Acerca de mí

Mi foto

Analista Cinematográfico y de Música Clásica.

lunes, 5 de junio de 2017

Cat's Eye

“Follow the newest cat-and-creature game as played through”

Los gatos poseen una conexión con el mundo mágico, invisible.
Así como los perros son nuestros guardianes en el mundo físico, los gatos son nuestros protectores en el mundo energético.
Desde tiempos remotos, los gatos, una de las mascotas más populares del mundo actual, han sido asociados al mundo de la noche, a la muerte, y a los hechos paranormales e inexplicables.
Y es que su naturaleza ha estado desde siempre ensombrecida por una bruma de misterio, la misma que ha llevado a que en diferentes culturas, tanto en el mundo antiguo como moderno, se crea que estos altivos, independientes y ágiles felinos, son portadores de capacidades perceptivas extraordinarias, de las que carecemos los seres humanos.
La superstición más popular con respecto a los gatos, afirma que estos felinos de mirada fosforescente, y de pupilas verticales que se ensanchan en la oscuridad, tienen 7 vidas, aludiendo a su independencia y su portentosa morfología que lo convierten en un superviviente nato, tal y como lo demostró en las crueles masacres medievales y renacentistas.
Sin embargo, son numerosos los autores, como el periodista británico, Dennis Bardens, autor del libro “Poderes secretos de los animales”, por ejemplo, que afirman que el gato posee una desarrollada percepción extrasensorial, que se manifestaría en 4 habilidades:
La premonición o conocimiento anticipado de acontecimientos funestos; orientación geográfica instintiva; telepatía o comunicación mente a mente; y la percepción de fantasmas y seres de otra dimensión.
Con respecto a la precognición de accidentes, no son pocos los casos de gatos que salvaron a sus dueños, o a otros seres humanos de diferentes situaciones de peligro, aún a costa de su propia seguridad.
Con respecto a las otras cualidades paranormales atribuidas a los gatos, se cree que los gatos son capaces de desarrollar un fuerte lazo mental con sus propietarios, y pueden anticipar cuando sus amos están a punto de llegar a la vivienda, y predecir sucesos funestos que puedan afectarlos.
Los gatos, también muchas veces se comportan de forma aparentemente extraña, o se quedan mirando fijamente la nada, totalmente concentrados, aunque esto se debería a su capacidad de ver seres y objetos de otras dimensiones, que no serían perceptibles para la mayoría de personas.
Por ello, algunos médiums los consideran en extremo útiles para percibir entes y espíritus, y ser una especie de nexos entre el mundo de los vivos y el de los muertos, sin mencionar que también tienen un talento natural para captar diferencias en los campos magnéticos, y detectar alteraciones eléctricas.
Se dice también, que los gatos son capaces de reciclar energías negativas en los hogares.
A ello se debería, que acostumbran sentarse y descansar en determinados lugares de la casa, donde captan estas impregnaciones negativas, transformándolas y eliminándolas finalmente de las casas.
Algunos autores postulan, que nuestros problemas y estrés diario, son absorbidos por el gato, por ello, cuando el lugar está muy cargado de energía negativa, no es raro que el gato se enferme.
Estos mismos autores, aconsejan también estar muy atento a la forma como los gatos reaccionan a las visitas en las casas, ya que muchas veces, ellos están intentando proteger a sus dueños de un campo energético negativo, o pesado.
“You flying shit house!”
Cat's Eyes es una película de terror y fantasía, del año 1985, dirigida por Lewis Teague.
Protagonizada por Drew Barrymore, James Woods, Alan King, Kenneth McMillan, Robert Hays, Candy Clark, Mary D'Arcy, James Rebhorn, James Naughton, Patricia Kalember, Mike Starr, Charles Dutton, Tony Munafo, Court Miller, Russell Horton, Patricia Benson, entre otros.
El guión es de Stephen King, inspirado en 3 de sus cuentos:
1. “Quitters, Inc.”, publicado por primera vez en 1978, en la colección “Night Shift” de Stephen King.
2. “The Ledge”, publicada por primera vez en la edición de julio de 1976, de la revista Penthouse, y más tarde recogidos en 1978, en la colección “Night Shift” de Stephen King.
