Acerca de mí

Mi foto

Analista Cinematográfico y de Música Clásica.

domingo, 11 de junio de 2017

Cell

“When everyone is connected no one is safe”

En la terminología de Sigmund Freud, la idea de la supervivencia como primera directriz, se expresa mediante el concepto del “ello”, mientras que Carl Jung emplea la idea más grandilocuente de “la conciencia de sangre”
Ninguno de los 2 cuestionaría la idea de que, si a un ser humano se le arrebatara en un instante todo pensamiento consciente, todo recuerdo y todo raciocinio, lo que quedaría sería puro y terrible.
Que la bibliografía de Stephen King es inconmensurable; pues desde hace casi 40 años, este autor nacido en Maine, en 1947, nos ha venido regalando trozos de la historia reciente de los Estados Unidos, en clave de descenso a los infiernos, en donde El Mal parece germinar en cualquier rincón de ese paradigma de la modernidad llamado “American Way Of Life”
¿Realidad o ficción?
Hace unos cuantos años, una noticia en televisión revelaba que, tras un período de crecimiento prácticamente exponencial, el número de terminales telefónicas, había superado el número de habitantes.
En un principio no parece un hecho demasiado perturbador, pero cuando te pones a pensar en ello, sacas conclusiones un tanto preocupantes, tanto como para escribir un libro.
Y eso es precisamente lo que ha hecho uno de los escritores más aterradores del planeta, Stephen King.
Sirviéndose del “boom” comercial de la telefonía móvil en las últimas décadas, y echándole un poco de combustible a su hiperdesarrollada imaginación, El Maestro del Terror nos propone una terrible aventura post-apocalíptica, que pretende ser una crítica a la sociedad compulsiva, consumista y tecnócrata de hoy día.
Parece que, últimamente, todo el mundo está empeñado en destruir el planeta, ya sea por medio de un cataclismo astral, una antigua profecía, o una consecuencia natural del cambio climático.
Sin embargo, en “Cell” nos toparemos con una gigantesca onda electromagnética, capaz de despertar los instintos más bajos del ser humano.
“Cell” es una novela de terror apocalíptica superventas, creada por el escritor Stephen King, publicada el 24 de enero de 2006.
En la edición impresa, se aclara que King “no tiene teléfono celular”
La novela, es un homenaje a este subgénero del terror, una tecnofóbica y compenetrante mirada al final de una civilización, o a lo que podría convertirse en un nuevo extremo, telepáticamente forzado fascismo.
Y es que King trata con regularidad la fantasía en todas sus vertientes:
Sueños, telequinesia, poderes paranormales, fantasmas; el tema vampírico y los muertos que vuelven a la vida, pero más bien como reencarnaciones o personas resucitadas, y no como “zombie” en sí.
Así las cosas, la historia recrea un día normal en la vida de Clay Riddell, un artista de Maine, que acaba de firmar el contrato de su vida en Boston.
Su novela gráfica, “El Caminante Nocturno”, va a ver por fin la luz, lo que significa que su mala racha ha terminado; o eso creía él, porque cuando está esperando para comprarse un helado, empieza a ver, cómo la gente se comporta de manera salvaje y autodestructiva.
¿El motivo?
Una señal que se transmite a través de los teléfonos móviles, y que convierte a todos los que la escuchan, en una suerte de “zombies asesinos”
Acompañado por la adolescente Alice, y el encantador Tom; Clay comienza una peregrinación hacia su ciudad, para buscar a su hijo y a su exmujer.
Un camino demencial, en el que poco a poco irán descubriendo más sobre esa nueva forma de vida, que parece haber surgido tras el cataclismo.
Una forma de vida con una mente común, y con ideas más diabólicas, que podría parecer en un primer momento.
Clay, no sabe qué ocurre, pero logra escapar de los ataques.
