Acerca de mí

Mi foto

Analista Cinematográfico y de Música Clásica.

domingo, 18 de junio de 2017

Belle et Sébastien

“Deux grands amis.
Une grande aventure”

“Belle et Sébastien” (1965) es una novela de Cécile Aubry, sobre un niño de 6 años llamado Sébastien, y su perro Belle, un Gran Pirineo, que viven en un pueblo de los Alpes franceses, cerca de la frontera italiana; la obra se convirtió en una serie de televisión de acción en vivo francesa, transmitida de 1965 a 1968, en 13 episodios de 26 minutos, e iniciando difusión, el 26 de septiembre de 1965, en el primer canal de L'Office de radiodiffusion-télévision française (ORTF)
La serie, fue seguida por otras 2 temporadas:
“Sébastien parmi les hommes” (1968) y “Sébastien et la Mary-Morgane” (1970)
También se hizo popular por una versión de anime japonesa, casi 2 décadas después; y una película en 2013, seguida de una secuela en 2015.
La historia inicia una vez que, recogido en una cabaña en una tormenta de nieve por César, el viejo pastor, Sébastien, cuya madre acaba de morir al dar a luz, crecerá con los 2 nietos de César:
Jean y Angélina, también huérfanos.
En otro escenario, un perro blanco grande y hermoso, perro de montaña, de raza de los Pirineos, nació el mismo día que Sébastien.
Y 6 años más tarde, Sébastien y el perro llamado Belle, se encuentran.
Belle, había escapado de ser enjaulado, y mientras está siendo perseguida por los aldeanos, y es cuando Sébastien le salva la vida.
A partir de ahí, se convierten en inseparables amigos, y vivirán muchas aventuras juntos.
Los personajes principales son:
Belle, un enorme perro blanco y valiente, pero la gente le teme creyendo que es “El Demonio Blanco”; sólo al final de la serie, todos comprenden que Belle no es peligroso; y Sébastien, un niño ingenuo y generoso, cuya madre, una romaní, murió después de darle a luz mientras trataba de cruzar la frontera el día de San Sébastien, de ahí su nombre; y se vuelve el inseparable amigo de Belle.
Como dato de la serie de TV, el joven Mehdi El Glaoui, que interpreta a Sébastien, no es otro que el hijo del director y guionista de la serie, y la narradora que resume los episodios anteriores al comienzo de cada episodio, es la misma autora, Cécile Aubry.
La serie de TV se basa en las aventuras de Sébastien, que vivía en la zona montañosa de Los Pirineos, región fronteriza entre España y Francia; y se convirtió en un favorito de la televisión para niños.
“N'ayez pas peur”
Belle et Sébastien es una película francesa de aventuras, del año 2013, dirigida por Nicolas Vanier.
Protagonizada por Félix Bossuet, Tchéky Karyo, Margaux Châtelier, Dimitri Storoge, Andreas Pietschmann, Urbain Cancelier, Mehdi El Glaoui, Jan Oliver Schroeder, Tom Sommerlatte, entre otros.
El guión es de Juliette Sales, Fabien Suarez y Nicolas Vanier, basados en la novela “Belle et Sébastien” (1965) de Cécile Aubry, y basada en la serie homónima de televisión francesa de los años 60; sobre un niño de 6 años llamado Sébastien y su perro Belle.
Mientras que la historia original transcurría en los años 60, la película de Nicolas Vanier reubica las aventuras del pequeño Sébastien y el enorme Gran Pirineo blanco, en el año 1943, de plena ocupación alemana, un deseo que el director explica que:
“Fue una decisión estética, pues no quería mostrar la montaña tal cual es hoy en día...
Esto me permitió reencontrarme con una parte esencial de la serie:
La aventura, el viaje y el concepto de la travesía.
La guerra y la huida de los judíos a Suiza, se inscribían perfectamente en esta continuidad”
Por tanto, es la historia de:
Un niño en busca de su madre, de un anciano en busca de su pasado, de un miembro de la resistencia en busca del amor, de una joven en busca de aventura, y de un soldado alemán en busca del perdón.
Aquí destaca que no hay violencia, ni hay palabras soeces, todo muy correcto para el deleite para toda aquella persona que tenga sensibilidad ecologista, o solamente, sensibilidad.
Su rodaje tuvo lugar en Los Alpes, en la zona de Haute Maurienne Vanoise, en Saboya; y en Los picos Estrech en la Mercantour, en el departamento de Alpes Marítimos, en la Provenza-Alpes-Costa Azul.
La acción toma lugar durante La Segunda Guerra Mundial, en los Alpes nevosos de la Francia ocupada, en la frontera de Suiza.