3. “General”, un cuento escrito por King para la película.
En las 3, el protagonista principal es un gato americano de pelo áspero, o “American wirehair”, que es una raza de gato doméstico, que se originó al norte del estado de New York, en Estados Unidos.
Las 3 historias, están conectadas sólo por la presencia del gato que viaja, desempeñando un papel incidental en los 2 primeros cuentos, y es el personaje principal del tercero.
Como dato, el gato “American wirehair”, apareció a partir de una mutación no intencional, dentro de una camada de 6 gatitos nacidos de 2 gatos de granja.
Se dice que son gatos con capacidad de adaptarse, y resistentes a enfermedades; por lo que se caracterizan por ser fuertes y musculosos, de constitución similar a los “American shorthairs”
El color de su pelaje puede variar; y han sido descritos como gatos inteligentes, afectuosos, un poco imperativo, reservados, leales, juguetones y curiosos.
Por su parte, Stephen King es un amante de los gatos, y como escritor, es conocido por sus novelas de terror, y sus adaptaciones al cine y televisión, así como guionista; y nos presenta en este film, una mezcla de humor negro, suspenso, algo de terror y fantasía.
Cat's Eye es la primera película de Stephen King que recibe una calificación de PG-13.
Parte del rodaje, tuvo lugar en la localidad de Wilmington, Carolina del Norte, mismo lugar elegido para filmar escenas de otras adaptaciones de Stephen King.
La historia se divide en 3 capítulos, que son vistas a través de los ojos de un gato:
La primera historia es la de un empedernido fumador, Richard “Dick” Morrison (James Woods), que contrata a unos sádicos para que lo ayuden a dejar de fumar.
El Dr. Vinny Donatti (Alan King) de Quitters Inc., usa técnicas experimentales, para que la gente deje de fumar.
Como paciente, Morrison pronto aprenderá las terribles consecuencias que acarrea intentar engañar al método.
En pocas palabras, el método consiste en castigar a la familia del fumador, en vez de a él mismo, y siempre están vigilados.
Las infracciones son muy severas que van desde electrocutar a la esposa, Cindy (Mary D’Arcy), del mismo modo que lo hicieron como el gato de prueba; hasta llevar a la hija de ambos, con Síndrome de Down; pasando a la violación, la mutilación o la muerte de ellas.
La segunda historia, involucra a un mafioso, Cressner (Kenneth McMillan) que descubre el adulterio de su mujer, y obliga al amante, Johnny Norris (Robert Hays), a que camine por la cornisa de un edificio.
El amante, un jugador de tenis, deberá recorrer toda la cornisa sin caerse, si lo logra, no le denunciara a la policía, y podrá quedarse con su mujer.
Lo que pasa es que Cressner le hará difícil la travesía… mientras el gato, que escapó de Quitters Inc., lo observa todo.
La tercera historia, es la de una niña Amanda (Drew Barrymore), que ve un gnomo en su habitación.
El gato, ha logrado llegar a la casa de Amanda, y ella decide adoptarlo, llamándole “General”
En realidad, el gato ha acudido a ella para protegerla, pues el gnomo le está robando la respiración y la vida.
El gato es el único que conoce esté suceso, y el único capaz de detener al monstruo.
Una aventura felina, que no tiene demasiado humor, ni es puro terror, es más bien una historia fantástica.
Cat's Eye es un gran clásico de la década de los 80’s, y de la historia del cine, una película altamente recomendable, que quizá también sea responsable en parte del gran afecto que siguen inspirando los gatos hoy en día.
“Forget the cat, you hemorrhoid!
Get the gun!”
Tras el gran éxito de “Creepshow” (1982), el cine de terror vio surgir un repentino interés por las cintas de antología, que se mantuvo prácticamente durante toda la década de los 80.
Una de las películas más famosas de esta tendencia es Cat's Eye, que basaba su gancho publicitario, en el hecho de contar con Stephen King como guionista, adaptando su propia obra.
King, que para ese entonces estaba en lo más alto de su popularidad, fue la punta de lanza comercial de una película que, vista hoy en día, resulta modesta, especialmente comparada con “Twilight Zone: The Movie” (1983), pero con todo y eso, guarda todavía detalles interesantes.
Era una Época de Oro del Cine de Terror en Hollywood.
