue lo que pretendía, y él se rasgó el traje que llevaba, pero como se recuperó rápidamente, se rio y siguió corriendo, se decidió retener la escena en la película:
John, mira hacia atrás, y vacila un momento antes de continuar corriendo.
La fan perseguidora, una rubia alta con un traje de 3 piezas, y un mac que había estado corriendo cerca de la pared, se mueve al centro de la acera, lanza los brazos hacia afuera para bloquear a los otros fans detrás de ella y grita:
¡Deténganse!”; y se detuvieron el tiempo suficiente para que George y Ringo recuperaran el equilibrio, y empezaran a correr de nuevo.
La gente que persigue a The Beatles en el tren, al principio de la película, son verdaderos fans.
En la revisión final del guión, John, Paul, George, Ringo y Brian Epstein, incluyeron la secuencia del encuentro con los periodistas, directamente inspirada en la ingeniosa y tumultuosa conferencia de prensa celebrada en febrero, a su llegada a Estados Unidos.
Asimismo, modificaron algunos párrafos del guión, para hacerlos más realistas, ya que, en palabras de John, “se sentían un poco incómodos con determinados diálogos que consideraban demasiado rápidos y poco sinceros”
La respuesta escrita de John Lennon a la periodista que le pregunta si tiene alguna afición, es la palabra “tits”, que es “tetas”
Lamentablemente, discrepancias con John, Paul y el propio Brian Epstein, durante el rodaje, harían imposible cualquier tipo de colaboración entre The Beatles y Alun Owen, en posteriores películas.
Ringo Starr, fue elogiado por su escena en solitario en la orilla del río, como “un alma desamparada”
Sin embargo, su expresión en esa escena, fue en realidad el resultado de ser severamente colgado, después de una noche anterior de beber mucho.
Después de rodar para el día 1 de abril de 1964, John Lennon había conocido a su padre, Alfred Lennon, por primera vez en 17 años.
Por la mañana, Alf había entrado en NEMS Enterprises, donde trabajaba el director de The Beatles, Brian Epstein, acompañado por un periodista.
Después de explicarle a la recepcionista, que era el padre de John, y cuando Epstein fue informado, inmediatamente pidió un coche para recoger a John, el resto de The Beatles, con la excepción de Paul McCartney, llevándolos a NEMS.
Sin embargo, la reunión no tuvo éxito.
Las primeras palabras que John le dijo a su padre, fueron:
“¿Qué quieres?”
La reunión no duró más de 20 minutos, y terminó con un furioso John, ordenando que Alf se fuera de las instalaciones.
El encuentro, fue mantenido fuera de los periódicos, gracias a la gestión de Epstein.
Según Norman Rossington, en la escena donde John Lennon toma las tijeras, y corta la cinta del sastre, y dice:
“Ahora declaro abierto este puente”, John improvisó otras versiones, donde en vez de “puente” diría “sinagoga”, “And-chips stand”, etc.
El sastre en la escena, es en realidad el sastre real de The Beatles.
Ringo Starr, es invitado al club de juego “Le Cercle”, el mismo club donde James Bond hace su primera aparición en “Dr. No” (1962)
Coincidentemente, tanto A Hard Day's Night, como “Dr. No”, fueron originalmente lanzados por United Artists.
El abuelo de Paul McCartney, le dice a un policía que es “un soldado de la República”
Esta es una referencia al IRA, y muestra los enlaces a la inmigración irlandesa a Liverpool.
Él cita de la canción, “una nación una vez otra vez”, escrita en los 1840, por Thomas Osborne Davis, uno de los fundadores del movimiento irlandés de la independencia.
El carácter documental de A Hard Day's Night, facilitó a Richard Lester, la excusa perfecta para poder incluir las canciones en la trama con total naturalidad, mostrando, cómo The Beatles interpretan los temas durante sus ensayos, o en la secuencia final de la actuación televisiva, tal y como sucedía en realidad.
La banda sonora homónima, fue lanzada 4 días después del estreno.