No sólo eso, sino que además salva a otro hombre de los mismos; juntos huyen, y poco a poco se encuentran con más supervivientes, y descubren que la locura que parece contagiar a todas las personas, se debe a una fuerza desconocida, que llamarán “El Pulso”, y que se propaga a través del teléfono móvil.
Además, se dan cuenta de que la amenaza, no es sólo real y esporádica, sino que los afectados empiezan a reunirse en grupos.
Y no se comportan como “simples zombies”, sino que desarrollarán poderes sobrenaturales, como la telequinesia o la levitación.
Los zombies, formarán un ente común, una especie de conciencia colectiva que tratará de dominar todo lo que les rodea.
Es un mundo lleno de caos, de retroceso evolutivo, de locura colectiva, de canibalismo.
La trama se desarrolla entre la aventura, el terror y la supervivencia humana, pero con el terror dedicado a los muertos vivientes con poderes sobrenaturales.
No obstante, en “Cell” King corrige algunos de sus “defectos”, como contarnos hasta el número de la seguridad social de los personajes.
Páginas y páginas sobre la vida de los personajes, la descripción de su entorno y su día a día, así como las vicisitudes varias, y pensamientos de los mismos; aquí se ven reducidos a lo básico, en aras de la acción; y la sensación de pánico.
Pánico que experimentan los protagonistas al ver desaparecer su mundo tal y como lo conocían.
Pánico al enfrentarse a seres que atacan y despedazan, y a lo que no se entiende...
Y pánico del protagonista por su hijo pequeño, al que busca con vida desesperadamente a lo largo de todo el relato.
El libro, está dedicado al director de cine George A. Romero, y al escritor de ciencia ficción y horror, Richard Matheson.
Romero, ha trabajado con King en numerosas ocasiones, incluyendo los filmes “Creepshow” y la versión cinematográfica de “The Dark Half”
No obstante, el cineasta es más famoso por ser el productor y director de numerosas películas de terror de muertos vivientes, que muestran a manadas de zombies que abruman a caóticas civilizaciones en “Night Of The Living Dead” (1968) y “Dawn Of The Dead” (1978); ambas directamente mencionadas en “Cell”, a pesar de que los efectos de “El Pulso”, están relacionados de una forma más cercana con los de un arma bioquímica en la película de Romero, “The Crazies” (1973)
En la misma línea de “Cell”, la novela de Matheson, “I Am Legend”, describe un solitario hombre librando una batalla post-apocalíptica con humanos horriblemente alterados.
Entre las alusiones o referencias en “Cell”, al universo de King, tenemos que hace referencia a “la rata del pánico”, que es un motivo en el trabajo de King, para mostrar al miedo como una criatura imaginaria, alimentándose del temor del protagonista.
Clayton lo experimenta continuamente frente a la incertidumbre que lo invade respecto al destino de su hijo.
En la historia de “Cell”, King hace referencia a “Juniper Hill”, un hospital psiquiátrico, el cual había usado anteriormente en otras de sus novelas, como “IT”
El hijo de Clay, asistía a una escuela de educación media en Chamberlaine, Maine, que es el pueblo escenario donde tuvo lugar la novela de King, “Carrie”
La historia menciona en diversas ocasiones a los indios Micmac…
En “Pet Sematary”, Church, Gage y Rachel, fueron enterrados y devueltos a la vida en un cementerio Micmac.
Cuando comienza el efecto de “El Pulso”, Clay y Tom se dirigen al hotel, y pasan por una tienda donde ven una máquina de escribir “Royal”, la misma máquina que le da Annie Wilkes a Paul Sheldon en “Misery”, para que continúe la serie de libros.
Por último, “Cell” presenta un final muy abierto, que ha sido objeto de numerosas críticas por parte del público general.
Y es que Stephen King suele darle a sus libros, finales abiertos, para que el lector pueda decidir por sí mismo, si se trata de un final feliz, y un final triste.