La industria, estaba llena de ideas novedosas, y directores que trataban de ir más allá de los límites establecidos.
Uno de ellos, era Lewis Teague, un veterano capaz de dirigir cualquier tipo de género con mano maestra.
Del terror a la acción, pasando por el drama, Teague tenía garra para todo; de hecho dirigió un filme de King, “Cujo” (1983); sin embargo, contra los deseos del director, el estudio cortó un prólogo que explica las motivaciones del gato; pues lo consideraban “demasiado tonto”
Como resultado, muchos de los espectadores estaban confundidos por la conexión entre las 3 historias.
El prólogo eliminado era así:
La madre de Amanda, descubría que su hija no estaba respirando, y que el gato de la familia estaba cerca suyo...
Como era supersticiosa, y creía en la vieja leyenda que cuenta que los felinos pueden robar las almas de los niños, lo perseguía con un rifle.
El gato escapaba de la casa, y esto explicaba por qué luego debía regresar para enfrentar al gnomo, que era el verdadero culpable, y villano del filme.
Por tanto, la historia principal, y el motivo del porqué el gato hace un largo viaje, es porque tiene que salvar a una pequeña, de un duende maligno que la acosa por las noches, y le roba su energía vital, y solo este gato puede enfrentarse a ese ser maligno; pero antes de eso, tendrá que sortear distintas situaciones para llegar donde Amanda.
Y como buen gato, se las trae:
Es un experto escapista, su medio de transportación es especial, gusta de escuchar a los maniquíes, escucha voces que le piden ayuda, como si fuera un chamán, se juega la vida en la carretera, gusta de escalar las alturas, y es un héroe justiciero.
Así las cosas, nuestro felino personaje, se encuentra paseando tranquilamente por un callejón, cuando de repente se topa de frente, de hecho nariz con nariz, con un perro, su enemigo ancestral.
Como consecuencia de este infeliz encuentro, tenemos a nuestro felino amigo huyendo para salvar su vida, pues el brillante perro agrede al gato sin mediar provocación alguna.
Durante su huida, el gato sube a un camión de transporte de carga, que lo salva, y lo lleva lejos de las fauces de su agresor.
Al llegar el camión a su destino, nuevamente podemos ver a nuestro protagonista, quien desembarca y sale huyendo despavorido.
Durante su huida, llega hasta una esquina cualquiera de la ciudad de New York, donde encuentra un aparador que exhibe todo tipo de ropa.
Él, por supuesto, no pretende comprar ninguna de las prendas puestas a la venta, sin embargo no aparta la vista, pues ocurre algo curioso:
Un Maniquí comienza a hablarle, y le pide desesperadamente su ayuda.
El maniquí permanece inmóvil, pero es posible observar a una niña pequeña, no mayor de 8 o 9 años, que se comunica con el gato, y de manera desesperada, le solicita ayuda, pues al parecer, hay algo tratando de localizarla para hacerle daño, y el único ser capaz de salvar a la pequeña, es el gato.
Desafortunadamente, mientras nuestro héroe se encuentra distraído, un hombre lo levanta y enjaula, para llevarlo a un establecimiento cercano, donde finalmente comenzarán sus aventuras en busca de la pequeña a quien debe salvar.
Así llega a Quitters Inc., donde Dick Morrison, un empedernido fumador, contrata al grupo de psicóticos para que le ayuden a dejar de fumar.
Con la amenaza de que su esposa será electrocutada, e incluso violada si recae en su vicio, Morrison buscará la manera de engañar al Doctor Vinny Donatti, pero se dará cuenta que lo vigilan todo el tiempo.
Irónica y hasta cómica historia, en la que el gato es utilizado para mostrar a Morrison, los castigos que le esperan a su esposa si recae.
Esta es una historia muy original y entretenida, mezcla un poco de humor con suspenso, y con un final estupendamente macabro y sorprendente.
Luego, el gato llega a parar a la casa de un mafioso, que después de descubrir que su mujer le es infiel, somete a una tremenda tortura al amante, obligándolo a caminar por una delgada cornisa de un alto edificio.
En el coche del amante, el mafioso “planta” una bolsa de cocaína, y avisa con llamar a la policía si no acepta jugar a aquello que le ofrece.
Teniendo el piso en el ático de un rascacielos, el juego consiste en dar una vuelta al edificio, utilizando la cornisa que lo rodea.