En un pequeño pueblo cubierto de nieve en Los Alpes, Sébastien (Félix Bossuet), es un niño solitario de 6 años.
Él no va al colegio, no hay nadie que le obligue...
Su madre se fue a América, al otro lado de las montañas, o al menos eso le dice César (Tchéky Karyo), un pastor que lo acogió, al Sébastien llama “abuelo” aunque sabe que en realidad no lo es.
Ambos viven con Angélina (Margaux Châtelier), que es una panadera del lugar, que tampoco es familiar del niño.
Él está solo, y soñando con el día en que su madre regresará de América para encontrarse con él; y espera conseguir una brújula como regalo.
Otros personajes del relato son:
El Dr. Guillaume (Dimitri Storoge), miembro de la resistencia francesa que ayuda a refugiados judíos a huir a Suiza, y El Teniente alemán, Peter Braun (Andreas Pietschmann) y su tropa, que estarán cazándolos.
A pesar de no ir a la escuela como los demás niños del pueblo, Sébastien aprende muchas cosas de César.
Sabe que no se debe matar a las hembras de rebeco en verano, porque están con sus crías, y también sabe que no se debe matar a los ciervos en la berrea, cuando son más vulnerables.
Pero sobre todas las cosas, sabe que debe tener cuidado con “La Bestia”, un animal que se escapó de un dueño maltratador, y que ahora campa por los valles, matando ovejas.
Pronto, Sébastien lo encuentra, se dará cuenta que no es tal “Bestia”, y lo domestica, enterándose que es un perro de montaña de los Pirineos, y lo llama Belle; el mismo animal que es culpado por los aldeanos, de haber matado a sus ovejas.
El necesitado Sébastien, encuentra en Bella a su alma gemela, Belle y se hacen amigos, e intentará protegerla a como dé lugar.
No obstante, la pacífica vida de la aldea se ve interrumpida por la llegada de los alemanes, en la búsqueda de miembros de La Resistencia Francesa en los Alpes Franceses; y de aquellos que ayudan a los refugiados judíos a cruzar la frontera.
La lealtad de Belle y Sébastien entre sí, y la aldea misma que los ha abrazado a ambos, serán puestas a prueba.
Belle et Sébastien es una historia muy tierna, en el que el eje central es la relación entre un niño y un perro.
Puede pecar que a veces resulta demasiado dulce el relato, pero visualmente es increíble; y está bastante bien hecho, con una dirección del todo correcta, y una banda sonora muy buena.
La actuación tanto del niño está muy bien lograda, haciendo resaltar toda su naturalidad, atención a sus dientes… y el perro es para comérselo…
Con el trasfondo de La Segunda Guerra Mundial, veremos cómo los lugareños arriesgan su vida para ayudar a cruzar la frontera a personas que buscan la paz y la libertad.
El resultado, es una película para el corazón, un recordatorio de que durante las atrocidades de La Segunda Guerra Mundial, hubo momentos de relaciones significativas, especialmente entre animales y personas.
El film, es un precioso canto a la naturaleza, llena de valores humanos como:}
El amor, la amistad, la solidaridad, la comunión con el entorno natural, todo ello con un tono amable y familiar.
Tras el éxito de Belle et Sébastien en la taquilla en cines franceses, casi 3 millones de entradas vendidas; e italianos con 7 millones de euros recaudados; la película se ha convertido en una saga en 2015, con una segunda parte.
“Il n'est pas seul”
Belle et Sébastien es una de esas joyas del cine que aparecen de vez en cuando, y nos alegran el día.
Rodada por Nicolas Vanier, especialista en películas con animales como:
“L'Odyssée Blanche (2000), “Le Dernier Trappeur” (2004), y “Loup” (2009), entre otras producciones, Belle et Sébastien está basada en la novela de Cécile Aubry, y es apta para todos los públicos; además que está inspirada en la serie de televisión de culto homónima, que fascinó a Francia durante los años 60, que durante sus 13 episodios ganó un seguimiento considerable, de resonancia cultural universal.
Y es que Nicolas Vanier, era un ávido fan del libro, la serie y el animé basados en la obra de Aubry:
“Cuando era niño, estaba completamente loco con la serie de televisión; por eso, cuando me ofrecieron este proyecto, estaba muy intimidado.
Para mí no era una serie de televisión común, y aceptar la adaptación cinematográfica, fue todo un gran reto...
Cuando me contactaron con la producción, de repente, todo lo que había intentado ver en Belle et Sébastien, despertó, y me sentí obligado a hacerle homenaje.