En el caso de “Cell”, acaba con que el padre le coloca el teléfono en el oído a su hijo…
“El Pulso” no ha acabado, sino que ha cambiado/mutado, por lo que mientras que antes convertía a las personas en “zombies”, hacia el final del libro se invierte, y puede regresarlas a su estado original…
Es por eso que Clay le acerca el celular al oído a su hijo, y es por eso que el final es abierto, ya que a partir de ahí, el lector tendría que utilizar su imaginación para saber si funciono o si, por el contrario, le fundió el cerebro.
Eso es llevar el terror a lo cotidiano, por lo que resulta muy curioso que la novela, publicada en 2006, haga referencia a que son los jóvenes, sobre todo, los que tienen móvil, salvándose así una gran parte de la sociedad de cierta edad.
Hoy, 10 años más tarde, caeríamos todos, de eso no hay ninguna duda, porque hay miles de millones de teléfonos móviles en el mundo y:
¿Quién no tiene uno?
“Don't be sorry because there is nothing to be sorry about yet”
Cell es una película de terror y ciencia ficción, del año 2016, dirigida por Tod Williams.
Protagonizada por John Cusack, Samuel L. Jackson, Isabelle Fuhrman, Stacy Keach, Lloyd Kaufman, Griffin Freeman, E. Roger Mitchell, Alex Ter Avest, Clark Sarullo, Wilbur Fitzgerald, Rey Hernandez, Catherine Dyer, Elizabeth Davidovich, Abbey Ferrell, Angela Davis, entre otros.
El guión de Stephen King y Adam Alleca, basados en la novela del mismo nombre de Stephen King.
El director Eli Roth, fue anunciado para dirigir el director del proyecto en 2006, con Bob Weinstein, afirmando que “Roth haría la película, después de terminar “Hostel 2”
Roth, sin embargo, salió del proyecto ese año diciendo:
“Hubo una especie de diferencias en la opinión sobre cómo hacer la película, y lo que la historia debía ser, y hay una dirección diferente que el estudio quiere.
Por tanto, no estoy realmente interesado en hacer la película de esta manera.
También he aprendido, que realmente sólo estoy interesado en dirigir historias originales que escribo, eso es otra cosa que aprendí a través de todo ese proceso”
Después de la salida de Roth, la película se desvaneció en el fondo; sin embargo, en 2013, Tod Williams se anunció como director; y Stephen King anunció, que había escrito un guión para la película, y había creado un nuevo final, basado en las quejas de los lectores sobre el final del libro.
Cell lleva una fecha de “copyright” de 2014, pero fue estrenada hasta el 2016.
Por razones desconocidas, o poco claras, la distribución para la película, estaba condenada desde el principio, pues nadie quería distribuirla; siendo estrenada originalmente en el Film4 Frightfest, el 26 de febrero de 2016.
Sin embargo, a finales de enero de 2016, Frightfest anunció en su sitio web, que “debido a circunstancias fuera de nuestro control, hemos tenido que retirarla.
Lo lamentamos, no hubo absolutamente nada que pudiéramos hacer al respecto, y créanos, lo intentamos”
Por tanto, fue lanzada el 10 de junio de 2016, a video bajo demanda, antes de un lanzamiento limitado, el 8 de julio de 2016.
La filmación, tuvo lugar en enero de 2014, durante 25 días, en Atlanta, Georgia, EEUU.
La acción sigue a Clayton “Clay” Riddell, que se encuentra en Boston celebrando el éxito de su última novela gráfica, pero cuando se dispone a regresar a casa para encontrarse con su familia, una misteriosa señal electrónica comienza a transmitirse por todo el mundo, a través de los teléfonos celulares, transformando de forma instantánea a las personas que los utilizan, en unos peligrosos y rabiosos zombies sedientos de sangre.
En dirección al norte, a través de Nueva Inglaterra para encontrar a su esposa e hijo, Clay se une a un grupo de sobrevivientes, a la batalla contra estos violentos y frenéticos zombies, mientras el mundo cae en una locura apocalíptica.