Si sobrevive a este proceso, no sólo se queda con su mujer, sino que también se quedaría con el dinero.
Así que todo se reduce a una cuestión de aceptar una posible condena en la cárcel, o enfrentarse a la gravedad.
Por esas cosas de vida, se cambiarán los roles.
Aquí, el gato es utilizado en una apuesta, entre el mafioso y uno de sus subalternos, en la que el felino logra cruzar una avenida atestada de vehículos en marcha, ganando el mafioso que lo lleva al edificio.
También es una historia entretenida y muy irónica, sobre todo en el desenlace.
Ambos episodios, logran suplir bastante bien sus carencias con un efectivo discurso sobre la paranoia en el primer segmento, y una explotación del vértigo en el segundo.
Finalmente, en la tercera historia, ésta vez protagonizada por el minino, tenemos a una pequeña, Amanda, que pide a sus padres, Sally Ann (Candy Clark) y Hugh (James Naughton), quedarse con el gato que encontró en el jardín.
Su madre, que odia los gatos, busca todas las excusas posibles para sacar al gato de la casa, y lo encuentra cuando una noche, Poli, el loro de la familia, aparece descuartizado.
Amanda alega que fue un malévolo gnomo que la visita por las noches, el que mató al ave, pero su madre decide que el gato es el culpable.
Deshaciendo del felino cuando están solos, el gato regresará a casa a salvar a Amanda de un nuevo ataque.
Sin dudas, la mejor de las 3 historias, entretenida, terrorífica y maligna, en la que el gato es el verdadero héroe.
Por su parte, Stephen King suele tener una gran habilidad para lograr sorprender, y en ocasiones aterrorizar, mediante la utilización de situaciones extremadamente comunes y cotidianas de la vida del ser humano.
Durante los primeros 2/3 de la película, desarrolla el suspenso mediante la adicción:
Primero a una droga, El Cigarro; y luego a una actividad, Las Apuestas.
En el primero de los casos, el gato es simplemente un personaje circunstancial, está allí por error, y su importancia es marginal.
En el segundo cobra más relevancia, pues es fundamental para el “buen” término de esta parte de la historia.
Por supuesto, es en el último tercio de la película, donde el gato finalmente adquiere una importancia capital.
Las historias son variadas y entretenidas, unas más que las otras, pero en general están bien dirigidas, y el ritmo es constante.
La idea de que las historias sean vistas desde la perspectiva del gato, lo hace un film original, ya que no son muchas las películas de terror que tienen como protagonista a un felino, que además, es benefactor, al final de cuentas.
Y en definitiva, Cat's Eye deja un buen mensaje:
Sobre el fumado, las torturas practicadas en animales para beneficio de la ciencia en los humanos; la infidelidad, y el juego, etc.
También encontramos referencias a otros trabajos de Stephen King:
A “The Dead Zone” (1983) cuando Morrison pregunta:
“¿Quién escribe esta mierda?”
El gato es perseguido por un San Bernardo, una referencia a “Cujo” (1983)
El gato es casi atropellado por un Fury Plymouth rojo, con una pegatina que dice:
“Soy Christine”, en referencia a “Christine” (1983)
La madre de Amanda, está leyendo el libro de Stephen King, “Pet Sematary” en la cama.
En el segundo episodio, Cressner voltea a través de una revista sobre la mesa de café.
Esa revista es la edición de julio de 1976 de Penthouse, que contó con la historia corta del segmento en que se basa.
El villano de la película, es un gnomo, que ha sido parte de las pesadillas, no solo de Amanda, sino de miles de niños y jóvenes en todo el mundo.
La idea de que un ser mágico y diabólico se esconda debajo de la cama para tratar de robar nuestro aliento y nuestra alma, es un temor muy antiguo para el ser humano.
Sobresaliente el diseño del gnomo, ese duendecillo raro, no es sino una evolución de todas esas pesadillas que, de pequeños, teníamos.
Cualquier pequeño ruido, cualquier movimiento de sombra, en nuestras inocentes mentes, era debido a un ser sin forma definida, cuyas intenciones desconocíamos, pero de cuya naturaleza malvada no dudábamos en ningún momento.