Tanto el álbum como la película, retrataba perfectamente la clásica imagen del grupo, tal como se les veía en la cúspide de la “beatlemanía”
A Hard Day's Night, es el tercer álbum de estudio de la banda, publicado el 10 de julio de 1964 por la compañía discográfica Parlophone; y sería la primera banda sonora que The Beatles lanzarían durante su trayectoria musical.
También, fue el primer álbum de The Beatles, que no contenía “covers” de canciones de otros artistas, por ejemplo, “Roll Over Beethoven”, “Twist and Shout”
Y alcanzó la posición #1, y desbancó al anterior LP del grupo, “With the Beatles”, permaneciendo en ese puesto durante 21 semanas de las 38 que se mantuvo en lista.
El álbum, aunque mostraba el desarrollo de los talentos de los compositores del grupo, mantuvo la estructura de canciones e instrumentación del rock and roll básico; y fue el primer disco del grupo, en contener solo composiciones originales, y el único en que el catálogo musical estuviera firmado enteramente por Lennon-McCartney.
Normalmente, Paul McCartney y John Lennon, contribuían a partes iguales con sus canciones en la confección de cada álbum de The Beatles, pero en A Hard Day's Night, fue preponderante la autoría de Lennon en la composición de los temas, siendo el responsable de la mayoría de las 13 canciones que se presentaron en este disco.
Este fue también, uno de los 3 álbumes de The Beatles, junto con “Let It Be” y “Magical Mystery Tour”; en que Ringo Starr no aparecía en ningún tema como vocalista principal, aunque sí lo haría en la canción “Matchbox”, una versión de un tema de Carl Perkins, grabado simultáneamente con las canciones del álbum A Hard Day's Night, y que fue publicado en el EP, “Long Tall Sally”, editado el 19 de junio de 1964.
La distribución de las canciones, se dio de la siguiente manera:
John Lennon, voz solista, segunda voz; guitarras acústica y eléctrica en “A Hard Day's Night”; guitarra rítmica, guitarra rítmica acústica, guitarra solista en “You Can't Do That”; armónica en “I Should Have Known Better”; piano en “Things We Said Today”; y pandereta en “I'll Cry Instead”
Paul McCartney, voz solista, segunda voz, armonía vocal; bajo; guitarra acústica en “I'll Be Back”; piano en “Any Time at All”; cencerro en “You Can't Do That”
George Harrison, voz solista en “I'm Happy Just to Dance with You”; segunda voz, armonía vocal; guitarras solistas de 6 y 12 cuerdas; guitarra solista acústica, guitarra rítmica en “You Can't Do That”
Y Ringo Starr, batería; bongos; bongo árabe en “I'm Happy Just to Dance with You”; congas en “You Can't Do That”; pandereta en “Things We Said Today”; y claves en “And I Love Her”
Como músico adicional, George Martin al piano en “A Hard Day's Night”
En el arte del álbum, Robert Freeman diseñó la portada; y Tony Barrow, las notas de la contraportada del álbum.
Las fotos de la contraportada del álbum, están tomadas de la película.
Todas las canciones, se acreditaron a John Lennon y Paul McCartney, excepto donde se anota:
“A Hard Day's Night”; escrita, arreglada y ensayada en poco más de 24 horas, George Harrison se sirvió de su Rickenbacker de 12 cuerdas, para aportar el vibrante acorde de Sol Séptima que abre la canción, grabada con la voz de Lennon, reproducida en toma doble, y con McCartney cantando la estrofa que sirve de puente.
Según John, esta colaboración vocal de Paul, solo obedecía a que él no fue capaz de llegar a las notas altas.
La grabación de “A Hard Day's Night”, costó 9 tomas, e incluyó la participación de George Martin al piano; el cual se escucha al principio y al final de la película.
“I Should Have Known Better”; en ella destaca la armónica de John sobre los 2 acordes básicos que rasguea en su acústica Gibson, modelo Sunburst.
Un tema sencillo y pegadizo, debido a la inspiración de Lennon, y en el que no faltan expresiones como “Ou, Ou, Aaa”, una de las pegadizas marcas de fábrica en el sonido “beatle” de la época.