Todos los supervivientes, se verán arrojados a una edad oscura, rodeados por el caos, la hecatombe, y una masa humana degradada a su estado más primitivo.
La idea que navega Cell, la de los móviles conectándonos a todos como una única gran masa que actúa al unísono, convirtiéndonos en una especie de zombies, no puede ser más actual.
Las nuevas tecnologías, que se supone, están hechas para facilitarnos el trabajo, para economizar tiempo en operaciones como la comunicación, en realidad se convierte en una jaula sin barrotes físicos, sino mentales.
De ahí al terror, sólo hay un paso, y es lo que se narra en Cell.
“Don't use your cell pone”
Dentro del subgénero de las distopías apocalípticas, fuera de las producciones llenas de acción, y con elementos fundamentales de la ciencia ficción, también existen una serie de cintas, principalmente en el cine independiente, que utilizan esto solamente como argumento y excusa para centrarse en otros tópicos, tales como las relaciones sociales, las disfunciones familiares, historias de amor, o simplemente para ahondar en la psicología de los personajes sometidos a una situación tan poco común, como un evento de destrucción y caos.
Dirigida por Tod Williams, Cell resulta, como suele ser, una adaptación que se toma ciertas licencias respecto al libro, sin alejarse del hilo principal, y respetando gran parte de los momentos altos de la novela.
Esta nueva adaptación de una novela de Stephen King, narra la historia de Clayton Riddell, que se encuentra en Boston para regresar con su familia, pero de pronto se desata algo apocalíptico, cuando a causa de las señales emitidas por los teléfonos móviles, todos los que estaban utilizando en ese momento los teléfonos, se convierten en personas agresivas y sedientas de sangre.
Es entonces cuando se desata una locura criminal, en las que pocas personas sobrevivirán, y los que lo consiguen, tendrán que sobrevivir ante un mundo totalmente transformado, como ocurre con Clayton, que deberá de intentar encontrar supervivientes, encontrar a su familia, y lo más importante, sobrevivir ante esos zombies, que han convertido a casi toda la población del mundo.
A partir de su premisa, que es una evidente crítica a la dependencia actual por las nuevas tecnologías, y la inmediatez que han alcanzado nuestros ritmos de vida, como una metáfora a la deshumanización, como puntos positivos tenemos:
Un inicio, aunque prometedor, cambia totalmente de escenario; pues en el libro era un parque, aquí es un aeropuerto donde se desata la locura, debido a la señal de los móviles que convierte a la gente, en una especie de infectados zombies; y que a pesar de no llegar a las cotas ultraviolentas que contiene la novela, crea una ambientación acertada, y engancha rápidamente al espectador, con un protagonista que está sin duda en el peor lugar, y tiene que hacer frente al ataque lleno de escenas sangrientas.
Con respecto a las actuaciones, John Cusack y Samuel L. Jackson, han hecho un papel decente, pero sin destacar, con un Stacy Keach desaprovechado.
Esto hace que Cell sea la segunda película de Stephen King, para el dúo de John Cusack y Samuel L. Jackson; siendo la primera “1408” (2007)
También, hace la 3ª película de Stephen King de John Cusack, siendo la primera, “Stand by Me” (1986)
Stacy Keach, también protagonizo otra película basada en un relato de Stephen King:
“Children Of The Corn 666: Isaac's Return” (1999)
Y entre las muchas diferencias del material de la fuente, en el libro, los zombies, como infectados, continúan teniendo sus cerebros, y cada noche desarrollan otras capacidades psíquicas, incluyendo telekinesis que les permite volar.
Esto se explica como la infección que ha desbloqueado el potencial sobrenatural latente del cerebro humano.
Esta idea, es sólo vagamente aludida en la película, cuando los sobrevivientes de la escuela, explican que el cerebro humano es como una computadora, y que ésta podría ser la siguiente etapa en la evolución humana.