Stephen King, simplemente se ha dignado en darle forma a esta pesadilla; además cuenta con un notable uso de efectos especiales, que no han envejecido del todo mal.
El aspecto visual de este último relato, es lo que quedará en la retina del espectador.
Sobre todo esa especie de “critter” vestido de bufón, que no deja de ser entrañable.
Las actuaciones son correctas, de hecho, Stephen King escribió este guión con Drew Barrymore en mente, porque el productor, Dino De Laurentiis, quedó impresionado por su actuación en “Firestarter” (1984)
No obstante, después de esta película, Drew con tan solo 9 años, se alcoholizo, y 3 años después, ya era cocainómana.
Por suerte, a los 14 años empezó a salir de su agujero, y actualmente volvió a estar en cartelera.
Destacando los villanos, como el psicótico Dr. Vinny Donatti, interpretado por Alan King; al malicioso mafioso, Cressner, interpretado por Kenneth McMillan; y la antipática e incrédula madre de Amanda, interpretada por Candy Clark.
Pero sobre todo, el gato, General, y una muy pequeña Drew Barrymore, que demuestra que actuaba mejor de niña, que de adulta.
Otro mérito del film, es presentar el carácter benefactor de los gatos, tan vapuleados a lo largo de la historia por ridículas creencias de ridículos persignados, que ven algo maligno en estos felinos, y que aparte, ponen a los perros como animales superiores, cosa que está lejos de ser cierto, lo que está científicamente comprobado, y aquí aparece en su peor forma, en un “Cujo” rabioso y ensangrentado.
Como curiosidades, en la segunda historia, cuando Norris pierde el balance y casi cae, podemos ver el gancho que lo sostiene en su camisa…
El único problema que le veo a Cat's Eye, son las transiciones, por ejemplo, el gato huye demasiado pronto en la primera historia, así que técnicamente, sus ojos no “ven” lo que sucede, que es donde reside la gracia del título.
Sin el prólogo eliminado, queda una sensación permanente, de que el gato lleva consigo dentro, una especie de maldición, que enloquece a los que están a su alrededor, provocando surrealistas escenas y reacciones.
También, por otro lado provoca una sensación de cierto sopor, porque uno no sabe a qué atenerse, y cuál es la finalidad del gato.
Un gato que lleva el misterio, que no sabe bien que quiere, pero que siempre anda de por medio.
Por último, la banda sonora, está a cargo de uno de los grandes compositores de la música hollywoodense, Alan Silvestri.
“And you call yourself a scientist!”
Los gatos, suelen ser los grandes olvidados de las terapias asistidas con animales, pero diversos estudios subrayan sus múltiples beneficios para la salud psíquica de sus dueños.
El contacto con los felinos, reduce el estrés de sus dueños, y se ha comprobado que el estado mental de los individuos con problemas psicológicos, mejora con la presencia de estos animales, según el estudio Animales, una compañía saludable.
Desde el punto de vista psicológico, otros estudios señalan que los gatos ayudan a intensificar los procesos de relajación.
Su ronroneo fomenta las emociones positivas, y sus pequeñas señales de afecto, son muy bien recibidas por sus dueños, por lo que se recomiendan especialmente para las personas que viven solas, o no pueden dedicar mucho tiempo al cuidado de otras mascotas.
Algunos estudios científicos, postulan el poder terapéutico y sanador de los gatos, afirmando que el simple hecho de acariciar a un gato, eliminaría el estrés y la negatividad, aportando calma y quietud, mejorando el nivel cardíaco, y contribuyendo a la salud física y psíquica del ser humano.
Con respecto al inconfundible sonido del ronroneo de estos animales, que indica que el gato está en un estado de placidez, aunque también puede indicar angustia, aflicción o dolor; se cree que es el resultado de impulsos rítmicos hacia su laringe.
Y la frecuencia en la vibración producida por el ronroneo, fomentaría la curación de los huesos, y de los órganos del animal, explicando por qué ronronean cuando están heridos.
Lo increíble de todo esto, es que muchos sostienen, que los gatos son capaces de traspasar esta asombrosa capacidad curativa a los seres humanos que tienen cerca, por ejemplo, cuando ronronean en el regazo de sus dueños.

“Every Breath You Take”



No hay comentarios.:

Publicar un comentario