Paul toca el bajo, George la Rickenbacker solista de 12 cuerdas, y Ringo la batería.
En la película, es la canción más forzada dentro de la trama; mientras el resto de las interpretaciones forman parte de actuaciones o ensayos.
En “I Should Have Known Better”, The Beatles aparecen repentinamente cantando con sus guitarras en un plano después de estar jugando a las cartas con toda naturalidad, y desapareciendo de nuevo los instrumentos al término de la canción.
“I Wanna Be Your Man” y “Don't Bother Me”, escrita por George Harrison; y “All My Loving”, aparecen como “samples”
“If I Fell”, compuesta también por John, fue según él, su primer intento de escribir una balada digna.
Correspondiente a un período en el que The Beatles estaban entusiasmados por las armonías bien conjuntadas, las voces de Paul en los tonos graves, y John en los agudos, fueron grabadas a petición propia con los 2, cantando ante el mismo micrófono.
En A Hard Day's Night, The Beatles interpretaban el tema durante un ensayo en los estudios de televisión; y mientras ejecutan la canción, George tropieza y derriba un amplificador...
Un incidente espontáneo, que Lester no dudó en incluir en la película.
En la grabación, John canta y toca la guitarra rítmica, Paul es voz solista, y toca el bajo; George toca la guitarra solista, y Ringo la batería.
“And I Love Her” es una de las célebres baladas de Paul, quien contó con la ayuda de John para terminar los 8 compases centrales.
McCartney niega que el tema estuviera inspirado por su novia de entonces, Jane Asher, aunque durante mucho tiempo se pensó que era así.
“And I Love Her”, se convertiría con los años, en una de las canciones más versionadas de The Beatles.
“I'm Happy Just to Dance with You”, escrita por John, expresamente para que George la cantase en el film, se grabó para la banda sonora el 1 de marzo, en la víspera del inicio del rodaje.
En la película, The Beatles la interpretan tras irrumpir en un plató televisivo, donde hay un grupo de baile ensayando.
“Tell Me Why”, John la compuso por encargo, dado que la película necesitaba otra canción rápida.
Los propios Beatles, nunca volverían a interpretarla, y Lennon asegura que la escribió en muy poco tiempo, imitando los ritmos de los grupos vocales de cantantes negras neoyorkinas.
“She Loves You” también aparece y  “Can't Buy Me Love”, fue lanzada como single el 20 de marzo, por lo que Richard Lester decidió incluirla en la película, en sustitución de la canción de John, “I'll Cry Instead”, que no terminaba de gustar al director, siendo relegada a la cara B del disco.
Sería el primer tema de la historia, en ser #1 de forma simultánea en Gran Bretaña y en Estados Unidos.
En la película, “Can't Buy Me Love” constituye un claro antecedente de lo que años después serían los videoclips, al presentar la canción como fondo de las múltiples imágenes que muestran la escapada del grupo para juguetear en un helipuerto, y la persecución de la policía tras The Beatles, por las calles de Londres.
Igualmente, el éxito de The Beatles en los Estados Unidos, hizo que se abriesen las puertas estadounidenses a otros grupos musicales británicos, como Rolling Stones, Animals, o Kinks.
Ellos inspiraron a su vez, a grupos jóvenes estadounidenses como Beau Brummels, Lovin' Spoonful, y otros, a escribir sus propias canciones, tomando ejemplo de lo que hicieron Lennon y McCartney para la banda sonora de A Hard Day's Night.
“Get me a bottle of milk and some tranquilizers.
I see it all now, it's a plot... a plot...”
A Hard Day's Night fue concebida inicialmente por la industria del Séptimo Arte, como rutinaria operación comercial de urgencia, para aprovechar el fenómeno “beatle”, aportó un aire renovador que la convertiría en punto de referencia obligado en la historia del cine musical pop.
Su éxito, animó a otros grupos británicos de la época, a dar el salto a la gran pantalla, en busca de un estilo similar.
Con A Hard Day's Night, Lester y The Beatles, insuflaron renovada energía a un género desprestigiado.