En la novela, el protagonista Tom McCourt, es blanco; y el villano Raggedy Man, es negro; pero en la película, esto se invierte, ya que son interpretados por Samuel L. Jackson y Joshua Mikel, respectivamente.
En el libro, Alice muere por una pedrada, tirada por una persona no convertida; y es vengada por el antagonista, crucificando a los culpables.
En la película, es golpeada en la cabeza con un palo de billar, y es un zombie; y no hay venganza por parte del antagonista.
En la escena de apertura en el aeropuerto, se puede escuchar en el intercomunicador, “Vuelo 1408 a Los Angeles”
Esta es una referencia al cuento de Stephen King, y la película “1408” (2007)
En la escena del aeropuerto, de apertura, el vuelo a Manchester, New Hampshire se cambia a la puerta A6.
“A6”, es la cepa letal del virus de la novela de Stephen King, “The Stand”
En la escena donde Clay Riddell se sienta en la cama de su hijo, se ve una pintura de un barco en aguas tempestuosas colgando de la pared.
Esa es la misma pintura infame, colgada en la pared de la habitación de hotel de Cusack, en el filme “1408” (2007)
Hay una referencia a “Kashwak”, que está en el área llamada TR-90; ésta es una referencia a la novela de Stephen King, “Bag Of Bones”
Sobre los cuestionamientos de fondo; parto de la base que la explicación de “El Pulso”, y algunos otros hechos ni siquiera se logran explicar bien el libro, y creo que es el objetivo del autor, o quiero creerlo como seguidor de Stephen King, y llevarla a la pantalla grande, es un tanto complicada.
Aquí no se dice nada del motivo por el cual, todos los que usan móvil queden infectados, un sonido en concreto, un virus...
No explica de donde viene el malo de la capucha roja, ni porque el protagonista lo dibuja en su libro, además, la forma como se deja atropellar al final, sin poner impedimento, le descarga 8 tiros, y luego no ha muerto...
¿Es él quien los llama con número desconocido?
¿Si el malo es el jefe, como al explotar con la furgoneta no se acaba todo?
¿Realmente no es tan importante, lo importante es el colectivo?
Como el loco de la furgoneta de helados sabe todo lo que sabe, y prepara la bomba…
Los “phoners” o infectados, no tienen una actitud coherente:
Unos se chocan con la pared y hasta se ríen, otros quieren asesinar, al final solo con “cantar” al oído infectan...
¿Por qué salía música de sus bocas?
¿Por qué esa evolución?
Cuando entran en el restaurante con la vieja salida, esta queda infectada...
Si es de noche, como es que la han infectado, si de noche están pasivos…
No puede ser una evolución, ya que al final, es de noche, y están dando vueltas de forma pasiva en el repetidor...
Por ello, el final puede gustar o no.
El director decide que el protagonista muera con su hijo, y en su “fantasía” dentro de la colmena/enjambre, está buscando a sus amigos con su hijo...
Quizás sea de lo más original de la película; no obstante, personalmente no me cuadra por ser demasiado abierto y confuso.
Puede ser en realidad, un limbo mental en el que se encuentran aquellos infectados, y Clay, en espíritu cree que esta con su hijo yendo en busca de los otros, pero su cuerpo físico está ahí con la manada, él no logró hacer detonar la bomba en la camioneta, pues lo infectaron antes...
Cuando él llegó, el hijo ya estaba infectado; dándole un nuevo enfoque al mensaje interno que lleva la historia, que es “estamos demasiado conectados a Internet, en el que gastamos nuestra vida y tiempo en aspectos mundanos”
Como curiosidad, una vez finalizados los créditos de cierre, la señal de catalizador de la película, se reproduce durante aproximadamente 5 o 10 segundos, sin imagen, como si intentara convertir/infectar a la audiencia.
Cell termina con la canción “You'll Never Walk Alone”, el himno del Liverpool Football Club, cantado por los aficionados antes de cada partido.
Samuel L. Jackson, es un conocido aficionado del Liverpool Football Club.