Todo pasa allí arriba, en Los Alpes, donde la nieve es inmaculada, donde las gamuzas persiguen a las marmotas, donde las cumbres tutean a las nubes.
Allí se encuentran un niño solitario y un perro salvaje, que vivirán una amistad indefectible”
Para hacer la diferencia, hay que destacar que Belle et Sébastien parece inconsciente de cómo son cada vez más sofisticados los niños de hoy, y cómo están desensibilizados por materiales oscuros.
Las películas de los principales estudios estadounidenses como Pixar, han desafiado la idea de que las películas infantiles tienen que ser menos inteligentes o simplificadas, mientras que una película como Belle et Sébastien, retrocede para llenar la pantalla con un medio natural en todos los sentidos, lleno de aventura, y no por ello, mostrar falta de sofisticación.
Belle et Sébastien es una película sobre la supervivencia del ser humano en los momentos difíciles, es la dicotomía de un pequeño pueblo de los Alpes franceses en plena Segunda Guerra Mundial, que debe poner buena cara a los invasores, mientras intenta mantener su dignidad.
Se puede resumir perfectamente como una historia de amistad.
Por ello, Nicolas Vanier nos lleva como en una nube por entre los valles y las cumbres de los Alpes, que se muestran en todo su esplendor gracias a la fotografía de Eric Guichard, y la música de Armand Amar.
Las escenas de transición, son extremadamente bellas, haciendo que la trama avance sin que te atrevas a pestañear.
Situado en escenarios naturales imponentes, filmado en montañas reales, tiene con ello, muchos atributos positivos en sus logros estéticos.
Al principio, las tomas de gran angular y los espacios abiertos, enmarcan un bello pero ominoso acantilado, en una muy conseguida escena llena de suspenso y hasta peligrosa en su montaje.
La trama de esta bella película juvenil, y muy apta para adultos, se desarrolla en medio de la contienda, en un aislado y pequeño pueblo francés en los Alpes, cerca de la frontera con Suiza.
Sébastien vive allí con su abuelo y su prima.
Todos los años, recibe en navidad un regalo de su madre que vive en América… por lo que Sébastien sueña con visitarla algún día.
La calma en el pueblo, sólo se rompe con 2 eventos:
Una “Bestia” que ataca de noche a las ovejas; y la llegada de un pequeño grupo de soldados alemanes en busca de judíos que intenten cruzar la frontera.
La subtrama consiste en ayudar a la gente a través de las montañas, a escapar a Suiza, y evitar la captura de los nazis.
Sébastien es increíblemente independiente e ingenioso, y a medida que avanza la trama, nos maravillamos del coraje y la tenacidad del niño.
Inicialmente lo vemos cuando los hombres de la aldea se van en busca de un animal que está matando ovejas...
Asumen que es un perro feroz, y están decididos a matarlo.
Un día, Sébastien camina por las colinas, y se encuentra con el perro, y este Gran Pirineo no parece particularmente agresivo; el chico se queda allí quieto, y le habla tranquilamente.
Cuando el niño ve al perro de nuevo más tarde, incluso consigue que el perro le permita acariciarlo, y pronto se hacen amigos.
Pero los hombres del pueblo han jurado matar a este animal, y cuando el abuelo lo ve, Sébastien se para delante del perro para protegerlo; pues más tarde se descubrirá quienes están perjudicando a las ovejas.
Se reveló así que la “Bestia” en cuestión, es en realidad un gran perro que fue golpeado por su antiguo dueño, por lo que huyó y se volvió salvaje.
Pero no lo es tanto desde que Sébastien lo descubre; y rápidamente se hace amigo de ella, en secreto, aunque el perro todavía está siendo cazado y en constante peligro de ser asesinado por los aldeanos.
Sébastien, finalmente lo nombra “Belle”, porque una vez limpio, ella descubre su verdadera belleza y hermosura.
Por supuesto, también hay la obra, el tema de “La Belleza y La Bestia”; y cómo la bestia en realidad, será representada por los nazis, aunque este hecho no se explora.
Belle es como el compañero indistinguible e inseparable de Disney, Pixar o DreamWorks, tal es la familiaridad de la narración y la forma estándar, que no sorprendente.
Además, hacia el final, el perro resulta ser una bendición; ya que ayuda a salvar algunas vidas inclusive.