Adaptaron a la gran pantalla, la alegría vitalista de la nueva juventud, y su rebelión contra los principios de autoridad paternos.
Lo hicieron con un nuevo tipo de comedia alocada, que incorporaba elementos tradicionales del cine de Mack Sennet y los Hermanos Marx, pero fusionándolos a la perfección con la estética de los comics y el arte pop emergente.
Una química equilibrada y perfecta, entre celuloide y música, que el cuarteto de Liverpool nunca lograría repetir.
A Hard Day’s Night, era una parodia de la vida de The Beatles, una caricatura que plasmaba la fenomenal histeria de la “beatlemanía”, y detrás de toda aquella locura, realmente se encontraban 4 jóvenes irreverentes, que comenzaban a darse cuenta de que habían conquistado el mundo sin querer.
De aquí nació el término “beatlemanía”, que fue dado a todo el avance comercial y popular que la banda marco en ese año.
Cada vez que sacaban un nuevo sencillo, los fans no esperaban para ir a comprarlo, además de una muy buena publicidad en televisión, cine, radio, etc.
Su llegada al continente americano, solo fue la cereza del pastel para hacer de la “beatlemanía”, un fenómeno que sigue vivo actualmente.
Bien lo decía Brian Epstein, manager de la banda, y por mucho tiempo considerado el quinto “beatle”:
“Los niños del 2000, seguirán escuchando a The Beatles”
Y es que The Beatles fueron el punto de inflexión de toda una trayectoria musical.
Al igual que el rock and roll de Elvis rompió todos los esquemas, la “beatlemanía” significó el convertir a la música en algo tan importante en las vidas de las personas, como la educación, la cultura o la religión.
The Beatles consiguieron que, lo que anteriormente a ellos se consideraba un insignificativo grupo musical, a partir de ese momento se tuviera en cuenta como un elemento más de la sociedad.
La función de la publicidad, representa uno de los logros más notables de este sistema, y es precisamente la que nos lleva a interesarnos por su actual estatuto en el seno de la sociedad y la cultura.
The Beatles, eran conocidos en casi todo el mundo, por la publicidad masiva que se les dio.
Es importante saber el poder de la publicidad con los medios de comunicación correctos, en el caso de The Beatles, estos se convirtieron en uno de los ejes por los que los medios intentaban hallar información:
Todo lo que hacían, se sabía inmediatamente en todas las regiones del planeta.
Así fue como en todas partes aparecieron, bandas y jóvenes que querían ser como The Beatles.
Ellos, además de tener temas con los que los jóvenes se identificaban, tenían un estilo muy particular de imagen, el cual fueron cambiando conforme su música evolucionaba, pienso que esa fue una estrategia inconsciente de su parte, pues a muchas personas les encantaba el estilo que mostraban ante todos.
En sus inicios, su “look mod”, jóvenes en los que la buena presencia y el estrato social predominaban, ganó al público.
Así llegaron a sus primeros y fieles seguidores, que más tarde los acompañarían también en su estado “rocker”, en el que los estupefacientes fueron también objeto de sus temas, y con los cuales también se crearon temas alrededor de las revoluciones sociales, así como un desacuerdo con La Guerra de Vietnam, entre 1964 y 1975.
El consumo cultural de The Beatles se ha ido cambiando, pues la “beatlemanía” de 1960, no es la misma que la actual, existen nuevos productos y nuevas formas de consumir al grupo, un ejemplo seria las organizaciones de eventos para que los que toquen “covers” demuestren su talento “beatlemaniáco”
Actualmente, muchos siguen escuchando las maravillosas canciones de este maravilloso grupo.
Pienso que uno de sus mayores aciertos, fue escribir canciones sobre situaciones con las que te podías identificar fácilmente, de igual forma los arreglos que hacían para sus canciones eran fáciles de aprender, es por eso que cautivaban oídos tanto de hombres como de mujeres.
La influencia de The Beatles en la cultura popular fue, y sigue siendo, ENORME.

“I could listen to him for hours”



No hay comentarios.:

Publicar un comentario