“Walk on, walk on, with hope in your heart, and you’ll never walk alone…”
En menos de 4 décadas de evolución constante, los teléfonos celulares vinieron a modificar por completo los paradigmas de comunicación humana.
Su rápido avance nos permite inferir que van a afectar poderosamente a muchísimas áreas, desde cómo vivimos, hasta cómo consumimos, nos comunicamos o hacemos política.
Todas estas nuevas tecnologías de la información y comunicación, van a tener una repercusión significativa en la sociedad del futuro, proponiendo cambios que van desde las formas de acercarnos y generar el conocimiento, hasta el tipo de interacción que establecemos entre las personas.
La telefonía móvil, ha tenido un gran avance tecnológico en los últimos años, por el hecho de ofrecer a sus usuarios, teléfonos innovadores que van más allá de comunicarse con facilidad, ya que actualmente, aparte de esto, los usuarios tienen acceso a muchas otras funciones como, mensajes de texto, cámara fotográfica, televisión en tiempo real, videos cortos, archivos de música, sonidos polifónicos, redes sociales, son tantas las funciones y aplicaciones para lo cual están hechos hoy día los teléfonos celulares, que para los jóvenes es como una prenda de vestir que no puede faltarles.
Y es que el uso de la telefonía móvil, no solo crea cambios en la conducta y dependencia, sino que también afecta en las relaciones sociales, con la familia, amigos, pareja, tomando en cuenta que cada vez son más los que prefieren pasar tiempo con el teléfono celular, haciendo uso de sus diferentes funciones, al punto que en muchos casos olvidan el entorno que los rodea.
El estilo de vida actual, implica estar conectados permanentemente a través de herramientas tecnológicas, lo que trae consigo un aumento de la dependencia a estos aparatos.
El asunto problemático es, cómo aprovecharlas y hacer un uso adecuado y moderado, sin caer en la adicción a estas herramientas, pues no es fácil distinguir entre la dependencia habitual y necesaria, y la adicción dañina.
Si usted es de los que no sale a ningún lugar sin su celular, si duerme con él al lado, y lo primero que hace al despertar es revisarlo, si lo mira inconsciente y automáticamente, si siente ansiedad o estrés cuando no puede contestar y no sabe quién lo llama, si lo revisa al hacer ejercicio o va al baño, y a cualquier otra parte de su casa con él, es probable que padezca o esté cerca de padecer “nomofobia”, el miedo irracional a estar sin su teléfono celular.
El fenómeno, que deriva su nombre de una abreviación de la expresión en inglés “no-mobile-phone-phobia” o “no-mo-fobia”, aunque todavía no se ha catalogado como un trastorno psicológico propiamente, como otras adicciones a las nuevas tecnologías, ya causa problemas, y es tratado por profesionales.
Los síntomas se manifiestan de diversas formas:
Cambios de comportamiento o de estados de ánimo, mayor facilidad para comunicarse por medio del chat que verbal, y personalmente; irritabilidad o alteraciones en el sueño, sentir que vibra o timbra el aparato imaginariamente, no poder apagarlo ni ignorarlo en el cine, teatro, mientras se ejercita, en comidas o situaciones inapropiadas, y aprovechar cualquier momento para revisarlo o angustiarse más de la cuenta por el tiempo que queda de batería.
Por supuesto que, entre más completo y tecnológico sea el aparato, mayor va a ser el uso y la dependencia a éste.
No es raro que la utilización constante de los teléfonos celulares, ha propiciado una nueva generación de seres humanos, que son particularmente hábiles para utilizar sus dedos pulgares, ya que hay jóvenes que tiene la capacidad particular para escribir una gran cantidad de palabras por minuto, sin tan siquiera necesitar ver la pantalla.