Incluso la amenaza del Tercer Reich trae poca amenaza... y es que Francia está ocupada por los alemanes, y hay una operación clandestina de los franceses que pasan a los refugiados judíos por las montañas para llegar a otro país.
Hay visitas regulares por los alemanes en el pueblo cercano, y quieren detener esto.
A pesar de ello, Belle et Sébastien es apropiada para todas las edades.
La violencia no es demasiado extrema, y la película es similar en estilo a la vieja película de filmes como los de “Lassie”, con encanto y entretenimiento, orientado a la familia.
Centrándose especialmente en esa encantadora relación, entre un perro y un niño, Belle et Sébastien es realmente agradable, para aquellos que quieren ver un filme dulce, en este período mundial, lleno de violencia; además, el tono melancólico se mantiene en cada giro del metraje.
La película comienza de una manera desgarradora, ya con un pequeño animal que perdió a sus padres, y te pone bien en el estado de ánimo para todo lo que está por venir.
Una película sobre los animales, especialmente el perro, con subtramas relacionadas con él, y con el médico, la joven, el abuelo, etc., que tocan el corazón emocionalmente, al igual que toda la historia de llegar a los Estados Unidos.
Del reparto, Félix Bossuet, el niño que hace el papel principal, fue elegido entre más de 2.400 niños.
Su actuación demuestra mucho talento natural, es extraordinario y particularmente eficaz en su papel.
Como niño, en él veremos momentos de devoción y amor, cuidado y protección; y crea un fuerte sentido de cuidar el verdadero significado de la amistad.
Bossuet es adorablemente lindo, la cámara lo adora, y se ve casi “animado” como si fuera un “cartoon”, un niño de espíritu libre, creativo y hace que el papel sea completamente creíble.
Por su parte, Tchéky Karyo está excelente como el abuelo César.
Sabemos desde el principio que le importa profundamente a Sébastien, y le está enseñando todo lo que sabe.
También sabemos que tiene muchos de sus propios demonios oscuros, como el alcoholismo.
Karyo es fenomenal en este papel.
El único problema es que no sabemos lo suficiente de él, y la película no nos permite realmente explorar su personaje.
Otros actores correctos, igual si saber mucho de ellos:
Margaux Châtelier, Dimitri Storoge y Andreas Pietschmann, y sólo vemos a los judíos como refugiados, nunca como personajes individuales.
Todos están muy interesantes, pero no hay tiempo para llegar a conocerlos como personajes.
Sin embargo, sus actuaciones son sólidas, y definitivamente son parte integral de una película muy buena; y ninguno de estos actores eclipsa el rendimiento del hermoso perro, o tal vez fue más de un perro...
El perro es brillante, muestra la emoción, la expresión y un corazón que literalmente conduce la película.
Sin el perro y sin Bossuet, Belle et Sébastien no habría sido tan buena.
Y no es sólo el perro, también hay cabras monteses, lobos, cabras, águilas y muchos otros animales salvajes de esa zona montañosa.
La parte con los lobos salvajes, está muy bien hecha también.
Era de esperar que ellos fueran los responsables de las matanzas, y honestamente me pregunto por qué utilizan a Belle como el chivo expiatorio, si saben que hay lobos salvajes alrededor.
De todos modos, otro punto culminante, fue la primera reunión entre el niño y el perro, donde el perro todavía emite un aire de peligro, y sin embargo, ya se podía sentir su conexión.
Belle et Sébastien también toca el tema moral, representada en el peligro de los rumores, especialmente si los que son las víctimas no pueden defenderse por ninguna razón, no importa si es humano o animal.
De esta manera se inició una leyenda completa, sobre un perro realmente pacífico, que sólo ataca cuando es atacado; siendo un monstruo salvaje.
Además, realmente hay que admirar al elenco y al equipo de producción por trabajar en algunas condiciones bastante extremas para traernos esta película.
Una de las películas con mejor fotografía natural que he visto, aunque con los paisajes en los que se rodó la película, hacer una fotografía tan buena es, o parece ser bastante sencillo…
A destacar en definitiva y sobre todo, al amor y la inocencia en la relación entre Belle y Sébastien, el paisaje absolutamente espléndido, y la emotiva canción de Sébastien.
Punto aparte al director de la coordinación de animales, Andrew Simpson, y al adiestramiento de Laurent Charbonnier.