Estos jóvenes son conocidos en Japón como los “oyayubi sedai”, lo que podría traducirse como “la generación de los pulgares”
De acuerdo con las observaciones hechas en este lugar, los pulgares de estos jóvenes, son más musculosos y fuertes, tanto por el uso de celulares como de juegos de video; y los jóvenes utilizan instintivamente estos dedos, en forma ambidextra, para realizar actividades en las que sus padres, por ejemplo, usan el dedo índice.
La transformación, no es sólo física, existe también una dependencia hacia el aparato telefónico, en ciertos casos, la tecnología se ha convertido en una segunda naturaleza, “una segunda piel”; siendo esta la primera vez que tenemos una tecnología que puede ser fácilmente transportada con nosotros.
Es por esto que las personas se sienten completamente perdidas, desestabilizadas cuando pierden su teléfono celular.
Sienten como si hubieran perdido una parte de sí mismas.
Pero los cambios y problemas físicos que se pueden adquirir por el uso inadecuado del teléfono, van más allá de lo mencionado con anterioridad, y son realmente graves, los cuales afectan en salud a los usuarios desmedidos.
La exposición continuada, a largo plazo, con el uso del móvil o expuestos a las antenas repetidoras, muchos científicos encuentran daños en la membrana celular, efectos sobre el sistema inmunitario con pérdida de defensas, e incluso alteración del ADN, con destrucción de cromosomas, y rotura de enlaces simples y dobles, también se ha vinculado con el Parkinson, y con el riesgo de potenciar o acelerar la aparición de la demencia de Alzheimer.
Por su parte, los efectos neurofisiológicos a corto plazo, muestran una clara correlación con el mayor uso de móviles, o con una mayor proximidad a las antenas.
Algunos de estos efectos son:
Incremento del estrés; alteración de ondas cerebrales y otros biorritmos; pérdidas de memoria, mente en blanco; dolor de cabeza persistente; insomnio y trastornos del sueño; ruidos y zumbidos de oídos, mareos y vértigo; palpitaciones y alteraciones del ritmo cardíaco; subida de presión sanguínea; calentamiento de los tejidos cercanos al oído y a la córnea del ojo, con aumento del riesgo de sufrir cataratas; eritemas en las zonas de piel expuestas directamente a las radiaciones; además de toda una serie de malestares difíciles de definir, que la medicina califica como “disfonías neurovegetativas”
El cambio que ha producido la expansión masiva de la telefonía celular, se ha generado no solamente en el ámbito fisiológico, sino también en el social, aunque no de manera separada, ya que uno ha llevado al otro, es decir, que aquí podemos observar un cambio social que es el uso indiscriminado del uso de celular, el cual ha llevado a las nuevas generaciones, entre las cuales esta actividad es más popular, a desarrollar nuevas características físicas que en la historia de la tecnología se han observado como procesos evolutivos en cierta manera, tal como sucedió con los cambios físicos experimentados a partir de la invención de las herramientas de piedra, o del propio surgimiento del automóvil, por mencionar algunos, pero que en el caso del teléfono móvil, se ha dado de una manera un tanto más acelerada.
Actualmente, con La Era Digital, los móviles, iPhone, tabletas y demás memeces, Cell sería más que creíble.
Casi todo el mundo tiene el móvil prácticamente a mano, por lo que casi todos acabarían “zombificados”
Esta crítica a la telefonía, y al como este avance nos ha convertido prácticamente en esclavos, se llegaba a explorar en la obra de Stephen King.
Definitivamente, no hay que dejar de mencionar, que el uso de este aparato ha venido a causar cambios en la conducta de sus usuarios, ya que les ha causado dependencia, y esto los ha llevado a tener cambios en su conducta, y forma de ver la vida.

“We cannot overestimate the developmental leaps we're witnessing here.
They appear to be eusocial.
Like a colony of bees or ants.
They act for the good of the group as a whole.
There's no competitiveness, no selfishness.
In fact, they may be the next stage in human evolution.
Every human on planet Earth will be part of one giant organism.
No individuality.
No privacy”



No hay comentarios.:

Publicar un comentario