El tratamiento que hace Vanier del perro, es extraordinaria.
No hay nada mejor que ver a un animal en su medio natural, y los montañas de los Pirineos, sin duda es un lugar para irse a vivir, en esas cumbres, protegiendo al ganado.
El perro de Belle et Sébastien, es un pariente del mastín de montaña, o del pastor de maremma, que tiene todas las características de este tipo de razas:
Mucha confianza en sí mismos, fortaleza, devoción por el dueño, y paciencia infinita con los niños.
El Mastín del Pirineo, es una raza bastante grande, no es brusco ni torpe, tampoco ruidoso, no posee una estructura débil, con mucha fuerza; es un perro inteligente, noble y funcional, características de selección en la que se centran sus criadores.
En la actualidad, la raza tiene un notable reconocimiento internacional, como demuestra la existencia de clubes en numerosos países europeos, y en Estados Unidos, aunque últimamente el número de ejemplares de calidad ha disminuido bastante y, por ello, se ha requerido ayuda científica para intentar solucionar los problemas actuales que, al parecer, están remitiendo dando lugar a un moderado incremento de la fertilidad general en la raza.
Y es de agradecer que en las películas sobre perros, estos se comporten como tales, sin humanizarlos, porque cuando los perros se comportan como “humanos” es que el guionista se ha quedado sin recursos para contar una buena historia.
Se le puede achacar que aquí haya una historia misteriosa, de lo que le sucedió a la madre de Sébastien, de quienes están ayudando a los judíos, y las verdaderas motivaciones de algunos personajes.
Más allá del honor de los actos heroicos de la vida real, llevados por la resistencia francesa, la película es también una excusa para filmar algunas imágenes impresionantes, en el mundo vertical del muchacho.
En este mundo le ocurren algunas cosas tristes y sofisticadas, incluyendo al menos 2 claramente impactantes emocionalmente:
La guerra misma y la falta de familia.
Algunas cosas tristes suceden también, pero no tanto como se espera de una película francesa.
Los padres deben saber, que hay algo de alcohol, de mentiras y de malas palabras, pero los personajes están tratando de hacer lo mejor de sí, en las circunstancias dadas.
No puede ser fácil, que su pequeño pueblo sea tomado por soldados…
Sobre todo, el mensaje que esta película bueno:
“Protege a tus amigos, y siempre intenta hacer lo correcto”
Un buen mensaje para todos.
“Ce n'est pas l'Amérique, c'est la Suisse”
La vida del director de Belle et Sébastien, Nicolas Vanier, es una aventura permanente.
Él es un enamorado de la naturaleza, una pasión que le ha llevado a realizar cerca de 30 grandes expediciones por tierras de Siberia, Laponia, Alaska o las Montañas Rocosas.
A pie, en canoa, en trineo arrastrado por perros, a caballo...
Nicolas Vanier, utiliza en cada ocasión medios tradicionales para desplazarse por esos parajes casi desconocidos; y es ante todo un aventurero y escritor, que ha publicado numerosas crónicas de sus expediciones, libros de memorias, reportajes fotográficos y novelas.
Nacido en 1962, en Senegal; se crio en una granja francesa, donde su abuelo le introdujo en la naturaleza.
Evidentemente, a partir de su filmografía, el tema tiene esta característica, y su énfasis en los animales, pues Vanier ama lo salvaje y la naturaleza, algo que bien demostró  en Belle et Sébastien.
No obstante, en 2006, Vanier ha decidido poner fin a sus años de aventuras, y empleará a partir de ahora todas sus fuerzas en transmitir su pasión por la naturaleza más salvaje.
Lamentablemente, todo tiene un precio…
En julio de 2014, Gaumont informó que Belle et Sébastien tendrá una secuela.
El anterior director, Nicolas Vanier, será reemplazado por el canadiense Christian Duguay, y reunirá a los guionistas Juliette Sales y Fabien Suarez, así como a los miembros del reparto:
Bossuet, Karyo, Châtelier y Cancelier, y fue llamada:
“Belle et Sébastien, L'Aventure Continue” (2015) donde Sébastien, que ya ha cumplido los 10 años, celebra el final de la guerra.
Él y Belle, esperan ansiosos el regreso de Angélina, pero ella no volverá, ya que desapareció en un accidente aéreo, en el corazón de los bosques transalpinos...
No digo más, hay que verla.

“Si quelque chose arrivait, je ne me pardonnais jamais”



No hay comentarios.:

Publicar un comentario